Esta moda de la “Marca España” es una g

Esta moda de la “Marca España” es una gran tomadura de pelo; es el último subterfugio de los neocom para introducir a la chita callando el autoritarismo y la censura. En primer lugar es una falacia: un país no es un producto para centrarlo todo en la “imagen de marca”; un país es mucho más que un producto comercial. Priorizar tanto la imagen de marca equivale a poner al país al nivel de un dentífrico o de cualquier otro producto comercial. Todo procede de la obsesión con el “marketing” de estos neocom, que para algo han hecho un master en cualquier universidad norteamericana. Pero, además, esto de la Marca España, les viene de perlas como subterfugio para introducir a la chita callando el viejo autoritarismo y la vieja censura disimulada bajo el ropaje de la modernez y el marketing. Está mal hacer manifestaciones o protestas, porque… ¡va contra la Marca España! Está mal criticar al gobierno, porque… ¡va contra la marca España! Está mal hablar de la corrupción, porque… ¡perjudica a la Marca España! Y así sucesivamente. Y por si fuera poco, encima el subterfugio de la Marca España permite falsear y negar la realidad (¡la mayor ilusión de todo político!). No importa la realidad, importa la etiqueta. Si los alemanes nos ven como corruptos y vagos… el problema no es si lo somos realmente y cómo dejar de serlo, el problema es modificar la imagen para que no nos vean así; qué lo seamos o no, es secundario. ¿Habrá que recordarles a estos genios del marketing que la base fundamental para la imagen de una marca es la calidad del producto?

Sé el primero en comentar en «Esta moda de la “Marca España” es una g»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »