La austeridad es una elección política, no una necesidad económica

El, esperemos, nuevo líder del laborismo británico expuso en The Guardian el pasado 14 de agosto el siguiente argumentario que edita traducido al castellano el digital ” sinpermiso.info “

Mi campaña se basa en la esperanza. Esperanza de que trabajando juntos podamos crear una sociedad que sea a la vez próspera y justa, en un planeta sostenible que podamos legar a futuras generaciones.

So capa del pernicioso orden del día de la austeridad, nuestra sociedad está siendo desfigurada. Se castiga a la gente por una crisis que no provocó. La obsesión de los conservadores por los recortes fiscales y los subsidios a los ricos ha ido de la mano de una falta crónica de inversiones y del descuido sistemático de nuestros servicios públicos e infraestructuras.

Todos hemos tenido que pagar el precio del éxito del sector financiero a la hora de cabildear en pro de una “regulación de toque suave”, el consiguiente derrumbe financiero, y ahora una recuperación desequilibrado que no ha llegado a la mayoría de la gente. Aumentan las deudas que acumula la gente.

Comprar o alquilar un alojamiento adecuado se está convirtiendo rápidamente en algo que rebasa la capacidad del asalariado medio, mientras que los desahucios de alquileres están en su punto más alto desde que existen registros. La desigualdad de ingresos aumenta más rápido en el Reino Unido que en cualquier otro país rico.

La austeridad es una elección política, no una necesidad económica. Un futuro más justo es posible. Podemos entusiasmar a la gente con una visión coherente, más justa. Para este fin debemos adherirnos a la innovación, invertir para financiar empleos decentes en servicios públicos decentes e infraestructuras punteras. Un banco nacional de inversiones puede ayudar a crear nuevos puestos de trabajo, estimular un crecimiento sólido y sostenible, y reducir el déficit equitativamente.   

Debemos dar prioridad a la educación, un servicio nacional de educación para toda la vida que busque una cualificación y oportunidades decentes, tenemos que abolir las tasas estudiantiles, recuperar las becas y financiar la formación del talento de los adultos. Debemos abogar por una sociedad compasiva que consiga reducir la factura del bienestar mediante la inversión en la construcción de viviendas y la regulación de los alquileres, y una economía de mayores salarios y alta cualificación.

El laborismo debe dejar claro qué es lo que defiende y habría de comprometerse con la propiedad pública de los ferrocarriles. Invirtiendo en un crecimiento económica y ecológicamente sostenible para financiar una municipalización de nuevas energías limpias al estilo alemán, afrontaremos de manera considerable el cambio climático. En cuestiones de energía, como en otros terrenos, deberíamos abogar por nuevas formas de propiedad común cooperativizada, no por el viejo modelo estatista.

Nuestro partido fundó el NHS [el servicio de salud británico] y nosotros lo recuperaremos, adaptado a los cambios demográficos a los que se enfrenta nuestra sociedad, integrando la atención social.  

Además de crear mejores empleos y servicios, necesitamos más protección en el trabajo. Podemos conseguirlo con una negociación colectiva que erradique la injusticia en el lugar de trabajo.

También necesitamos igualdad para todos. Podemos acercarnos a una verdadera igualdad de género comprometiéndonos a inspecciones obligatorias sobre igualdad de salarios, así como a una atención universal y gratuita para los niños.

Por ultimo, respaldo cumplir con una agenda de paz. El laborista debe convertirse en un partido que haga campaña por la paz mediante el diálogo, con una política exterior que dé prioridad a la justicia y la ayuda. Deberíamos substituir los [misiles] Trident no por una generación de nuevas armas nucleares sino por puestos de trabajo que preserven los talentos comunitarios.

El laborista es el partido que puede realizar esta vision, si tenemos la confianza para ello. Promoviendo estas medidas políticas, populares no solo entre los miembros del laborismo sino entre una mayoría más general del electorado, es cómo triunfará la esperanza.

Jeremy Corbyn, veterano diputado laborista por el distrito londinense de Islington North, es el candidato principal de la izquierda en la inminente elección del líder del Partido Laborista británico.

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=8247

Sé el primero en comentar en «La austeridad es una elección política, no una necesidad económica»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »