Día internacional de la mujer trabajadora, comunicados de las distintas organizaciones de izquierdas

8 de marzo

Comunicado del PCE:

Este 8 de marzo, las mujeres continuamos respondiendo en las calles contra la imposición del PP y la conferencia episcopal, de devolvernos a la casa.

Un pueblo sin memoria histórica puede ser víctima de que se repita su pasado. Debemos recordar que tan solo en la II República, el aborto estuvo fuera del código penal, sin embargo desde el régimen franquista el derecho al aborto continua en el código penal, incluso con la ley orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo del PSOE, que despenaliza el aborto hasta las 14 semanas. Las y los comunistas vamos más allá, queremos la despenalización total del aborto, sin limitaciones ni condiciones.

El nacional-catolicismo persiste. De nuevo el PP ataca los derechos de las mujeres con la imposición de la ley de “la protección de los derechos del concebido y la mujer embarazada”, ley que nos retorna a la minoría de edad, a esa concepción patriarcal y franquista que considera que las mujeres somos seres incapaces de tomar decisiones sobre nuestras vidas de forma libre y autónoma.

Todo ello responde al modelo de mujer que tiene la derecha más conservadora y rancia de nuestro país: una mujer que no es dueña de sí misma. Su cuerpo y su vida son de utilidad social, se debe a la procreación y debe estar al servicio del hombre.

Desde el PCE denunciamos al PP por pretender criminalizar y penalizar el derecho de las mujeres a la vida. Por un lado penalizando el derecho a la maternidad libremente elegida y por otro despenalizando la explotación sexual y la ablación eliminándolas del código penal. Agresiones que atentan contra los derechos humanos de las mujeres y que perjudican especialmente a aquéllas en situaciones más vulnerables, mujeres jóvenes e inmigrantes.

Porque lo que está claro es que los abortos se seguirán practicando. Las ricas irán a abortar a países con legislaciones permisibles y las pobres lo harán en la clandestinidad, en condiciones poco seguras arriesgando su vida.

La libertad de las mujeres para decidir sobre sus vidas se verá permanentemente enjuiciada por el mismo gobierno que al mismo tiempo desahucia a seres humanos y protege a los bancos; a los que recortan ayudas a la dependencia para estimular la privatización de servicios públicos convirtiéndolos en inaccesibles para la población más vulnerable; a los que son cómplices del expolio de las arcas públicas por parte de sus cargos políticos para su único beneficio dejando sin nada a miles de seres humanos; a los que dejan fuera del sistema sanitario a inmigrantes y personas que se marchan de España como consecuencia de la crisis –los llamados exiliados y exiliadas económicas-, también seres humanos; a los que recortan las ayudas a libros, comedores y transporte escolar de menores.

Un gobierno del PP que se arrodilla ante los poderes de la Troika, que defiende el interés económico de unos pocos frente a la mayoría, que coarta la libertad de la mujer para decidir si quiere ser madre o no.

Frente a estos retrocesos reivindicamos el aborto como un derecho que debe salir del código penal, la educación sexual durante toda la vida, mayor acceso a los métodos anticonceptivos y mayor desarrollo de los servicios sociales. Es decir desde el PCE creemos que el aborto debe de ser un derecho y que hay que generar mecanismos que eviten los embarazos no deseados.

La organización y la lucha social son la alternativa. Con la desobediencia, podremos defender y conquistar nuestros derechos y libertades.

¡29 años después volvemos a encontrarnos en las calles!
¡29 años después la lucha por un derecho tan fundamental como es el aborto continúa!

Comunicado del Sindicato Andaluz de Trabajadores

DIGNIDAD Y REBELDÍA, NI UN PASO ATRÁS EN NUESTROS DERECHOS

El 8 de marzo es un día de lucha y movilización en la calle y en 2014 existen más razones que nunca para convertir nuestra indignación en resistencia, nuestra resistencia en rebeldía.

Las mujeres llevamos dos siglos de lucha por la igualdad y se han conseguido avances muy importantes. Pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Las mujeres cuando luchamos por nuestros derechos desde una óptica de clase lo hacemos desde el convencimiento de que bajo este sistema capitalista y patriarcal no es posible alcanzar una igualdad real. Es necesario derribar este sistema y abrir la senda de un mundo nuevo, libre, justo y solidario.

Mientras tanto, tenemos que conquistar nuevos derechos y sobre todo, impedir que las conquistas anteriores nos sean arrebatadas. Es el caso de la contrarreforma de la ley del aborto que plantea el Gobierno del PP que pretende imponer de nuevo la visión nacional-católica y machista que imperó durante el franquismo.

Una contrarreforma que infantiliza a las mujeres al considerar que no somos capaces de decidir libremente sobre nuestra maternidad. Estos herederos de una dictadura que consintió el robo de niños y la práctica de miles de abortos en condiciones insalubres de clandestinidad no pueden darnos lecciones de defensa de la vida. Ellos que aterrorizan a millones de ciudadanos y ciudadanas con los recortes, los despidos y los desahucios son los que atentan cada día contra el derecho a una vida digna.

Queremos la despenalización completa del aborto y el reconocimiento del derecho pleno de las mujeres a decidir libremente sobre su maternidad sin intromisión alguna. Nosotras parimos, nosotras decidimos. Y por ello nos debemos oponer a esta contrarreforma con la movilización contundente en la calle.

Las mujeres somos las principales víctimas de la crisis económica y de las políticas neoliberales que aplican tanto en La Moncloa como en San Telmo. Necesitamos sacarles la tarjeta roja a estos Gobiernos de La Troika que no nos representan y por ello debemos sumarnos a la MARCHA DE LA DIGNIDAD y acudir masivamente el 15 de marzo a la manifestación de inicio de la marcha en Córdoba y acudir el 22 a Madrid. Y darle a las que puedan hacer el camino de la Columna Andalucía la bienvenida. Compañeras, nos vemos en Santa Elena (Jaén) el 16 de Marzo para comenzar a andar el camino de la rebeldía y la dignidad. Te esperamos.

DERECHO AL ABORTO LIBRE Y GRATUITO, NOSOTRAS PARIMOS, NOSOTRAS DECIDIMOS
FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA, PAN, TRABAJO Y TECHO PARA TODAS

Comunicado de la UJCE

Este 8 de marzo, las mujeres continuamos respondiendo en las calles contra la imposición del PP y la conferencia episcopal, de devolvernos a la casa.

Un pueblo sin memoria histórica puede ser víctima de que se repita su pasado. Debemos recordar que tan solo en la II República, el aborto estuvo fuera del código penal, sin embargo desde el régimen franquista el derecho al aborto continua en el código penal, incluso con la ley orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo del PSOE, que despenaliza el aborto hasta las 14 semanas. Las y los comunistas vamos más allá, queremos la despenalización total del aborto, sin limitaciones ni condiciones.

El nacional-catolicismo persiste. De nuevo el PP ataca los derechos de las mujeres con la imposición de la ley de “la protección de los derechos del concebido y la mujer embarazada”, ley que nos retorna a la minoría de edad, a esa concepción patriarcal y franquista que considera qué las mujeres somos seres incapaces de tomar decisiones sobre nuestras vidas de forma libre y autónoma.

Todo ello responde al modelo de mujer que tiene la derecha más conservadora y rancia de nuestro país: una mujer que no es dueña de sí misma. Su cuerpo y su vida son de utilidad social, se debe a la procreación y debe estar al servicio del hombre.

Desde el PCE y la UJCE denunciamos al PP por pretender criminalizar y penalizar el derecho de las mujeres a la vida. Por un lado penalizando el derecho a la maternidad libremente elegida y por otro despenalizando la explotación sexual y la ablación eliminándolas del código penal. Agresiones que atentan contra los derechos humanos de las mujeres y que perjudican especialmente a aquéllas en situaciones más vulnerables, mujeres jóvenes e inmigrantes.

Porque lo que está claro es que los abortos se seguirán practicando. Las ricas irán a abortar a países con legislaciones permisibles y las pobres lo harán en la clandestinidad, en condiciones poco seguras arriesgando su vida.

La libertad de las mujeres para decidir sobre sus vidas se verá permanentemente enjuiciada por el mismo gobierno que al mismo tiempo desahucia a seres humanos y protege a los bancos; a los que recortan ayudas a la dependencia para estimular la privatización de servicios públicos convirtiéndolos en inaccesibles para la población más vulnerable; a los que son cómplices del expolio de las arcas públicas por parte de sus cargos políticos para su único beneficio dejando sin nada a miles de seres humanos; a los que dejan fuera del sistema sanitario a inmigrantes y personas que se marchan de España como consecuencia de la crisis –los llamados exiliados y exiliadas económicas-, también seres humanos; a los que recortan las ayudas a libros, comedores y transporte escolar de menores.

Un gobierno del PP que se arrodilla ante los poderes de la Troika, que defiende el interés económico de unos pocos frente a la mayoría, que coarta la libertad de la mujer para decidir si quiere ser madre o no.

Frente a estos retrocesos reivindicamos el aborto como un derecho que debe salir del código penal, la educación sexual durante toda la vida, mayor acceso a los métodos anticonceptivos y mayor desarrollo de los servicios sociales. Es decir desde el PCE y UJCE creemos que el aborto debe ser un derecho y que hay que generar mecanismos que eviten los embarazos no deseados.

La organización y la lucha social son la alternativa. Con la desobediencia, podremos defender y conquistar nuestros derechos y libertades.

¡29 años después volvemos a encontrarnos en las calles!

¡29 años después la lucha por un derecho tan fundamental como es el aborto continúa!

Comunicado de los CJC

El Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas llamamos a las mujeres trabajadoras a organizarse en la lucha por la defensa de nuestros derechos y a levantar un movimiento feminista de clase que confluya en el Frente Obrero y Popular por el Socialismo.

Este 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, es un día más en la reivindicación constante que sostenemos las mujeres trabajadoras por un mundo sin patriarcado y sin capitalismo. Un 8 de marzo en el que la crisis general y estructural del capitalismo ataca violentamente los derechos de la clase obrera, pero que en su alianza con el patriarcado, hace de las trabajadoras el eslabón más débil y sobreexplotado. En este modelo social impuesto, caracterizado por otra parte por la desigualdad y el expolio a toda la clase obrera, seguimos denunciando la desigualdad, la discriminación y la opresión a la que se somete a las mujeres trabajadoras. Los elementos que caracterizan nuestras condiciones laborales y de vida, siguen siendo y profundizándose, la precariedad, la discriminación salarial en todas sus formas, lideramos las mayores tasas de paro 26,9% frente al 25,3% de hombres, amplia ocupación en la economía sumergida y en el trabajo a tiempo parcial, feminización de la pobreza…encabezadas esas estadísticas por mujeres jóvenes e inmigrantes. Seguimos sustentando, con dobles y triples jornadas, en muchos casos, el trabajo de reproducción, no remunerado, socialmente necesario (trabajo doméstico, reproductivo y de cuidados). Seguimos siendo víctimas de la violencia de género estructural alimentada por una ideología, unos valores y una cultura dominante descaradamente sexista.

Este año se suma una nueva agresión a las mujeres, con el anteproyecto de reforma de la ley del aborto (de defensa del no nacido, en realidad) que es un atentado contra los derechos de las mujeres, una agresión más que se suma a la larga lista de agresiones a los derechos sociales, económicos, educativos, laborales y de salud que el actual gobierno gestor de la oligarquía, tiene el honor de acumular en este período, siguiendo la estela marcada por anteriores gobiernos, que sobreexplota a la clase trabajadora para sustentar el sistema. Pero el caso del Aborto es una agresión específica a los derechos humanos de las mujeres y a su derecho a decidir sobre lo más elemental, su cuerpo, y sobre lo más general, su vida. Con la ilegalización de la interrupción voluntaria del embarazo se condena a las mujeres trabajadoras al aborto clandestino, con los riesgos que conlleva para la salud, o a la maternidad obligada. Por todo ello, cada vez es más urgente y necesaria la incorporación de más mujeres a la lucha, para avanzar en la destrucción del capitalismo y hacia la construcción de un socialismo sin patriarcado, porque las mujeres trabajadoras, con extensa tradición de luchas no hemos esperado a que las cosas mejoren por sí mismas, hemos buscado alternativas, nos hemos rebelado, hemos reivindicado nuestros derechos y nuestro papel protagonista en el cambio de la historia.

El Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas llamamos a las mujeres trabajadoras a organizarse en la lucha por la defensa de nuestros derechos y a levantar un movimiento feminista de clase que confluya en el Frente Obrero y Popular por el Socialismo.

Trabajadoras, sin nosotras la lucha no funciona
Por un 8 de marzo de lucha y combativo
Por un feminismo de clase.
Luchar hasta vencer al capitalismo y al patriarcado
Por el socialismo-comunismo

Comunicado de Izquierda Unida

Estamos asistiendo a uno de los momentos históricos de mayor ataque a los derechos de las mujeres. La derecha agrede a uno de los pilares básicos de la democracia, como es la aspiración a la que tenemos derecho todas las personas a la libertad, a la autonomía personal, al acceso a los recursos y a la igualdad entre todos los seres humanos.

Esta grave regresión se manifiesta de manera categórica respecto a los derechos de las mujeres, fruto del reforzamiento de las posiciones más retrógradas del sistema patriarcal que, con la excusa de la crisis económica, ve las posibilidades abiertas para deconstruir todo lo conseguido.

El retrógrado planteamiento sobre el derecho al aborto y a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres que representa el anteproyecto de ley que defiende el Gobierno del Partido Popular deja al descubierto la especial saña del uso de la política contra los derechos de las mujeres. El intento de forzar la maternidad o que se aborte clandestina y peligrosamente es la expresión más cruenta de la consideración patriarcal, androcéntrica y misógina del Gobierno y de su ministro de Justicia.

La lista de normas segregadoras y sexistas como la reforma laboral y la reciente ley de educación (LOMCE) es abrumadora. Los recortes en sanidad y en la asistencia a la dependencia, la provisionalidad en los empleos o la privatización de lo público son medidas que están produciendo un impacto de género que se traduce en el incremento de la feminización de la pobreza y la intensificación de los valores represores de la autonomía de las mujeres.

La asignatura de religión en la Escuela Pública y la exclusión de la educación sexual y reproductiva de ella no sólo es consecuencia de la injerencia del clero heredero del franquismo en las decisiones gubernamentales, sino que pretenden instaurar el modelo ya caduco de mujeres obedientes y sumisas.

Desde Izquierda Unida llamamos a la ‘insurrección e insumisión feminista’ contra todo intento de vuelta al pasado, contra todas aquellas decisiones que pretendan mantenernos a las mujeres como seres subordinados, contra cualquier tentativa de represión de nuestra sexualidad y contra nuestro derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

La República (8.03.2014)

Sé el primero en comentar en «Día internacional de la mujer trabajadora, comunicados de las distintas organizaciones de izquierdas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »