¿La gran Cataluña era el 38,4%?

Paralament de CatalunyaDice Joan Tapia en El Confidencial en un artículo titulado  “Baja el ‘soufflé’ y Mas sube la apuesta” que “Tras la euforia del 9-N, el CEO propinaba una severa bofetada a Mas. La respuesta sólo podía ser un nuevo acto que consagrara la unidad de los dos partidos en la hoja de ruta independentista” y sigue..

“El pasado 18 de marzo el CEO –Centre d’Estudis d’Opinió, una especie de CIS de la Generalitat–, hizo públicos los datos de su primer barómetro del 2015, que golpearon con dureza al independentismo. Dos eran las bombas de dicha encuesta”

“Primera. La suma de CiU y ERC, que ahora es de 71 diputados (50 de CiU) retrocedía hasta 61-63. No alcanzaba la mayoría absoluta (68 escaños) y para  mayor gravedad los diputados se repartían al fifty-fifty, con lo que nadie podía liderar. Y los votos sumados se quedaban en el 38,4%. ¿La gran Cataluña era el 38,4%?”
“El consuelo era que gracias a las CUP …. que obtenía un 7,3% de los votos y 10 diputados, no había alternativa matemática posible. Políticamente tampoco, porque un Gobierno catalán que fuera desde el PP y Ciudadanos hasta el PSC y Podemos es un imposible”

Y la puntilla:

“Segunda. El 54,4% de los encuestados, contra el 42,4%, no se siente independentista. Una ventaja de nada menos que 12 puntos del no independentismo que rompía la partición en dos mitades de los últimos años”

Y la respuesta:

“….. a un descenso del fervor independentista, Artur Mas (y Oriol Junqueras) responden subiendo la apuesta. Y con dosis de irresponsabilidad, como poner entre paréntesis la legalidad. Parece un error o incluso un disparate”

“¿Cómo el líder de un partido tradicionalmente pragmático como CDC ha puesto rumbo a un objetivo que no parece mayoritario y muy complicado de alcanzar?”

“Y hay hechos que indican que duplicar la apuesta …. es un intento algo desesperado para revitalizar un movimiento que –aunque todavía muy fuerte – parece que alcanzó su punto máximo hace unos meses. El primero es que el documento lo firma CDC, pero no su aliado político desde 1980, la democristiana Unió Democrática de Duran i Lleida. Ahí está el punto débil de Artur Mas. Quiere arrastrar a Cataluña a la independencia, imponerla a España y hacerla admitir en Europa, pero no logra persuadir ni a su aliado y socio político de 35 años.”

Leer artículo completo en El Confidencial

ACP. 2/04/2015

Sé el primero en comentar en «¿La gran Cataluña era el 38,4%?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »