Entrevista a Oier Zuñiga: “Se está juzgando a la juventud vasca independentista-socialista”

Luisa Capel / Nos encontramos con Oier Zuñiga en una librería café de Madrid unos días antes de que comenzase el juicio. Con él estuvimos charlando del mismo, pero también de la situación política vasca

Oier, cuéntanos un poco el contexto en el que se enmarca este juicio.

Somos 40 jóvenes procesados. Las detenciones se hicieron en otoño de 2009, hace ahora cuatro años. Justo en ese momento estábamos en pleno debate sobre estrategias dentro de la izquierda abertzale. La base del debate era la renovación de las estructuras de organizaciones surgidas en los ochenta y noventa pero que ya no reflejaban la realidad juvenil vasca. También había un debate más general dentro de la izquierda abertzale: la resolución del conflicto y las soluciones al contexto económico social del momento. Justo en ese otoño estábamos preparando un encuentro abierto de todas las organizaciones, asociaciones, movimiento estudiantil, etc., todo el movimiento juvenil, para ese debate. Iba a ser en fin de semana, con un documento base a debatir. La semana previa hubo 35 detenciones en la misma noche. Hubo 5 que detuvieron a posteriori. Estuvimos entre tres y cinco días de aislamiento con torturas. Y hemos cumplido, de media, entre uno y dos años de cárcel preventiva. La fiscalía nos pide 6 años de cárcel, pero la acusación particular, que siempre se presenta en este tipo de juicios, pide 8, por colaboración, pertenencia o dirección de Segi. La tesis policial es que el encuentro lo preparaba Segi.

¿Qué pruebas aparecen en el sumario?

Ésa es una de las cuestiones claves. Tanto en los interrogatorios como las pruebas del sumario se habla de encuentros, reuniones, manifestaciones, concentraciones o ruedas de prensa. Las pruebas aportadas por la investigación policial se refieren a actos públicos, cuyas fotos se pueden encontrar en internet, de actos políticos. Aportan documentos o fotos que también se pueden sacar de internet. Están juzgando la actividad política de la juventud vasca.

¿Qué sentido tiene este juicio en este momento? Segi es una organización que se auto disolvió, que no existe. Con respecto al momento político actual provoca un estado de impasse. Ni el gobierno español ni el PNV están haciendo nada por avanzar en la resolución del conflicto. Es más, este tipo de juicios supone un continuo mirar atrás, no dejar que se cierren las heridas. No aportan soluciones para que la resolución del conflicto sea definitiva. Estos juicios son una estrategia inmovilista. Quien no viva en el Euskadi quizá no entienda que la sociedad vasca no entiende estos procesos. Mi vecina del cuarto no entiende que un joven, que tiene su vida normal, su trabajo, sus amigos, se vea obligado en venir a Madrid por un juicio como este. Ése es otro castigo, el coste vital que supone, la ruptura con tu vida. La gente sí nota que han cambiado las cosas y no quiere volver a escenarios antiguos. Estos juicios son anacrónicos.

¿Qué expectativas hay con respecto al juicio? ¿Crees que se os va a condenar? ¿Cuánto piensas que puede durar un juicio de estas características?

No los sé, claro. Yo, como es lógico, pido la absolución. Pero no convencer a la gente para que se posicione a mi favor. Lo interesante es crear el debate, para que surjan soluciones. Con pruebas como las planteadas, se ha condenado a gente en la Audiencia Nacional. Ya sabemos que la Audiencia es heredera del Tribunal de Orden Público que juzgaba cuestiones políticas. Como coinciden con el juicio a Batasuna, mal llamado de las “herriko tabernas”, que tiene las fechas fijadas antes que nosotros, probablemente se extienda hasta febrero. Tenemos esta semana tres días, luego días aislados en noviembre, diciembre. Cuando termine el juicio a Batasuna seguiremos nosotros y, tras el juicio, viene la sentencia. Es probable que hasta febrero no tengamos una sentencia.

¿Crees que al PNV le convienen estos juicios en cuanto a intento de debilitamiento de la izquierda? Estoy pensando en un contexto como el catalán, donde la burguesía se ha apropiado del discurso independentista para marcar ellos la agenda y que si se produce se haga sin cambiar las estructuras económicas ni de poder.

Sí, probablemente. El PNV tiene una actitud de culpar a los demás, de señalar, como si no tuviera también una responsabilidad en el proceso. Está jugando a una posición de espectador, inmovilista. El PP también. Desde el alto el fuego no se ha dado ningún paso, en ninguna dirección. Genera incomprensión e impotencia mantener así la situación. Con el fin de la lucha armada, y el paso del tiempo, se pensó que se iba a dejar pasar un juicio de estas características, pero no. Evidentemente, está condicionando. Es un error hacer frente a la realidad con algo anacrónico. También es verdad que está creando una red de gente, un sector que antes no participaba, que creo que en un futuro va a ser determinante porque se está creando un malestar en una sociedad que está a favor de mirar al futuro, de no anclarse en el pasado.

Esto suena un poco a ley de punto final…

No, para nada. Querer mirar al futuro no significa olvidar el pasado y aprender del mismo. Significa cerrar heridas dolorosas. Y no voy a entrar qué heridas duelen más, no se trata de eso. Se trata de promover el diálogo más allá de que el otro cambie de idea.

¿Cómo ha afectado esto a vuestra militancia?

Pues el juicio afecta, claro. No puedes hacer actividades de otro tipo porque absorbe mucho tiempo. Pero ninguno de nosotros ha dejado la militancia, y va a seguir en ella después.

Tercera Información, 18-10-2013

Sé el primero en comentar en «Entrevista a Oier Zuñiga: “Se está juzgando a la juventud vasca independentista-socialista”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »