«Algunas hipotecas tienen hasta 35 cláusulas abusivas»

Foto: Mané Espinosa

J.M.ª Fernández Seijo, juez; denunció hipotecas ante la UE

Tengo 47 años: mayor que la media de jueces. Nací en Chamberí y soy del Atleti. Casado con una juez catalana: estoy aquí por amor. La Constitución debería reformarse para incluir a todos los catalanes. Vivimos sobre un barril de pólvora hipotecaria. Colaboro con el CCCB

Stop desahuciosUn matricero de Martorell firmó una hipoteca con una cuota mensual igual a su sueldo.

Dejaría de pagar pronto.
A los seis meses. El banco ejecutó la hipoteca y el día que le iban a echar, su abogado puso unas medidas cautelares en mi juzgado porque apreció que en el contrato hipotecario había cláusulas abusivas.

¿Y qué hizo usted?

Los jueces de lo mercantil tenemos encomendada la tutela del consumidor, así que hice una consulta al Tribunal de Luxemburgo, que confirmó que en el 2012 no tenía sentido echarle y luego denunciar las cláusulas.

Pero se ha reformado la ley en mayo.
Esa reforma sigue sin solucionar la dación en pago; tampoco repara el daño a los 200.000 ya desahuciados pese a cláusulas hipotecarias abusivas y nos deja con garantías jurídicas inferiores al resto de la UE.

¿Qué garantías tienen en la UE?
En Alemania, para que te ejecuten tienes que haber dejado de pagar el 10% de la hipoteca; aquí te ejecutan por haber dejado de pagar tan sólo el 1%. Y seguimos sin el sistema, habitual en la UE, de reparación del daño causado por las cláusulas abusivas.

¿Los jueces no tutelan caso por caso?
No podemos, porque al ejecutar sólo vemos los números de las fincas sin saber a quién ni qué ejecutamos. Es un sistema decimonónico que ha sido criticado por el Parlamento Europeo, que, por cierto, también premió a las plataformas españolas de afectados.

El desahucio ha sido la foto de la crisis.
Con la lógica reacción social que seguirá viva, porque me temo que, si no legislamos, seguimos sentados sobre un barril de pólvora.

El juez aparece hoy como último garante del ciudadano en un Estado a la deriva.
Porque los servicios sociales se han recortado y degradado, y la tutela de los juzgados, abiertos las 24 horas, se ha convertido en el último recurso para muchos ciudadanos.

Si llegas al juez, es que te ha fallado todo: desde tu sucursal hasta el Banco de España.
Empecemos por dejar claro que el banco no es una tienda más que te vende un producto cualquiera. El Supremo ha recordado que el cliente toma decisiones a partir de la relación de confianza personal con el profesional del banco al que confía sus ahorros.

Pero también debe saber qué firma.
Yo tampoco entiendo a la primera muchas escrituras hipotecarias. Me cuesta mucho.

¿La banca se beneficia de no ser clara?
Yo parto de su buena fe. Creo que siguen el modelo anglosajón, en el que hay pocas leyes y por ello los contratos deben incluir cualquier posibilidad y son larguísimos.

¿Quién entiende 45 folios de hipoteca?
El Supremo ya advirtió en sentencia de mayo a la banca que el exceso de información es malo: oscurece su entendimiento.

¿Y hemos aprendido algo?
El problema de fondo es que el cliente no paga porque no puede. Y cuando se firmaban esas hipotecas o las preferentes, nadie esperaba lo que pasó. Tampoco la banca.

Si ganan, sólo cobran ellos bonus, pero si pierden, pagamos todos su rescate.
Sí, pero, pese a todo, fíjese en la panorámica general de todos estos años. Y si juzga también lo positivo y no sólo lo negativo, verá que la mayoría de los ciudadanos ha mejorado su nivel de vida durante la última década.

¿Qué miro antes de firmar la hipoteca?
Los registradores de la propiedad han detectado hasta 35 cláusulas abusivas…

Y no suelen ser peligrosos radicales.
Para empezar, están las cláusulas suelo, el límite que pone el banco para asegurar su beneficio aunque baje el Euribor. Después, están los swaps y los clips, que son derivados, en principio para asegurar al cliente ante posibles subidas de tipos…

¿Y por qué se convierten en trampas?
… Porque, cuando el Euribor baja mucho, eres tú el que tiene que asegurar y pagar más al banco. También se cometen abusos en el sistema de cálculo de intereses. Y no admita que la pérdida de valor sobrevenida dé derecho a la ejecución de su propiedad.

Si el piso pierde valor, ¿me embargan?
Tú compras un piso tasado en 100 y si pierde valor hasta 50, el banco tiene derecho a exigirte nuevas garantías complementarias.

Parece que la banca va rectificando.
El BBVA renunció a las cláusulas suelo en junio y explicó que le costaría 44 millones de euros al mes. Otros le están siguiendo…

Si es que pueden…
Eso nos advertía el Banco de España: que el impacto macroeconómico de declarar abusivas esas cláusulas con efecto retroactivo sería enorme. Hundiríamos nuestra banca.

¿Hay que aceptar el abuso, entonces?
Los tribunales alemanes declararon abusivas las subidas del gas, pero toda su economía se hubiera resentido enormemente si hubieran tenido que devolver el dinero. Así que se declararon abusivas sin efectos retroactivos como aquí las cláusulas suelo.

¿Es justo?
Tal vez no, pero no tenemos alternativa a la banca realmente existente por ahora. Aunque sabemos que estamos sentados sobre una olla a presión: me llegan cada día nuevos casos y no paramos de advertir al legislador que habrá que actuar.

—–

HUEVOS EN LAS CESTAS

Fernández Seijo recurrió los abusos del sistema hipotecario ante el Tribunal Europeo, que le dio la razón. Pero no es un juez justiciero, sino más bien pragmático, capaz de confiarme que su mujer juez y él ya han pactado que, si Catalunya se independiza, uno se va a España de juez -no pongas todos los huevos en la misma cesta- y el otro se queda en el nuevo Estado. Al independentismo tal vez le falten aún un millón de votos, pero hay políticos en España -ironiza- capaces de ganárselos. También desdramatiza al juzgar que, pese a todo, hemos aumentado nuestro bienestar esta década y que nuestra banca quizá no sea la más justa, pero no tenemos otra y necesitamos que funcione.

La Vanguardia-La contra (17.09.2013)

Sé el primero en comentar en ««Algunas hipotecas tienen hasta 35 cláusulas abusivas»»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »