La reunión de Unasur, con guion impredecible

La expectativa es un acuerdo que llame a Maduro a una actitud menos beligerante

Vargas Llosa exhorta a poner freno a la “deriva autoritaria que parece estar en marcha” en Venezuela

Jacqueline Fowks / Lima. Horas antes de la reunión de emergencia de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) que se realiza la noche del jueves en Lima, no hay certeza sobre alguna exigencia que planteará el grupo de presidentes al mandatario electo de Venezuela, Nicolás Maduro. Un portavoz cercano a los preparativos de la cita, comentó que si el líder chavista aceptó venir a Lima, sabía que tendría que hacer alguna concesión. Sin embargo, el internacionalista Farid Kahhatt subrayó el mensaje de Maduro antes de subir al avión que lo traía a Lima: “Él viene a probar sus acusaciones a Estados Unidos y la oposición venezolana: no espera nada embarazoso”.

La reunión de emergencia de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) para evaluar la crisis política en Venezuela comenzó a gestionarse desde Lima la noche del martes ha creado expectativas. El escritor y premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, envió desde Río de Janeiro esta tarde una exhortación al presidente peruano Ollanta Humala y a sus colegas sudamericanos a “poner freno a la deriva autoritaria que parece estar en marcha”, mediante un “nuevo escrutinio bajo observación internacional a fin de que Venezuela pueda contar con un gobierno que esté fuera de toda sospecha de ilegitimidad”.

Una hora antes del inicio de la cumbre, en el pleno del Congreso en Lima ha comenzado el debate para autorizar el viaje del mandatario peruano a Venezuela para la investidura de Maduro. Durante la discusión, el parlamentario de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA, la formación que lidera Alan García), Mauricio Mulder, reclamó condiciones básicas que deberían plantearse al gobierno chavista: entre ellas, un comité de seguimiento del proceso que instaure mecanismos de diálogo y auditoría del cómputo de los votos en Venezuela.

Han llegado a la cita los presidentes de Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia, Uruguay, Colombia, Chile, Surinam y Guayana.

Pese a que el grupo parlamentario de Perú Posible expresó en días anteriores su oposición al viaje, la tarde del jueves el líder fundador del partido, el ex presidente Alejandro Toledo, lanzó un tuit modificando radicalmente la posición: “El presidente es el conductor de la política exterior y las FFAA. Es su atribución decidir si va o no a Venezuela”.

A mediodía del jueves, el canciller peruano Rafael Roncagliolo se reunió en privado con la Junta de Portavoces del Congreso, para solicitar al Legislativo autorice el viaje del presidente peruano Humala.

“He sido invitado a una sesión reservada para hablar de las perspectivas de la política exterior peruana, no me corresponde a mí hablar de lo que he hablado con los congresistas”, declaró al salir, cuando fue consultado sobre el viaje a Caracas. Sin embargo, trascendió que pidió al Parlamento ‘carta libre’ para la visita oficial.

“Lamentablemente, no espero que (Unasur) le exija nada a Maduro”, dijo a EL PAÍS el profesor de relaciones internacionales Farid Kahhat. “Sería lo deseable que aprovechen para sugerir públicamente una retorica menos beligerante y la aceptación de una oposición que -le guste o no- tiene la mitad del electorado”, añadió.

Según Kahhatt, uno de los principales internacionalistas peruanos, el saludo de varios países latinoamericanos a la elección de Maduro le recuerda lo ocurrido en el año 2000 con la re-reelección del presidente peruano Alberto Fujimori. “Países lejanos a la región como Costa Rica, Canadá y Estados Unidos, lo cuestionaron; los complacientes fueron los países del vecindario”.

La actitud complaciente con las arbitrariedades del régimen chavista –como la cooptación de las entidades públicas y el uso político de las fuerzas de seguridad–, se ha hecho evidente también en uno de los líderes de la bancada oficialista de Gana Perú, Daniel Abugattás. En una entrevista televisiva la mañana del jueves, declaró que no ha habido ningún cuestionamiento internacional al software utilizado en Venezuela a lo largo de varias elecciones.

Pese a que Ollanta Humala es presidente pro tempore de Unasur, y le corresponde ser anfitrión de la cita de emergencia, cabe recordar sus vínculos con el expresidente venezolano Hugo Chávez. El mandatario fallecido fue uno de los padrinos de Humala en su primera aventura como candidato presidencial en 2006. Un dato más a recordar en estas antiguas relaciones del chavismo con el Perú es que cuando el ex asesor de inteligencia de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, huyó del país en el 2000 por las evidencias de corrupción del régimen, fue cobijado por el gobierno de Chávez. Una extraña coincidencia liga también estos hechos. El día que Montesinos se embarcó en el velero Karisma rumbo a Panamá (camino a Caracas), el entonces comandante del Ejército Humala promovió un levantamiento en el cuartel de su arma en la localidad de Locumba, al sur del país. Fue el 29 de octubre de 2000. El difícil año 2000 zumba hace días en el recuerdo de los peruanos, cuando ven las noticias de Venezuela.

El País, 19-04-2013

Sé el primero en comentar en «La reunión de Unasur, con guion impredecible»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »