Pues a mí me parece una tontería solem

Pues a mí me parece una tontería solemne, salpicada con brillos de petulancia, como CASI todo lo que leo de G. Morán últimamente. ¿Alguien que no respire puro oportunismo puede poner en duda que las Olimpiadas habrían sido un motivo de reactivación económica para Madrid, como lo fueron en su día para Barcelona? ¿Alguien puede negar que las Olimpiadas del 92 fueron enormemente beneficiosas para Barcelona? ¿y por qué no habrían de serlo para Madrid? Hasta se habla con cierta razón de una Barcelona anterior y otra posterior a las Olimpiadas. ¿Qué es previsible que los gestores trincarían? Pues claro, como estamos viendo que trincan de casi todo y en cualquier ocasión. Pero lo que Morán propone es matar el perro en lugar de curar la rabia ¿O es que serían las Olimpiadas las generadoras de la corrupción? Si hay Olimpiadas trincarán de ellas; y si no las hay, trincarán de otro sitio. Si los Millet & cia trincaban del Palau, solución Morán: acabemos con el Palau. Si los chorizos hacen su agosto en el Metro… cerremos el Metro. La corrupción, señor, es un problema general que merece un análisis más serio y riguroso, no salidas de pata de banco, y que sólo acabará si es enfrentado desde abajo con presión social decidida y con controles sociales permanentes en todos los casos. Otra cosa es que la candidatura fuera ciertamente un desastre; de una cutrez provinciana difícilmente superable, a la altura de los políticos madrileños.

Sé el primero en comentar en «Pues a mí me parece una tontería solem»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »