Gibraltar prepara un informe para demandar a España por incitar al odio

  El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha rechazado este jueves la propuesta de congresistas republicanos para ampliar por seis semanas el límite de endeudamiento público debido a que no incluye la reapertura del Gobierno, según ha informado el diario estadounidense ‘The New York Times’.

   El anuncio ha sido publicado tras una reunión entre el mandatario estadounidense y una delegación compuesta por 20 miembros del Partido Republicano y encabezada por el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

   La propuesta incluía la ampliación del periodo de límite de endeudamiento hasta el 22 de noviembre a cambio de que Obama se comprometiera a negociar un acuerdo a largo plazo para la reducción del déficit y una reforma tributaria.

   La idea habría partido del presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara, Paul Ryan, y buscaba acabar con la amenaza de la suspensión de pagos, al tiempo que se da a Washington unas semanas para cerrar un acuerdo que permita financiar al Gobierno, elevar el techo de deuda durante más tiempo y llevar a cabo una serie de reformas fiscales.

   Pese a que la propuesta republicana podría ser votada este mismo viernes, tanto la Casa Blanca como los congresistas demócratas se han mostrado escépticos respecto a la posible aprobación de la misma por parte de la Cámara de Representantes debido a la campaña de los miembros del ‘Tea Party’ contra la elevación del techo de deuda y a el Partido Demócrata no considera que la situación vaya a provocar una suspensión de pagos o un caos económico global.

   Tras la reunión, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Eric Cantor, ha sostenido que el encuentro celebrado ha sido «muy útil» y que espera que se celebren más reuniones a lo largo de la noche, tal y como ha recogido el diario estadounidense.

   Por su parte, Ryan ha manifestado que el Partido Republicano espera iniciar un proceso formal de negociaciones con los demócratas del Senado para establecer un presupuesto marco exhaustivo, hecho al que los republicanos se han resistido desde el mes de abril.

PETICIÓN DEL TESORO

   La reunión de Obama con la delegación republicana ha tenido lugar apenas horas después de que el secretario del Tesoro, Jacob J. Lew, solicitara al Congreso que eleve el techo de deuda y advirtiera al Comité de Finanzas de la cámara sobre las graves repercusiones que tendría una negativa sobre los mercados.

   En este sentido, destacó que el Departamento del Tesoro se quedaría sin «medidas extraordinarias» para liberar líquido en cuestión de días, lo que derivaría posteriormente en una suspensión de pagos sin precedentes en la historia del país.

   «No hay otro plan que elevar el límite de deuda. Los asuntos legales, incluso los referentes a los intereses sobre la deuda, son complicados», ha puntualizado.

CIERRE DE GOBIERNO

   Estaba previsto que este 1 de octubre el Tesoro de Estados Unidos superara irremediablemente el límite de endeudamiento público, fijado en 16,7 billones de dólares, cayendo así en una nueva crisis de liquidez que podía llevar al cierre de la administración pública.

   Para evitarlo era necesario que republicanos y demócratas se pusieran de acuerdo en el Congreso para ampliar el límite de endeudamiento público hasta los 988.000 millones de dólares, garantizando así el funcionamiento del Gobierno hasta la elaboración de los nuevos presupuestos generales.

   La oposición republicana había elaborado un plan según el cual se comprometía a apoyar una ampliación del límite de endeudamiento público a cambio de nuevos recortes en el gasto público, centrados en la reforma sanitaria del Gobierno, a la que se conoce popularmente como ‘Obamacare’.

   Con el objetivo de imponer su plan, la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, aprobó dos veces un proyecto de ley para aplazar un año la aplicación de la reforma sanitaria a cambio de entregar más fondos al Gobierno, pero el Senado, de mayoría demócrata, lo rechazó.

   En un último intento conciliador, la Cámara de Representantes propuso celebrar una «conferencia legislativa» para crear una comisión bicameral en la que resolver este asunto, pero el Senado se negó. «No iremos con una pistola apuntando a nuestras cabezas», dijo su presidente, Harry Reid.

EL PRIMERO DESDE 1995

   Se trata del 18º cierre de la administración pública estadounidense desde 1976. El último precedente se remonta a la Presidencia de Bill Clinton. Entonces, el bloqueo presupuestario se prolongó entre el 5 de diciembre de 1995 y el 6 de enero de 1996.

   Aunque, de momento, se desconoce la dimensión de las consecuencias del cierre del Gobierno, ha dejado en sus casas a 800.000 de los dos millones de funcionarios y la Casa Blanca calcula que costará unos 10.000 millones de dólares semanales a la economía estadounidense.

   Desde el Gobierno han garantizado que no afectará a los servicios públicos esenciales. Obama ya ha firmado un proyecto de ley para garantizar los pagos a los miembros de las Fuerzas Armadas y, con ello, la seguridad del país.

Leer más:  Obama rechaza la propuesta republicana para ampliar por seis semanas el límite de endeudamiento público  http://www.europapress.es/internacional/noticia-eeuu-obama-rechaza-propuesta-republicana-ampliar-seis-semanas-limite-endeudamiento-publico-20131011011858.html#AqZ1Q5edZdECWaWD
Consigue Links a tus Contenidos en  http://www.intentshare.com

  El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha rechazado este jueves la propuesta de congresistas republicanos para ampliar por seis semanas el límite de endeudamiento público debido a que no incluye la reapertura del Gobierno, según ha informado el diario estadounidense ‘The New York Times’.

   El anuncio ha sido publicado tras una reunión entre el mandatario estadounidense y una delegación compuesta por 20 miembros del Partido Republicano y encabezada por el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

   La propuesta incluía la ampliación del periodo de límite de endeudamiento hasta el 22 de noviembre a cambio de que Obama se comprometiera a negociar un acuerdo a largo plazo para la reducción del déficit y una reforma tributaria.

   La idea habría partido del presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara, Paul Ryan, y buscaba acabar con la amenaza de la suspensión de pagos, al tiempo que se da a Washington unas semanas para cerrar un acuerdo que permita financiar al Gobierno, elevar el techo de deuda durante más tiempo y llevar a cabo una serie de reformas fiscales.

   Pese a que la propuesta republicana podría ser votada este mismo viernes, tanto la Casa Blanca como los congresistas demócratas se han mostrado escépticos respecto a la posible aprobación de la misma por parte de la Cámara de Representantes debido a la campaña de los miembros del ‘Tea Party’ contra la elevación del techo de deuda y a el Partido Demócrata no considera que la situación vaya a provocar una suspensión de pagos o un caos económico global.

   Tras la reunión, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Eric Cantor, ha sostenido que el encuentro celebrado ha sido «muy útil» y que espera que se celebren más reuniones a lo largo de la noche, tal y como ha recogido el diario estadounidense.

   Por su parte, Ryan ha manifestado que el Partido Republicano espera iniciar un proceso formal de negociaciones con los demócratas del Senado para establecer un presupuesto marco exhaustivo, hecho al que los republicanos se han resistido desde el mes de abril.

PETICIÓN DEL TESORO

   La reunión de Obama con la delegación republicana ha tenido lugar apenas horas después de que el secretario del Tesoro, Jacob J. Lew, solicitara al Congreso que eleve el techo de deuda y advirtiera al Comité de Finanzas de la cámara sobre las graves repercusiones que tendría una negativa sobre los mercados.

   En este sentido, destacó que el Departamento del Tesoro se quedaría sin «medidas extraordinarias» para liberar líquido en cuestión de días, lo que derivaría posteriormente en una suspensión de pagos sin precedentes en la historia del país.

   «No hay otro plan que elevar el límite de deuda. Los asuntos legales, incluso los referentes a los intereses sobre la deuda, son complicados», ha puntualizado.

CIERRE DE GOBIERNO

   Estaba previsto que este 1 de octubre el Tesoro de Estados Unidos superara irremediablemente el límite de endeudamiento público, fijado en 16,7 billones de dólares, cayendo así en una nueva crisis de liquidez que podía llevar al cierre de la administración pública.

   Para evitarlo era necesario que republicanos y demócratas se pusieran de acuerdo en el Congreso para ampliar el límite de endeudamiento público hasta los 988.000 millones de dólares, garantizando así el funcionamiento del Gobierno hasta la elaboración de los nuevos presupuestos generales.

   La oposición republicana había elaborado un plan según el cual se comprometía a apoyar una ampliación del límite de endeudamiento público a cambio de nuevos recortes en el gasto público, centrados en la reforma sanitaria del Gobierno, a la que se conoce popularmente como ‘Obamacare’.

   Con el objetivo de imponer su plan, la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, aprobó dos veces un proyecto de ley para aplazar un año la aplicación de la reforma sanitaria a cambio de entregar más fondos al Gobierno, pero el Senado, de mayoría demócrata, lo rechazó.

   En un último intento conciliador, la Cámara de Representantes propuso celebrar una «conferencia legislativa» para crear una comisión bicameral en la que resolver este asunto, pero el Senado se negó. «No iremos con una pistola apuntando a nuestras cabezas», dijo su presidente, Harry Reid.

EL PRIMERO DESDE 1995

   Se trata del 18º cierre de la administración pública estadounidense desde 1976. El último precedente se remonta a la Presidencia de Bill Clinton. Entonces, el bloqueo presupuestario se prolongó entre el 5 de diciembre de 1995 y el 6 de enero de 1996.

   Aunque, de momento, se desconoce la dimensión de las consecuencias del cierre del Gobierno, ha dejado en sus casas a 800.000 de los dos millones de funcionarios y la Casa Blanca calcula que costará unos 10.000 millones de dólares semanales a la economía estadounidense.

   Desde el Gobierno han garantizado que no afectará a los servicios públicos esenciales. Obama ya ha firmado un proyecto de ley para garantizar los pagos a los miembros de las Fuerzas Armadas y, con ello, la seguridad del país.

Leer más:  Obama rechaza la propuesta republicana para ampliar por seis semanas el límite de endeudamiento público  http://www.europapress.es/internacional/noticia-eeuu-obama-rechaza-propuesta-republicana-ampliar-seis-semanas-limite-endeudamiento-publico-20131011011858.html#AqZ1Q5edZdECWaWD
Consigue Links a tus Contenidos en  http://www.intentshare.com

  El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha rechazado este jueves la propuesta de congresistas republicanos para ampliar por seis semanas el límite de endeudamiento público debido a que no incluye la reapertura del Gobierno, según ha informado el diario estadounidense ‘The New York Times’.

   El anuncio ha sido publicado tras una reunión entre el mandatario estadounidense y una delegación compuesta por 20 miembros del Partido Republicano y encabezada por el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

   La propuesta incluía la ampliación del periodo de límite de endeudamiento hasta el 22 de noviembre a cambio de que Obama se comprometiera a negociar un acuerdo a largo plazo para la reducción del déficit y una reforma tributaria.

   La idea habría partido del presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara, Paul Ryan, y buscaba acabar con la amenaza de la suspensión de pagos, al tiempo que se da a Washington unas semanas para cerrar un acuerdo que permita financiar al Gobierno, elevar el techo de deuda durante más tiempo y llevar a cabo una serie de reformas fiscales.

   Pese a que la propuesta republicana podría ser votada este mismo viernes, tanto la Casa Blanca como los congresistas demócratas se han mostrado escépticos respecto a la posible aprobación de la misma por parte de la Cámara de Representantes debido a la campaña de los miembros del ‘Tea Party’ contra la elevación del techo de deuda y a el Partido Demócrata no considera que la situación vaya a provocar una suspensión de pagos o un caos económico global.

   Tras la reunión, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Eric Cantor, ha sostenido que el encuentro celebrado ha sido «muy útil» y que espera que se celebren más reuniones a lo largo de la noche, tal y como ha recogido el diario estadounidense.

   Por su parte, Ryan ha manifestado que el Partido Republicano espera iniciar un proceso formal de negociaciones con los demócratas del Senado para establecer un presupuesto marco exhaustivo, hecho al que los republicanos se han resistido desde el mes de abril.

PETICIÓN DEL TESORO

   La reunión de Obama con la delegación republicana ha tenido lugar apenas horas después de que el secretario del Tesoro, Jacob J. Lew, solicitara al Congreso que eleve el techo de deuda y advirtiera al Comité de Finanzas de la cámara sobre las graves repercusiones que tendría una negativa sobre los mercados.

   En este sentido, destacó que el Departamento del Tesoro se quedaría sin «medidas extraordinarias» para liberar líquido en cuestión de días, lo que derivaría posteriormente en una suspensión de pagos sin precedentes en la historia del país.

   «No hay otro plan que elevar el límite de deuda. Los asuntos legales, incluso los referentes a los intereses sobre la deuda, son complicados», ha puntualizado.

CIERRE DE GOBIERNO

   Estaba previsto que este 1 de octubre el Tesoro de Estados Unidos superara irremediablemente el límite de endeudamiento público, fijado en 16,7 billones de dólares, cayendo así en una nueva crisis de liquidez que podía llevar al cierre de la administración pública.

   Para evitarlo era necesario que republicanos y demócratas se pusieran de acuerdo en el Congreso para ampliar el límite de endeudamiento público hasta los 988.000 millones de dólares, garantizando así el funcionamiento del Gobierno hasta la elaboración de los nuevos presupuestos generales.

   La oposición republicana había elaborado un plan según el cual se comprometía a apoyar una ampliación del límite de endeudamiento público a cambio de nuevos recortes en el gasto público, centrados en la reforma sanitaria del Gobierno, a la que se conoce popularmente como ‘Obamacare’.

   Con el objetivo de imponer su plan, la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, aprobó dos veces un proyecto de ley para aplazar un año la aplicación de la reforma sanitaria a cambio de entregar más fondos al Gobierno, pero el Senado, de mayoría demócrata, lo rechazó.

   En un último intento conciliador, la Cámara de Representantes propuso celebrar una «conferencia legislativa» para crear una comisión bicameral en la que resolver este asunto, pero el Senado se negó. «No iremos con una pistola apuntando a nuestras cabezas», dijo su presidente, Harry Reid.

EL PRIMERO DESDE 1995

   Se trata del 18º cierre de la administración pública estadounidense desde 1976. El último precedente se remonta a la Presidencia de Bill Clinton. Entonces, el bloqueo presupuestario se prolongó entre el 5 de diciembre de 1995 y el 6 de enero de 1996.

   Aunque, de momento, se desconoce la dimensión de las consecuencias del cierre del Gobierno, ha dejado en sus casas a 800.000 de los dos millones de funcionarios y la Casa Blanca calcula que costará unos 10.000 millones de dólares semanales a la economía estadounidense.

   Desde el Gobierno han garantizado que no afectará a los servicios públicos esenciales. Obama ya ha firmado un proyecto de ley para garantizar los pagos a los miembros de las Fuerzas Armadas y, con ello, la seguridad del país.

Leer más:  Obama rechaza la propuesta republicana para ampliar por seis semanas el límite de endeudamiento público  http://www.europapress.es/internacional/noticia-eeuu-obama-rechaza-propuesta-republicana-ampliar-seis-semanas-limite-endeudamiento-publico-20131011011858.html#AqZ1Q5edZdECWaWD
Consigue Links a tus Contenidos en  http://www.intentshare.com

Un gabinete de ocho abogados reúne cientos de declaraciones contra el Peñón

La presunta serpiente de verano alcanza de lleno al otoño. Fabian Picardo, el ministro principal de Gibraltar, se llevó a nueve escolares gibraltareños a Nueva York para que presenciaran su estudiado discurso ante las Naciones Unidas. Picardo no fue precisamente diplomático y acusó a España de sembrar el odio y desatar una “terrible campaña de intimidación” contra Gibraltar.

Pero las palabras de Picardo no se quedarán en este acto. El Gobierno gibraltareño ha terminado de elaborar un amplio informe que servirá de base para demandar a España ante los tribunales. ¿Dónde se presentará esa demanda? Uno de los abogados autores del informe señala que la intención del Gobierno es que sea el Reino Unido quien la presente ante algún organismo internacional.

“Un equipo de ocho abogados con la colaboración de siete técnicos del Ejecutivo de Gibraltar han podido reunir miles de páginas de periódicos y cientos de horas de programas de televisión y radio en los que se puede identificar a políticos, miembros del Gobierno español, periodistas, sindicalistas de los cuerpos de policía, incluso a militares retirados haciendo manifestaciones ofensivas contra Gibraltar, demonizando al pueblo de Gibraltar, argumentando que Gibraltar es un sitio criminal que es necesario destruir”. Así se manifiesta uno de los autores del informe, que pide el anonimato. “Lo primero que hemos hecho como abogados ha sido buscar las evidencias, las pruebas, para luego presentar una denuncia”, añade.

En el informe, según sus palabras, se comparan algunas de las manifestaciones difundidas contra Gibraltar con las realizadas en otros casos: “Los estudios que hemos hecho demuestran una similitud alarmante entre el vocabulario usado en España últimamente con el que se usó en la antigua Yugoslavia y Ruanda hace 20 años”. El informe destaca 60 palabras que son habitualmente utilizadas cuando se hace referencia a España en medios de comunicación. La primera es “piratas”, seguida de referencias tales como “parásitos”, “amenaza”, “mafia”, “blanqueo” y un largo etcétera. Un portavoz del Gobierno reconoce que las manifestaciones de los ministros y altos cargos españoles “están en el límite”.

La reacción de Gibraltar no se detendrá, por tanto, en el último discurso de Picardo, especialmente agresivo hacia España, formulado este miércoles: “Durante los últimos 50 años, el pueblo de Gibraltar ha estado sujeto a una terrible campaña de intimidación por parte de sucesivos Gobiernos españoles, durante la dictadura y la democracia (…) La cara de España que estamos viendo en estos momentos no es muy diferente de la que vimos cuando el notorio dictador general Franco ostentó el poder en España”.

Poco después, Picardo argumentó su teoría de la campaña orquestada por España: “Amplios sectores del Gobierno y los medios españoles han emprendido una campaña concertada e incesante destinada a diseminar mentiras que demonizan al pueblo de Gibraltar (…) desde el principio de la oleada de propaganda en julio de este año, los ciudadanos españoles han sido expuestos, literalmente, a miles de declaraciones oficiales, artículos de prensa y emisiones que denigran al pueblo de Gibraltar”. En la parte más encendida de su discurso, Picardo hizo referencia a hechos concretos: “En junio de este año, agentes de la Guardia Civil española dispararon contra un ciudadano gibraltareño mientras se divertía montando en moto acuática en nuestras aguas (…) Ya se han producido casos de violencia e incendios dirigidos contra propiedades de ciudadanos gibraltareños en España y se ha generado una brecha entre la gente corriente de ambos lados de la frontera, algo que no llegó a suceder ni siquiera en los años sesenta bajo el dictador Franco”.

El relato de hechos finaliza con un caso difundido por internet: “La peor y más desgarradora manifestación del efecto de esta campaña de odio en contra del pueblo de Gibraltar ha sido un vídeo de Youtube mostrando a unos jóvenes españoles llevando a cabo una representación teatral en la que tres de ellos disfrazados de guardias civiles realizan con regocijo una invasión militar de nuestro territorio y asesinan a tres jóvenes gibraltareños”.

Finalmente, Picardo entró en un terreno más político pero sin abandonar su tono rotundo: “Para evitar que España suene como un disco rallado año tras año, permítanme que aclare esto de manera categórica. El pueblo de Gibraltar nunca va a acceder a que el Reino Unido discuta o negocie la transferencia de su soberanía a España”.

El País, 11-10-2013

Sé el primero en comentar en «Gibraltar prepara un informe para demandar a España por incitar al odio»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »