Ramón, le pido disculpas. En otro tiemp

Ramón, le pido disculpas. En otro tiempo, cuando era más «ingenuo» y más joven, tenía la frescura para captar las ironías. Ya creo en pocas cosas, y si me lo permite le diré que la perversión de la que Vd. habla campa a su anchas por doquier. La clase política no es más que el fiel reflejo de una sociedad egoista y perversa. Admito que todavía existe gente honesta, pero observo que es una rara avis en peligro de extinción. Es imposible vivir en Cataluña y no escuchar las declaraciones y actuaciones de nuestros políticos. Venden odio, provocación y enfrentamiento sin ningún pudor, a sabiendas de que nadie osará a decir esa «verdad» de la que Vd. habla. Y cuando alguien vende es porque otro alguien compra. Y ahí es donde mi razonamiento concluye: la perversion no es sólo del político, sino también de ciudadano que la permite. Un saludo.

Sé el primero en comentar en «Ramón, le pido disculpas. En otro tiemp»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »