Rubalcaba y Navarro, a punto de dejar al PSOE fuera de Cataluña

Navarro (PSC) y Rubalcaba (PSOE)

El PSC, a su vez fuera del PSOE

El nuevo protocolo entre PSOE y PSC dejaría a Ferraz sin voto en Cataluña y al PSC con libertad en el Congreso

Sencillo, el PSOE desaparecería de Cataluña, ni influiría en el PSC ni se presentaría con sus siglas. A cambio, el PSC desaparecería de los cargos orgánicos del PSOE. Solo dos puntos en común: la opción de que un dirigente del PSC encabece la lista electoral del PSOE a la Presidencia del Gobierno y compartir el grupo parlamentario en el Congreso, pero con libertad de voto. El nuevo protocolo de acción común entre los dos partidos está muy avanzado y los alejaría aún más.

Acabar con los restos del PSOE en Cataluña y evitar que una persona como Carme Chacón (militante del PSC) pueda hacerse con el PSOE. La reforma del protocolo que regula la relación entre PSOE y PSC pondrá, casi con toda seguridad, punto final a más de 35 años de historia de convivencia entre los dos partidos. El único objetivo: la ruptura total. 

Según ha revelado El Mundo, este lunes, la idea es que el nuevo marco de relación esté listo para ser presentado y aprobarlo en el Consejo Territorial del PSOE (Santillana II), que se celebrará el próximo mes de junio. La filosofía del acuerdo es que quede claro que los dos partidos  pero tienen algún punto de acción común.,

El nuevo protocolo establecería que el PSC pueda marcar sus propias políticas sin interferencias del PSOE y, a cambio, el PSC no podrá aspirar a liderar el partido cuya sede central está en la calle de Ferraz de Madrid. Se estaría estudiando, sin embargo, que los dirigentes socialistas de Cataluña sí pudieran aspirar a presentarse en las primarias para optar a la Presidencia del Gobierno.

De esta manera, el PSC podrá defender sin tapujos la celebración de un referendo secesionista sin que el PSOE pueda objetar absolutamente nada, y también se estaría apunto de aceptar que los congresistas del PSC tengan libertad de voto en la Cámara Baja (aun perteneciendo al mismo grupo parlamentario que el PSOE), según fuentes conocedoras de las negociaciones que están llevando en primera persona la número dos del PSOE, Elena Valenciano, y el secretario de Acción Política del PSC, Antonio Balmón, junto a Ramón Jáuregui (PSOE) y Miquel Iceta (PSC).

Si el PSOE no está en el PSC, este no estará en aquel

Desde que el PSC rompiera la disciplina de voto en el Congreso dejando al PSOE partido en dos en una votación sobre la posibilidad de que en Cataluña se pudiera votar la independencia, al margen de la ley, en el partido que lidera Alfredo Pérez Rubalcaba se ha defendido la reformulación del protocolo de unión y acción entre las dos formaciones.

La dirección del PSOE quiere que la relación debe ser de ida y vuelta, y si el PSC está en los órganos de dirección del PSOE -como ocurre ahora- este debería estar en los del partido que tiene su sede central en la calle Nicaragua de Barcelona. Sin embargo, la dirección del PSC, en manos de Pere Navarro, que ha cosechado en las últimas elecciones autonómicas el peor resultado de la historia del partido, no está dispuesta a ceder en este aspecto, lo que llevaría al PSOE dejar al PSC sin representación en los órganos de dirección de los socialistas de España.

Si finalmente el acuerdo entre los dos partidos se cierra en estos parámetros, el PSOE dejaría de ser sin ninguna duda en partido de actuación en toda España, y el PSC tendría menos influencia (prácticamente ninguna) en la formación socialista a nivel nacional. Y confirmaría, eso sí, que las relaciones entre ambas direcciones es peor de lo que se ha ido apuntando en los últimos meses.

Un Senado de 92 escaños

Por otro lado, según ha publicado La Vanguardia, la propuesta de reforma del Senado que está barajando el PSOE consistiría en darle la vuelta a una cámara legislativa que tiene poco poder en el día a día y la convertía en una segunda cámara con capacidad de veto sobre el Congreso.

Comparación del modelo actual de reparto de senadores (izquierda) y la propuesta del PSOE (derecha) (gráfico: ‘La Vanguardia’)

En la propuesta que está estudiando el PSOE, el Senado pasaría de los 266 senadores actuales, elegidos directamente en elecciones generales e indirectamente por los parlamentos autonómicos, a 92, elegidos por los gobiernos autonómicos y no por la ciudadanía directamente.

Cada Comunidad Autónoma tendría tres senadores, a los que sumaría uno más por cada millón de habitantes. Es decir, Cataluña, por ejemplo, dispondría de diez senadores, ganando peso con la reforma; Navarra o La Rioja, en cambio, tendrían solo tres. De este modo, Andalucía, Cataluña y la Comunidad de Madrid serían las CCAA más representadas.

La voz de Barcelona (22.04.2013)

Sé el primero en comentar en «Rubalcaba y Navarro, a punto de dejar al PSOE fuera de Cataluña»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »