Supongo que costará un tiempo darse cue

Supongo que costará un tiempo darse cuenta de la real importancia del documento. Pero es obvio que esta carta de Carme Chacón habrá de marcar una de las más relevantes inflexiones (un antes y un después) en la actual política catalana. De hecho, si a partir de ahí no pasa nada, entonces definitivamente yo daría la batalla por perdida, habida cuenta de lo demasiado enfermo e incapaz de reacción que en tal caso estaría este pobre país nuestro. Porque aquí ha habido un cambio muy llamativo, muy sobresaliente: obsérvese que es la primera vez que un miembro relevante del PSC se decide a hablar claro (ya saben que el PSC ha sido desde siempre especialista en el “estilo críptico”, o sea en decir una cosa, y luego hacer justo la contraria). Y, efectivamente, muy mal deben estar las cosas cuando a un político, o a una política le da por arremangarse la bata de cola pero no para salir por peteneras, sino para entonar por alegrías la más pura y luminosa verdad. Y ahí la tienen, Carme Chacón diciendo, en resumen, que la actual amenaza soberanista en Cataluña responde, más que nada, al insensato oportunismo de un señor que huye hacia adelante, porque se vio contra las cuerdas por temas de corrupción política y similares; y asimismo Carme pone el dedo sobre otra importantísima llaga, al afirmar que este proceso no puede por menos que enfrentar épicamente a las “clases medias”, o sea que no hace más que dividir a la misma clase obrera (si me permites decirlo más claro, Carme), sólo por el hecho de que uno pudiera vivir en Barbate, y el otro, en Sabadell. Y concluye Carme con la siguiente frase lapidaria: “No puedo imaginar un proyecto más reaccionario ni más opuesto a los principios y valores del socialismo” ¡Hombre, por fin, yo mismo no podría haberlo dicho mejor! Y es que, a todo esto, yo no salgo de mi asombro. Quiero decir que lo verdaderamente sorprendente es que nadie, que nadie más en el PSC se diera cuenta de estas cosas tan obvias, tan evidentes, ¿cómo es posible? Y en fin, qué lástima, querida Carme, qué pena que no te decidieras a decir antes lo que en el fondo de tu alma barruntabas. Antes, o sea cuando aún estábamos a tiempo de evitar el desastre; antes, cuando todavía no nos habíamos marchado de las filas del PSC, mohínos y cabizbajos, un montón de compañeras y compañeros perfectamente conscientes ya en su día (y te hablo de hace ya muchos años) de la misma evidente perversión que hoy tú te decides por fin a denunciar. Pero lo pasado, pasado está. Así que cuenta con nosotros, cuenta incluso con el apoyo (al menos moral) de los miles que ya se marcharon de Catalunya, en buena medida por sentirse totalmente huérfanos de una izquierda que les defendiera, y que no se identificara, como por arte de magia, con la ideología nacionalista; con esa misma ideología que tu propio partido quiso hacer pasar por “pensamiento de izquierdas”, o “progresista”, nada menos. Pero tú ya te has dado cuenta, tú has marcado la más profunda y esperanzadora inflexión. Por ello, cuenta con nosotros, cuenta probablemente con tantos miles de catalanes que estaríamos dispuestos a apoyarte, que estaríamos dispuestos (es que somos de izquierdas, ¡ingenuos somos, pero nobles!), que estaríamos dispuestos a volver a confiar a pesar de todo en un político. Con mis más respetuosos saludos, y conste que lo digo en serio. Ramón García Durán http://psicologiaparanocallar.blogspot.com.es/

Sé el primero en comentar en «Supongo que costará un tiempo darse cue»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »