El Ministro italiano de Interior dice que “hay que ser malos con los indocumentados”

Roberto Maroni, Mº del Interior italianoParte de este nuevo enfoque es una propuesta de ley que obligaría a los médicos a denunciar a los indocumentados a la policía, lo que hasta el momento está prohibido por ley

Aart Heering, RNW.- "Tenemos que ser malos con los indocumentados", opinó sin rodeos el ministro italiano del Interior, Roberto Maroni. El ministro, del partido Lega Nord – que busca poner fin al imparable flujo de inmigrantes indocumentados que entran a Europa por las costas del sur de Italia – anunció el pasado lunes una nueva política sin compromisos. Parte de este nuevo enfoque es una propuesta de ley que obligaría a los médicos a denunciar a los indocumentados a la policía, lo que hasta el momento está prohibido por ley.

La propuesta de la Lega constituye una enmienda a un paquete de medidas de seguridad que será tratado el martes en el Senado italiano. La propuesta ha despertado fuertes críticas entre los médicos: en su opinión, esta es de hecho una manera de acabar con la confidencialidad de los historiales médicos. La obligación de denunciarlos podría conducir indirectamente a un agravamiento de su situación e incluso a la muerte de inmigrantes.

Protesta

"Ante el riesgo de ser denunciados a la policía, los inmigrantes indocumentados podrían abstenerse de buscar ayuda, aún en los casos en que fuera extremadamente necesaria", afirma la presidenta de Médicos sin Fronteras en Italia, Raffaella Ravinetto en una carta abierta al Senado. Un llamado suscrito también por las organizaciones nacionales de médicos, enfermeros y comadronas. También los gobiernos regionales de Toscana y Emilia Romagna se han manifestado en contra de la medida. "El derecho a la atención médica no puede ser sustituido por la necesidad de mantener el orden público", afirman.

El alcalde de Roma, Gianni Alemanno, por el contrario, opina que la medida es acertada "porque la policía debe saber quiénes se encuentran en nuestros hospitales y hoteles, y por qué." Sin embargo, el concejo municipal se ha opuesto a la medida, por iniciativa del presidente de la comisión de salud, el conocido inmunólogo y miembro del consejo Fernando Aiuti.

Xenofobia

Es muy probable que se acepte la enmienda porque actualmente sopla en Italia un viento claramente xenófobo. Las imágenes de televisión de cientos de inmigrantes que, casi diariamente, arriban a la isla de Lampedusa, dan la impresión de que existe un estado de emergencia. Y en el contexto actual de crisis económica, cada recién llegado es visto como un competidor potencial en el mercado laboral. Crisis que se observa sobre todo en el norte de Italia, donde trabajan legalmente unos 177.000 inmigrantes. Cada vez más italianos solicitan en las fábricas un empleo que antes dejaban en manos de los extranjeros. El sindicato CGIL ha llamado al gobierno a poner límites también al flujo legal de inmigrantes.

Violaciones grupales

El clima se ha endurecido aún más en los pasados días a raíz de dos violaciones muy violentas de jóvenes italianas por indocumentados rumanos y marroquíes. Estos casos fueron ampliamente comentados en los medios italianos de comunicación. En esas circunstancias, existe un amplio apoyo popular por las medidas que deben poner trabas a la inmigración ilegal.

En la localidad de Guidonia, en las afueras de Roma, un grupo de ciudadanos ejecutó una razzia contra inmigrantes indocumentados, en represalia por las violaciones. Y en la ciudad portuaria de Nettuno, tres jóvenes extremistas rociaron con gasolina el lunes pasado a un indio dormido que tuvo que ser internado con graves quemaduras. En algunas ciudades en el norte de Italia, los restaurantes piden que se eliminen los comedores con "comidas foráneas" con lo se refieren principalmente a las cafeterías con platos de origen norafricano y turco.

Sobre todo la Lega Nord, que sigue la línea más dura en contra de los extranjeros, saca provecho de esta situación. También los demás partidos de la coalición italiana de gobierno están inclinados a apoyar la iniciativa de la Lega.

larepublica (7.02.2009)

Sé el primero en comentar en «El Ministro italiano de Interior dice que “hay que ser malos con los indocumentados”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »