La talidomida: el revés del derecho

La sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso de la talidomida es desoladora, no solo para los afectados sino para cualquier ciudadano mínimamente sensible, tenga o no que ver personalmente con ellos. Los plazos en Derecho son inamovibles, de ahí la prescripción. Pero, ciertamente, se echa en falta en los fundamentos jurídicos de la sentencia el consabido párrafo que empieza: “Ello no obstante…”, y cambia toda la argumentación mantenida hasta el momento. En este asunto, la distancia con el sentir común de los mortales no puede estar más alejada. Se trata del Derecho de unos inocentes que están sufriendo secuelas de por vida sin haber tenido ninguna participación en las causas que las originaron, puesto que ni siquiera habían salido del útero materno. No quisiera avergonzarme de pertenecer a un país que olvida a sus inocentes. El único que lo ha hecho, a mayor abundamiento. Si la Justicia responde fríamente, que el Gobierno actúe de inmediato y conceda la indemnización motu proprio, poniendo en estas pobres víctimas del franquismo (sí, del franquismo, puesto que en aquella época sucedieron los hechos) un grano de esperanza en el océano de su desgracia.

Sé el primero en comentar en «La talidomida: el revés del derecho»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »