¡EN UCRANIA, NI GUERRA, NI FASCISMO!

Convocatoria ucrania versión en catalán

Una vez más, como hace un siglo, como si el «Potemkim» hubiera llegado de nuevo a sus muelles, las calles de Odessa han vuelto a ser escenario de una matanza. Otra vez, decenas de personas que reclamaban libertad y derechos humanos han sido asesinadas, como están siendo asesinadas en otras partes de Ucrania. Otra vez, es necesario que los trabajadores de todo el mundo despleguemos nuestra solidaridad en defensa de la libertad para luchar contra las imposiciones de los poderosos, los golpes de Estado y el genocidio económico que las políticas del FMI quieren imponer a los pueblos de Ucrania.

Hoy Ucrania está dirigida por un gobierno golpista que se apoya en grupos fascistas asesinos. Un gobierno que lo primero que ha hecho ha sido negociar un rescate con la UE y el FMI comprometiéndose a recortes sociales (pensiones, sanidad y educación), bajadas de salarios (que acabarán por traer nuevas bajadas en nuestro país) y privatizaciones. Además, han intentado dividir a los pueblos de Ucrania prohibiendo la lengua rusa y espoleando una confrontación entre nacionalidades.

 

Pero los trabajadores de Ucrania han decidido no aceptar esas medidas. En muchas ciudades (y no sólo donde hay mayoría rusa) el pueblo se ha organizado en frentes populares que se oponen al gobierno golpista y exigen un giro social, en el que los derechos de los trabajadores mejoren en lugar de empeorar, las propiedades públicas regresen al pueblo, y se ponga fin a la corrupción generalizada. Cuando éstos se han organizado para defender sus derechos sociales y libertades, el gobierno ilegitimo ha pasado a cometer crímenes cada día más atroces. Desde el golpe de Febrero, la Junta golpista que gobierna en Kiev ha desatado la represión más feroz contra todos los defensores de la libertad y de los derechos humanos en Ucrania, incluida la expulsión de los comunistas de lo que quedaba de un esperpento de Parlamento, del cual con el golpe se excluyó primero a la importante minoría de las regiones del sudeste.

Ahora, para imponer su poder, está desencadenando una guerra civil mientras echa la culpa a los movimientos sociales y sindicales ucranianos y la Federación Rusa. Los golpistas se quejan, además, de una infiltración extranjera, tras haberse apoyado en agentes de la CIA y países de la Unión Europea que azuzaron durante meses las manifestaciones en Kiev, emplear francotiradores contra la ciudadana para aterrorizarla, desestabilizar el país con atentados y asesinatos para justificar el golpe de Estado, tratar de lanzar los blindados del Ejército contra la población, y organizar con fascistas y criminales comunes una Guardia Nacional como fuerza de choque. Tras hacerse con el poder con la ayuda de los agentes y el dinero de EE.UU. y la UE, ahora claman por la no intervención de la Federación Rusa y otros países que no reconocen el golpe. En este país conocemos muy bien la demagogia de la No Intervención – la vivimos en 1936.

Pese a las distorsiones de los medios de comunicación, es evidente que nada de esto podría haber sucedido sin el apoyo y la colaboración de los gobiernos de EE.UU. y la UE. Con la hipocresía que les caracteriza, mientras gimoteaban sobre cuánto les preocupan los derechos humanos, promovieron primero el golpe fascista y ahora la guerra. ¡Como si los trabajadores y toda la ciudadanía europea no supiéramos en qué consiste su verdadera sensibilidad humana y social!

Si los gobiernos de la UE están contra la guerra y las matanzas en Ucrania, lo que deben hacer es muy sencillo: retirar a sus embajadores de Kiev y desconocer a la Junta fascista, exigiendo la formación de un gobierno provisional de unidad democrática con la participación de todas las fuerzas antifascistas ucranianas. Un gobierno que persiga y castigue a los fascistas y organice unas elecciones libres para cerrar el paso al fascismo y la guerra civil.

Llamamos a nuestra ciudadanía a dar todo nuestro apoyo moral y material a los antifascistas ucranianos y a reclamar al Gobierno español, a los países de la Unión Europea, a la Comisión Europea y, en particular, a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, que no reconozcan al gobierno golpista.

¡CONTRA LA JUNTA FASCISTA DE KIEV! ¡NO A LA GUERRA!

Barcelona, 3 de junio de 2014

Firmantes: XSUC-S21, PCPC, PSUCviu, PST, CI, ACP

Sé el primero en comentar en «¡EN UCRANIA, NI GUERRA, NI FASCISMO!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »