“La independencia de Cataluña tiene sentido contra la Europa neoliberal, no frente al estado español”

Enric Llopis entrevista a Manolo Monereo

Manolo MonereoLas aguas políticas discurren tormentosas en Cataluña en los últimos tiempos. Como prueba, tres elecciones en menos de cinco años. Después de gobernar dos años con el apoyo del PP (2010-2012), Artur Mas convocó elecciones anticipadas el 25 de noviembre de 2012, con la mira puesta en el soberanismo y la autodeterminación. CIU obtuvo la victoria (aunque con un fuerte retroceso) en estos comicios, triunfo que se concretó en un acuerdo de gobierno con ERC. El 9 de noviembre de 2014 tuvo lugar un referéndum, en el que participaron 2,3 millones de ciudadanos (el 81% votó a favor de la independencia).

En medio del largo proceso, Cataluña se convirtió en un laboratorio de recortes sociales y de derechos. Además, la presente legislatura durará sólo tres años. El presidente de la Generalitat ha decidido adelantar al 27 de septiembre de 2015 unos comicios que se celebrarán en clave plebiscitaria. En torno a este escenario, el politólogo Manolo Monereo sostiene que la independencia de Cataluña sólo tiene sentido si se plantea (dentro del estado español y en alianza con los pueblos del Sur de Europa) frente a una Unión Europea de carácter netamente neoliberal. Además, “entre los nacionalismos español y periférico, siempre ha habido otra vía: la República”.

 

-En un análisis de fondo, que trascienda el detalle de la política cotidiana, ¿cómo observas lo que está ocurriendo en Cataluña?Si no es con una mirada desde el sur de Europa, no podemos entender -a mi juicio- lo que está pasando en Cataluña. Pero tampoco si no entendemos que estamos ante la crisis del Régimen del 78. En Cataluña hay una lucha por la hegemonía muy fuerte entre los diferentes sectores y fuerzas del mosaico político. La burguesía catalana siempre ha tenido la predisposición no sólo a ser dominante, sino también culturalmente hegemónica. Parecería, hace sólo unos meses, que Artur Mas y esa burguesía catalana habían perdido la partida, y que eran los sectores a su izquierda (sobre todo ERC) los que iban a ganar. Parecería además que eso dejaba a la izquierda federal en un segundo plano y hasta podía emerger la CUP como la alternativa por la izquierda a ERC. Eso ha cambiado en estos años de conflicto Cataluña-España, que me parece muy simplificador del conflicto real, de clase, que hay en Cataluña. En cuanto al adelanto electoral, es evidente que se produce por un acuerdo entre CIU y ERC.

-¿En qué consiste el cambio que apuntas?En primer lugar hay un agotamiento de la “onda” soberanista-independentista de Artur Mas, entendida como los distintos “dimes y diretes” con el PP, conflictos internos en Cataluña o derivas relacionadas con un soberanismo más o menos “radical”. El segundo factor es un cierto cansancio ante tanto debate soberanista al margen de los problemas reales que la población está sufriendo dramáticamente, y que tienen que ver con la pobreza, la desigualdad y el paro. En tercer lugar ha aparecido el fenómeno Podemos, que rompe el mapa político catalán de una manera sustancial, porque aparece un nuevo espacio político que sitúa el federalismo en otro plano. Y que a su vez asume un planteamiento radicalmente democrático respecto a la política española. Al final, la gran pregunta es: ¿Se puede “salvar” Cataluña sola, al margen del estado español? ¿La Constituyente catalana es posible sin una constituyente española? Yo creo que no, y ése es el nuevo debate. Cuando veo a Ada Colau, a los diferentes Guanyem o al intento de un Guanyem-Catalunya y veo a Podemos, eso significa que está surgiendo un nuevo espacio político, aunque los independentistas soeces lo denominen “españolismo”.

-¿En qué términos se sitúa, por tanto, el conflicto en tu opinión?

El primer conflicto es el que enfrenta al norte con el sur de Europa, y que se está interpretando en Grecia, Italia, Portugal y España. El estado español, de hecho, se ha configurado como una periferia subordinada y dependiente de los grandes poderes económicos europeos, básicamente de Alemania. Como ha dicho un antiguo ministro portugués, somos un protectorado. Ya no somos países independientes. La independencia, y ahí reside el segundo conflicto, no es tanto la independencia frente a España sino respecto a Europa. Porque la Europa que se está construyendo es de carácter neoliberal, profundamente antidemocrática y contraria a los derechos sociales en el sur de Europa. Para mí, la jugada de la supuesta independencia de Cataluña se juega en una alianza del sur de Europa frente a los países del norte, y en un proceso constituyente. Esa es la jugada de Podemos, Syriza e Izquierda Unida. Ésta es la batalla en Europa hoy. ¿De qué independencia de Cataluña hablamos, si no, dentro de un protectorado europeo del sur?

-Has citado a Izquierda Unida, Podemos y Syriza. ¿Cuál es tu opinión sobre los planteamientos de la CUP, actualmente con tres diputados en el parlamento catalán?

Creo que la CUP se ha quedado hoy en un discurso anacrónico (en el sentido estricto de la palabra). Han hecho un discurso soberanista e independentista desde una base municipalista y democrática muchas veces admirable, de contrapoder social y lucha por nuevas formas de participación. Pero creo que su discurso global parte de una falsa polaridad, Madrid-España frente a Cataluña, cuando la pregunta real es: ¿Qué vamos a hacer los pueblos del estado español ante la agresión gigantesca que nos viene de la UE y nos sitúa en la periferia de Europa? En el estado español, en Cataluña y en Madrid no habrá derechos sociales, autonomía real para las personas, soberanía popular ni libertades materiales. Este discurso de una “liberación” de Cataluña, al margen del estado español y de los pueblos que lo conforman, es un error estratégico que los convierte en la izquierda de CIU y ERC, pero en un mismo bloque.

-Sin embargo, la síntesis entre izquierda y soberanismo/independentismo no da malos resultados en algunos territorios. En las elecciones al parlamento vasco, de 2012, Bildu alcanzó el 25% de los votos. En las últimas elecciones europeas el Sinn Féin superó el 20% de los sufragios en la República de Irlanda.

Te invierto ahora yo la pregunta. ¿Por qué Podemos es hoy la segunda fuerza política en Euskadi? Porque el espacio identitario no es el único en juego, al margen de los conflictos socioeconómicos y de clase. Podemos está poniendo en pie un espacio democrático-radical donde ya no basta sólo con decir “yo soy español” o “yo soy vasco”. Además de la polarización centro-periferia, “España nos roba” o “el pueblo vasco y su lucha por la independencia”, hay otras cosas que son tan importantes o más para la gente. Ése ya no es el único espacio que genera identidad y conflicto social. Está asimismo ese otro espacio que es la lucha de clases, el conflicto socioeconómico y la agresión externa que nos viene de una Europa alemana. Eso es lo determinante.

-Sin embargo, has defendido en artículos y conferencias la necesidad de reconstruir un imaginario español. Porque los imaginarios y las identidades movilizan a la gente. ¿Por qué razón defiendes su importancia cuando se trata de un imaginario “español”, pero en el caso de Cataluña o Euskadi lo prioritario son otras luchas?

Leer en Socialismo 21 19/01/2015

Sé el primero en comentar en «“La independencia de Cataluña tiene sentido contra la Europa neoliberal, no frente al estado español”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »