EL DESAFÍO DE CHINA ANTE EL FMI

A pesar de la oposición de Estados Unidos, el ascenso global del yuan se ha vuelto imparable. Ahora el gobierno chino en el marco de las reuniones del FMI, buscará la inclusión del yuan en los Derechos Especiales de Giro, un paso decisivo para convertirlo en moneda de reserva mundial.

China está lista para contrapesar a través del yuan, la dominación del dólar en el Sistema Monetario Internacional. En 2009, Zhou Xiaochuan, el gobernador del Banco Popular de China, realizó un llamado para transformar el sistema mundial de reservas; las violentas fluctuaciones del dólar, exigían dotar de mayor estabilidad y confianza a la economía mundial. En definitiva, China se opuso a cargar con los costos de la crisis que había iniciado en la bolsa de valores de Nueva York.

Bajo esa misma perspectiva, la agencia de noticias Xinhua lanzó una polémica editorial en octubre de 2013 sobre la desamericanización del mundo: el endeudamiento irresponsable de parte del gobierno de Barack Obama, aumentaba los ‘desequilibrios estructurales’ y con ello, revelaba la urgente necesidad de disminuir el poder y la influencia de Estados Unidos [1]. Ahora en marzo de 2015, Li Keqiang, el primer ministro de China, solicitó ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), discutir la incorporación del yuan a los Derechos Especiales de Giro (DEG).

Los DEG son activos de reserva internacional creados en la década de los 60 por el FMI para complementar las reservas de los bancos centrales y apoyar el sistema de paridades fijas establecido en 1944. En un principio, los DEG se definieron en relación a un valor equivalente de 0.888 gramos de oro. Sin embargo, una vez que el presidente estadounidense Richard Nixon puso fin a los acuerdos de Bretton Woods a principios de la década de los 70, los DEG se definieron con base en una canasta de monedas.

En octubre de 2013, el yuan superó al euro como la segunda moneda más utilizada en las operaciones de financiamiento comercial [3]. A través de China continental, Hong Kong y Singapur como principales centros de emisión, los créditos comerciales denominados en yuanes registraron una participación de 9,43% a principios de 2015, un aumento de 30% en comparación con 2013 [4].

De manera inédita, en enero de 2015 el yuan se convirtió en la 5ª moneda más utilizada en las transacciones globales por encima de los dólares canadiense y australiano, según reportó la Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Internacionales (SWIFT, por sus siglas en inglés) [5]. Hace apenas 4 años, un pequeño grupo de 900 instituciones bancarias realizaban operaciones en yuanes. A finales de 2014, el número aumentó a más de 10 000 entidades.

ver texto completo en : http://www.voltairenet.org/article187221.html

Sé el primero en comentar en «EL DESAFÍO DE CHINA ANTE EL FMI»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »