“La justicia española hace el ridículo, es de isla caribeña”

 

Foto: Laura Guerrero

Elpidio José Silva, juez suspendido

Tengo 53 años. Nací en Granada y vivo en Madrid. Soy juez desde hace 23 años. Soltero, tengo una hija, Laura (21), y un hijo, Héctor (9). ¿Política? Armonía social, contra toda sumisión. Era titular del juzgado de instrucción número 9 de Madrid. . . hasta que me apartaron en julio

Stop corrupciónElpidio: ¿qué significa?
Elpis, en griego, es “esperanza”: es lo último que sale de la caja de Pandora, en forma de una mariposa que vuela tranquila.

Usted no es tranquilo, es problemático.
¡Jamás tuve problemas! Sólo con jueces.

Sus colegas le han suspendido.
Por la acusación inmerecida del instructor Jesús Gavilán, un verdadero acoso político.

¿Sí?
Me suspende el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), controlado por políticos para atemorizar a jueces. Contesto con una querella firmada por 200.000 ciudadanos.

¿De qué se le acusa?
De enemistad manifiesta contra Miguel Blesa, entre otras cosas.

¿Odia usted a Miguel Blesa?
¡No! Desapego total. Pero a la panda le pareció que fui demasiado rápido enviándole a la cárcel la tarde del 16 de mayo de 2013…

¿La panda?
Gentuza del círculo de Miguel Blesa, complotada para protegerle y para protegerse.

A Miguel Blesa le nombró Aznar…
Aznar concedió una entrevista a Antena 3 justo después de entrar Blesa en prisión: para defenderle. Es interesante, es curioso.

Usted citó a Blesa por la mañana y lo encarceló por la tarde: ¿es normal?
Sin justicia a tiempo ¡no hay justicia!

Pero sin cometer arbitrariedades, ¿no?
Detallé en un auto de 17 folios los indicios palmarios de criminalidad.

¿Y no albergó duda alguna?
Amparé a Blesa, le pregunté… Y aceptó que había fraccionado una operación, actuación indebida… Y ya había hundido Caja Madrid.

¿Qué operación era esa?
La cita un demoledor informe que me envió el Banco de España: la irregular compra que Blesa ordenó del Banco de Miami.

¿Por qué fue irregular?
¡Burló la preceptiva autorización de la Comunidad de Madrid!

¿Cómo la burló?
Fraccionó indebidamente la operación en dos, una por el 83% del precio (618 millones de euros) y otra por el 17% (190 millones), una añagaza que provocó además un innecesario gasto de dos millones de euros.

Dinero de impositores de Caja Madrid.
Esa compraventa tuvo un 50% de sobreprecio. La mala gestión hundió una entidad de 300 años… El fiscal, incomprensiblemente, no preguntó nada al señor Blesa.

¿Es eso normal?
¡Fiscalía tiene obligación de preguntar! Para eso pagamos los ciudadanos. No lo hizo.

Le impuso usted 2,5 millones de fianza.
La pedía el demandante, Manos Limpias, y lo respeté. Blesa los depositó en 24 horas.

¡Toma! ¿De dónde los sacó?
Quise investigarlo… y me apartaron.

¿Cómo le apartaron?
Abriéndome expediente disciplinario por desasistir el juzgado, por no minutar asuntos, por resoluciones inmotivadas…: ¡aberrante todo, mentiras! Me han sacado de mi vida.

¿Y ahora, qué pasará?
Estrasburgo me dará la razón un día. La justicia española hace el ridículo, su prestigio en Europa es de isla caribeña.

Lo dice porque tiene usted problemas.
¡El CGPJ practica acoso institucional! Arruina el juzgado 9 y entorpece la justicia.

¿Investigó el Parlamento la gestión calamitosa de Caja Madrid?
No, y debería: lo impidió el Partido Popular. ¿Por qué regaló Caja Madrid 16 millones de euros a Díaz Ferrán, y lo mismo a otros miembros del consejo de administración?

Si usted mandara, ¿qué haría?
Investigar todo. Y no apartar a un juez instructor hasta que termine su instrucción, dejarle trabajar. Hoy el CGPJ domina al juez.

¿Y en lo demás?
Combatir el fraude fiscal en la clase alta, y así rebajar la alta presión fiscal a la clase media y baja. Eso sí reactivaría el consumo.

¿Justicia y prosperidad van a la par?
Siempre, y la economía en España está hoy cautiva. Y por eso pasa lo que pasa…

¿Cautiva de quién?
De unas cuantas familias, de un empresariado muy castizo y rancio.

Póngame un ejemplo.
La electricidad, el gas, el agua… no se han liberalizado, ¡sino cartelizado! El betún del asfalto de las carreteras, por ejemplo, ¡sigue perteneciendo a sólo dos familias!

¿Hay solución?
Sí, con un Estado ágil y eficaz y con ética en la función pública, que hoy es cara y servil.

¿Cómo está hoy la causa de la compra del Banco de Miami por Caja Madrid?
Frenada su instrucción, paralizada.

¿Qué haría usted con ella, si pudiera?
Indagar con qué fin Caja Madrid compró tan precipitadamente y tan caro el Banco de Miami, y con el mercado hundiéndose.

¿Para qué cree que lo hizo?
¿Camuflar y blanquear dinero? ¿Mover capitales en Miami? ¡No lo sé! Pero, visto mi linchamiento, ¡algo muy oscuro sería!

¿Y a quién cree que beneficiaba?
Escrutaría correos electrónicos corporativos entre directivos de ambos bancos… ¡y en tres semanas podría contárselo!

 

—–

IMPUNIDAD

Aprieta la mano con firmeza casi ruda y todo en él transmite que es un tipo recto y seguro de sí mismo desde siempre: fue el número uno de su promoción y premio extraordinario de licenciatura. Experto en delitos económicos, trabajó sin ruido… hasta topar con Miguel Blesa. Le envió a la cárcel por dos veces, el ex banquero se revolvió… y el señor juez ha sido suspendido. Este caso puede ser una piedra de toque de los límites de nuestra democracia: después de leer el libro La justicia desahuciada, escrito por el juez y subtitulado España no es país para jueces (Planeta), sospecho que la impunidad puede acabar siendo el destino de tantos listos que han fundido nuestro dinero.

La Vanguardia (3.03.2014)

Sé el primero en comentar en «“La justicia española hace el ridículo, es de isla caribeña”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »