No es lo mismo ser de izquierdas que izquierdoso

Aunque durante mi vida no me he definido políticamente, siempre he tenido afinidad por la gente de izquierdas, es más, algo que nunca he entendido es como un trabajador, un “currito” podía ser votante de la derecha como los miles que tiene el PP, pero es otro de los misterios de la condición humana.

Como he dicho siempre he admirado a la gente con ideas progresistas, gente con convicciones sociales, que trabajan por lograr la igualdad y la equidad rechazando las distinciones por clase, género, raza o condición. Votantes y luchadores de base del PCE, del PSUC, de Izquierda Unida, incluso del PSOE que, aunque sus líderes hayan olvidado muchos de sus principios, sus bases siempre han tenido un ideario común. Gente por las que hemos conseguido todos los beneficios y derechos que ahora estamos perdiendo a manos de la derecha. Pero una cosa es ser de izquierdas y otra muy distinta ser un izquierdoso.

 

El izquierdoso suele ser, la mayoría de las veces, un niño de papa torcido. De una estética muy concreta, en plan perro flauta pero con ropa de marca, que se agrupan en distintos colectivos siempre con un patrón común. Abanderan una lucha social que, de no estar radicalizada tanto, seria hasta lógica, pero que en sus manos se convierte en un panfleto de no porque no y o conmigo o contra mí. Siempre se caracterizan por seguir la misma técnica: no crean nada, invaden plataformas y formaciones que ya existían previamente y las corrompen hasta destruir su razón de ser. Hasta ahora eran cuatro gatos más ruidosos que otra cosa, pero en los últimos años se han organizado y han sabido aprovecharse de la apatía que sufre la ciudadanía en temas de política. Y ahora le ha tocado a PODEMOS ya no solo en Badalona sino en Catalunya en general.

 

El patrón es muy reconocible: una primera línea buenista y que da una imagen intachable, léase David Fernández de la CUP, Bertomeu de Podemos Barcelona o Andreu Escobar (por ir de mas importante a nada importante) que trufan de discurso vacío e incongruente (para incongruente véase el abrazo del señor Fernández con el líder de la derecha más rancia y burguesa de Catalunya y para vacío el discurso social del señor Bertomeu siendo su papa quien es), una claca bien organizada que se presentan en bloque a las asambleas a jalear a sus líderes e intimidar hasta de forma física y violenta a los demás asistentes (véase el caso del violento Javier López o del señor Gabriel Almirante) y por detrás una verdadera Kale Borroka que, escondidos tras el anonimato de las redes sociales se dedican a hacer la vida imposible a los que no comulgan con su credo y que convierten el discurso del señor Andreu Escobar de transparencia y honradez en un cachondeo del que el sr Escobar debería pronunciarse si el sr. Escobar tuviera lo que tiene que tener y no barba de aparentar.

El resto de partidos de la política en Badalona están preocupados por esta gente, y no porque vengan a ganar, que no es ni ha sido nunca su intención, ellos ya esperan sacar uno o dos concejales, sino que vienen a tocar las narices. Y mira que tocar las narices al sr Albiol está bien, que se lo merece, pero hay que tocárselas con propuestas concretas, cambiando las cosas, haciendo las políticas que él se niega a hacer y que son el derecho y la necesidad de los ciudadanos y ciudadanas de Badalona, no siendo un palo en la rueda siempre, como es el estilo de los izquierdosos, diciendo no siempre, incapaces de negociar y sacando la senyera sin venir a cuento o tirando un zapato. La política de Badalona necesita un cambio, pero un cambio para construir, para sumar, para que la gente recupere lo que ha perdido, cambiar a un retrogrado, sectario, clasista e intransigente por otro puñado de sectarios, clasistas e intransigentes aunque lleven pañueleo palestino de pega, no es lo que necesita nuestra sociedad.

En unos días han preparado un gran acto de campaña en Badalona con los nombres de guanyem y en comu y podemos que se han apropiado cuya propuesta para sanidad, educación, pobreza, desigualdad, desahucios es que se han hecho una foto con Ada Colau, que últimamente se hace demasiadas fotos y con poco criterio, y saben ustedes quienes son los ponentes: El David Fernández, el Bertomeu y el Andreu Escobar, curioso no? Es que a estas alturas ya tienen la desfachatez de ni siquiera disimular. Y mientras Podemos Madrid no sabe o no quiere saber qué pasa en Catalunya…

Qué pena, con lo que hemos luchado por Podemos, solo les pido una cosa: no se dejen engañar por estos embusteros e infórmense antes de votar, gracias.

José Antonio Canillas, entre otras cosas, miembro de Alternativa Ciudadana Progresista

Sé el primero en comentar en «No es lo mismo ser de izquierdas que izquierdoso»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »