Creo, Antonio, que te quedas muy corto e

Creo, Antonio, que te quedas muy corto en tu demasiado amable respuesta a la bloguera Mel. He mirado el video y lo encuentro absurdo y descabellado; lanza unas opiniones como de esas conversaciones frívolas de adolescentes desorientados. No entiendo como nadie puede tomar en serio a esta chica y sus disparates. Aunque también puedo comprenderlo: si dijera cosas profundas y con rigor, nunca podría tener la difusión que ha tenido. Comienzo a escucharlo y veo que comienza con: “el rechazo injustificado y agreviso que tienen TANTÍSIMAS (!) personas hacia los catalanes”.. ¡toma victimismo en estado puro, como aperitivo! Si parte ya de semejante premisa arbitraria y falsa, mal andamos. Pero a continuación consigue superar, lo que no era fácil, su propio nivel de desfachatez: “a mí de pequeña, siempre me han enseñado que lo catalán representa algo malo, algo que hay que odiar, algo que se merece nuestro desprecio” (!!!).. me quedo con los ojos a cuadros, no me lo puedo creer. Será que esta chica pertenece a una familia de violentos ultras y encima habrá asistido a colegios y universidad de la misma calaña o todavía peores; porque dice que “siempre” le han enseñado a odiar lo catalán. Pobrecita, despierta compasión. Lo que no despierta ninguna lástima es la desfachatez con que pretende generalizar ese supuesto universo educativo suyo, que sería totalmente anómalo y en realidad resulta poco creible, salvo que esta chica haya vivido rodeada de un mundo totalmente marginal ultra, como en una burbuja. A partir de puntos de partida tan disparatados, todo lo demás “va de soi”. Basta. Finalmente: no comparto, como sabes, tu opinión sobre Morán. Y si me dejan tranquilo unos minutos, pondré un comentario en su artículo que citas.

Sé el primero en comentar en «Creo, Antonio, que te quedas muy corto e»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »