¿El independentismo es democrático?

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha declarado que su partido, el Scotish National Party (SNP) incluirá en su programa para las próximas elecciones regionales una propuesta para hacer un nuevo referéndum de independencia en 5 o 10 años. No es la primera declaración de este tipo en el SNP. Hace un par de meses el exministro principal Salmond dijo que un segundo referéndum será “ineludible”, y otros miembros del SNP también se han pronunciado en términos parecidos. Hace menos de un año que los independentistas escoceses perdieron el referéndum de independencia por más de 10 puntos.

El caso escocés creo que demuestra bien por qué no es una buena idea hacer un referéndum de independencia en un territorio como método de solucionar un problema. El referéndum puede contener temporalmente el problema, sin embargo a medio plazo lo multiplica porque genera un escenario donde pueden repetirse los mismos indefinidamente. Pero el problema fundamental es de índole moral ¿es razonable convocar referéndums de forma continua hasta que salga un Sí a la independencia? Expresémoslo de forma más general ¿es este realmente un comportamiento democrático?

Creo que procede antes de nada definir bien qué es democrático, o mejor incluso, qué no lo es. La democracia no consiste en que la mayoría de la población pueda decidir sobre todos los asuntos de forma directa o indirecta, eso es falso y además corresponde a la caricaturización de la democracia que hacen ciertos grupos “ultra-liberales” que contraponen liberalismo y democracia tratando a la segunda prácticamente como la dictadura del 51%. Decir esto es una simpleza posmoderna que, sin quererlo, convierte a la democracia en algo “totalizador”, fortaleciendo además el mensaje de quienes quieren destruirla.

No, la democracia se basa en dos principios, uno es efectivamente el gobierno de la mayoría sobre las cosas públicas, pero también se basa en la garantía de libertades y derechos individuales que no pueden ser anulados por la decisión de la mayoría. Y respecto al gobierno de la mayoría la democracia tampoco implica que una mayoría mínima pueda decidirlo todo, sino que establece ciertas situaciones donde se necesitan mayorías agravadas para hacer ciertos cambios, tanto por razones morales como de puro pragmatismo institucional. La democracia no es una dictadura de la mayoría, no es un concepto “totalizador”, es una cuestión de equilibrio entre libertades individuales, decisiones basadas en una mayoría y estructuras institucionales de rigidez relativa (no absoluta).

Creo que todos entendemos que las libertades individuales no pueden estar sometidas a su revocación por una mayoría coyuntural (ni permanente). Un sistema donde un gobierno elegido por mayoría pudiese eliminar la libertad de expresión o manifestación no sería una democracia, sería una dictadura que tendría un origen en la expresión de la soberanía popular, pero no por eso dejaría de ser una dictadura. Imaginemos otro caso muy evidente y conocido en la historia: Un partido o político gana unas elecciones y, una vez en el poder, anula el sufragio universal y se perpetúa en el poder. Este es un mecanismo típico de generación de dictaduras que se ha dado en muchas épocas y latitudes. El origen “democrático” de estas iniciativas o poderes no tapan la obvia tendencia antidemocrática de las mismas, esto lo entiende hasta el posmoderno más infantil.

seguir leyuendo en : http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2015/09/el-independentismo-es-democratico.html

Sé el primero en comentar en «¿El independentismo es democrático?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »