Mas se lanza a convencer al PSC para evitar que se descuelgue de la consulta

Viñeta de El País

El presidente catalán reúne hoy a todos los partidarios del “derecho a decidir”

Chacón exige a Navarro que no vaya a la cumbre porque enfrenta a ciudadanos

Montilla defiende la asistencia de los socialistas si el proceso es “legal”

El PP acusa a Navarro de “dejarse utilizar” por los nacionalistas

Miquel Noguer – Barcelona.- La agenda soberanista que sustenta el Gobierno de Artur Mas en Cataluña pasa hoy un nuevo examen con la reunión de partidos y alcaldes que el presidente catalán ha organizado con el objetivo indisimulado de que el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) no se descuelgue de la propuesta del “derecho a decidir”. Para Mas es vital que los socialistas sigan sentados en la mesa y continúen defendiendo la celebración de una consulta de autodeterminación “legal” y “pactada con el Gobierno” por más que ya hayan anunciado que, en caso de celebrarse, defenderían un no rotundo a la independencia. Ayer, Convergència adelantó que Mas acudirá hoy al encuentro con una serie de propuestas que harán “muy difícil” que el PSC se plante, aunque algunas voces desde dentro, comenzando por la exministra Carme Chacón, así lo hayan reclamado incluso por carta.

Los nacionalistas catalanes han llegado a la conclusión de que su acuerdo con Esquerra Republicana dista de ser suficiente para que el Gobierno central asuma que el problema en Cataluña, lejos de ser pasajero, puede enquistarse hasta límites poco sostenibles. Mas quiere proyectar la imagen de que no está solo y que tiene a su lado una parte muy importante de los partidos catalanes —todos menos el PP y Ciutadans—, además de agentes sociales, Ayuntamientos e incluso algunas patronales. El objetivo es crear con ellos a corto plazo lo que ha denominado Pacto Nacional por el Derecho a Decidir. Cree que de esta forma Rajoy accederá a sentarse a buscar una salida negociada para la consulta de autodeterminación.

Mas es consciente de que Rajoy no puede ni quiere autorizar la consulta, pero Convergència ve en ello un argumento más para reforzar su tesis de que España es un país poco democrático del que hay que salir cuanto antes. “Queremos una consulta negociada con el Estado como se ha hecho en Canadá y en el Reino Unido”, recordó ayer el secretario de Organización de Convergència, Josep Rull. Sostuvo que “una negativa del Gobierno central a este ejercicio democrático le tendría que salir muy caro porque no parece presentable que en la Europa democrática y en el siglo XXI alguien se niegue a escuchar a un pueblo”.

Si Convergència comenzó defendiendo el proceso soberanista con argumentos básicamente económicos ahora acompaña estos siempre de apelaciones al ejercicio democrático, pues considera que el “derecho a decidir” suena mejor a oídos de la Unión Europea y resulta más útil para acercar al PSC.

El encuentro que se celebra hoy en el Palau de la Generalitat pretende reforzar la mayoría parlamentaria de 107 diputados sobre los 135 que se pronunciaron a favor de un proceso de diálogo con el Gobierno que permita preguntar a los catalanes sobre su futuro. El Partit dels Socialistes acude “con reservas”, pero estará representado por su líder, Pere Navarro. Ayer, el expresidente catalán José Montilla defendió la presencia del PSC en un foro al que ni el Partido Popular ni Ciutadans han sido invitados por haber mostrado siempre su rechazo al “derecho a decidir”. Montilla consideró “lógico” que el PSC asista y participe en el proceso de la consulta “siempre y cuando haya acuerdo” y “diálogo”. Insistió en que esta consulta se debe llevar a cabo “de forma pactada y dentro de la legalidad”, porque de lo contrario “solo servirá para dividir”.

De forma muy diferente se expresó Carme Chacón en una carta que ayer remitió a Pere Navarro, y donde muestra su absoluta disconformidad con que el PSC acuda a la cita. “No podemos estar al lado de Artur Mas. Ni siquiera de lado. Los socialistas catalanes debemos estar enfrente de Artur Mas”, resume Chacón, quien asegura que lo que busca el presidente catalán con su proyecto es “enfrentar a los parados catalanes con los andaluces, gallegos y extremeños”. “Somos el partido que reclama para Cataluña y su cultura comprensión y respeto por las mismas razones que reclama para los demás respeto y comprensión”. “Somos el partido que propugna una reforma federal de España y no su ruptura”, añade. Chacón reclama a Navarro que se “desvincule abiertamente de cualquier iniciativa de ruptura con España, y en concreto del llamado Pacto Nacional por el Derecho a Decidir”.

Quienes esperan sacar tajada de la situación son el Partido Popular y Ciutadans. Juntos solo suman 28 diputados de los 135 que tiene el Parlamento autónomo y no pueden frenar ningún tipo de iniciativa en Cataluña, pero sí aspiran a crecer a costa del electorado españolista del PSC. De ahí que la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho acusara ayer a los socialistas catalanes de “dejarse utilizar” por Artur Mas y de “allanar el camino hacia la independencia y hacia la ruptura”.

Sánchez Camacho acusó a Pere Navarro de haber “abandonado” a sus votantes y de haberse convertido en “cómplice” del derecho a decidir “para la independencia”. Y es que en su opinión, el derecho a decidir es un simple “eufemismo” que utiliza Mas para lograr el apoyo de los sectores moderados al proyecto independentista.

En cualquier caso nadie espera que la reunión de hoy sirva para plantear un escenario de ruptura a corto plazo. En CiU se oyen cada vez con mayor intensidad las voces que hablan de dejar de pensar en 2014 como año de celebración de la consulta habida cuenta de que nadie sabe a estas alturas cómo se puede articular un referéndum de este tipo con la oposición del Gobierno central.

—–

Los empresarios piden Presupuestos

La debilidad del Gobierno de Artur Mas se visualiza cada día que pasa con la falta de Presupuestos para este año. La Generalitat es la única autonomía que no ha presentado las cuentas y no dice cuándo piensa hacerlo, en una batalla contra el Gobierno de Rajoy para conseguir un margen de déficit superior al 1,2% de promedio que el Ejecutivo quiere dar a las comunidades autónomas.

Ayer el presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, reclamó “concentración y unidad” a los principales partidos catalanes para aprobar cuanto antes las cuentas de este año, pues considera que la actual prórroga mina la “credibilidad de Cataluña”.

En una entrevista a la agencia Efe, el dirigente patronal se mostró partidario de flexibilizar el objetivo de déficit hasta el 1,5% del PIB. Este límite se quedaría lejos de lo que reclama el Gobierno catalán: alrededor del 2,1%. Gay de Montellà considera que los políticos deben administrar “como hace una familia o una empresa al hacer unos Presupuestos, aprobarlos y cumplirlos”.

Este mes será decisivo para saber si la Generalitat presentará finalmente sus Presupuestos. El próximo viernes Mariano Rajoy y Artur Mas se verán las caras en un almuerzo con empresarios en Barcelona. Sin embargo, no se esperan decisiones firmes hasta que el 29 de mayo la Comisión Europea autorice el cuadro macroeconómico reformado por el Gobierno central.

El País (6.05.2013)

Sé el primero en comentar en «Mas se lanza a convencer al PSC para evitar que se descuelgue de la consulta»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »