Soraya Post: “Luchar por la igualdad de género puede ser la llave que abra la puerta a la igualdad para otros colectivos”

Lo primero que uno advierte cuando entra en el despacho de Soraya Post (Göteborg, Suecia, 1956) en el Parlamento Europeo son los cuadros que adornan su pared: un premio por su defensa de los derechos humanos, una cita de Luther King y otra de un superviviente de la barbarie nazi. Toda una declaración de intenciones.

Soraya es mujer, gitana, feminista y eurodiputada pero por encima de todo es “un ser humano de primera clase.” Así es como se define. Tal vez esto último parezca evidente y, sin embargo, para esta eurodiputada sueca es una conquista. Un punto y aparte. Dejó de actuar como una víctima y empezó a reclamar sus derechos. Porque Soraya, antes que política fue activista y antes que nada, es persona. “Somos seres humanos, eso es todo”. Nada más y, sobre todo, nada menos.

Soraya Post, del partido Iniciativa Feminista, es la viva imagen de la completa ruptura del estereotipo. Eso le enorgullece aunque le resta importancia: “Soy 100% gitana y 100% feminista. No veo la contradicción”. Sin embargo, la pregunta es inevitable, ¿es difícil ser feminista y conservar intacta la identidad gitana? La respuesta es firme: “No, no lo es”. Pero recula y reconoce que en determinadas comunidades es muy difícil ser feminista o hablar de derechos LGTB. Es decir, no siempre fue y no siempre es fácil. “Hace 15 años, cuando me convertí en presidenta de la Red Internacional de Mujeres Gitanas, algunas personas cuestionaron mi rol y tuve que defenderme ante hombres pero también ante mujeres”. Le costó pero hoy se siente completamente aceptada por su comunidad.

Nacer luchando

Cuando uno escucha a Soraya tiene la sensación de que nació ya luchando; dando patadas a los estereotipos en el vientre materno. Soraya creció peleando. Tal vez porque no le quedó más remedio. “Nací gitana” y el tono de sus palabras expresa orgullo y condena a partes iguales.

Esta eurodiputada de 58 años rememora su infancia con ojos vidriosos. Se toma su tiempo para ordenar los recuerdos y un deje de amargura impregna su voz cuando relata sus inicios en la escuela. Tras aprender a leer y escribir gracias a su madre, llegó el momento de ir al colegio. “No me querían porque era gitana”, y la sonrisa irónica que aparece en su cara revindica más que cualquier consigna.

seguir leyendo en :

http://www.cuartopoder.es/invitados/2015/03/15/soraya-post-luchar-por-la-igualdad-de-genero-puede-ser-la-llave-que-abra-la-puerta-a-la-igualdad-para-otros-colectivos/4980

Sé el primero en comentar en «Soraya Post: “Luchar por la igualdad de género puede ser la llave que abra la puerta a la igualdad para otros colectivos”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »