El TSJC reitera que el bilingüismo escolar ha de adaptarse a toda la clase

Rigau

Rigau anuncia que no cumplirá las sentencias

Las diez sentencias que se han conocido este miércoles recuerdan que la atención individualizada no es una alternativa legal para garantizar el derecho al bilingüismo escolar. ‘No deja de ser paradójico que [desde la Generalidad] se aventure un fracaso en el aprendizaje de ambas lenguas oficiales si se altera el actual sistema lingüístico (en la práctica, monolingüe), cuando tan solo se trata de un mayor empleo del castellano en la proporción que se estime razonable’, señala el TSJC.

Stop discriminaciónAlejandro Tercero.- El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha reiterado la doctrina del Tribunal Supremo, recogida en su sentencia de 19 de febrero pasado, en la que ordena a la Consejería de Enseñanza de la Generalidad introducir el castellano como lengua vehicular escolar junto al catalán en las clases en las que haya, al menos, un padre que así lo solicite.

Así lo recoge en diez autos

, dictados entre el 6 y el 14 de marzo pero que se han conocido este miércoles, relativos a catorce alumnos de diez colegios de toda Cataluña (cinco de la provincia de Barcelona, tres de Tarragona y dos de Gerona), una situación de bilingüismo escolar que afectará a cerca de 300 escolares.

Los autos responden a los recursos que, por una parte, los padres, y por otra, la Generalidad, habían interpuesto contra sendas sentencias emitidas el 3 de enero por el TSJC, que ordenaba cautelarmente a la Consejería de Enseñanza adoptar ‘cuantas medidas sean precisas para adaptar el sistema de enseñanza lingüística, en cuanto afecte al hijo de la recurrente, a la nueva situación creada por la declaración de la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional, que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán‘.

La duda radicaba en el significado de la frase ‘en cuanto al hijo de la recurrente’. La Generalidad pretendía ofrecer ‘atención individualizada’ al alumno afectado, esto es, traducirle algunas frases al castellano durante las clases, algo que, sin embargo, ha sido declarado ilegal en reiteradas ocasiones por el Tribunal Supremo. Los padres, en cambio, solicitaban al tribunal que revisase la sentencia por el riesgo a que la Generalidad tratase de soslayarla, precisamente, mediante esa ‘atención individualizada’.

‘El sistema [bilingüe] ha de adpatarse a toda la clase’

El TSJC, que ha rechazado los recursos de ambas partes, se ha limitado a aclarar su posición recogida en las sentencias del 3 de enero, pero lo ha hecho de forma contundente:

‘El [recurso] de la parte actora [los padres] entiende equivocadamente, tal vez por la redacción de la parte dispositiva del auto [del 3 de enero], que las medidas acordadas sobre la necesaria adaptación del sistema de enseñanza lingüística a la consideración del castellano también como lengua vehicular, supone simplemente la atención individualizada del alumno en esta lengua. Ello no es así. El sistema ha de adaptarse a toda la clase (o unidad escolar) de la que forma parte ese alumno. Lo acordado afecta al alumno juntamente con sus compañeros. De otro modo, como bien aduce, o tendría que ser separado el hijo de la parte actora en edad escolar en una clase aparte, o permanecería en la misma con una atención individualizada, fórmula que si bien admitida por esta Sala en la sentencia de 25 de mayo de 2009, que cita la representación letrada de la Generalidad en su escrito de oposición, ha sido rechazada específicamente por la sentencia del Tribunal Supremo de 12 de junio de 2012′.

En esa sentencia, el Tribunal Supremo advirtió de que el bilingüismo escolar al que tienen derecho los alumnos que lo soliciten ‘es algo bien distinto de la atención individualizada en castellano que conduce a una situación de discriminación permanente idéntica a la separación en grupos de clase por razón de lengua habitual, y que desnaturalizaría ese derecho al condicionarlo a la obligación de solicitarlo, incurriendo de ese modo la norma en inconstitucionalidad’.

El TSJC advierte de que, debido a que no existe ‘ningún derecho de opción a recibir la enseñanza exclusivamente en una sola de las lenguas oficiales’, no puede argumentarse para incumplir el bilingüismo escolar el hecho de que ‘esta decisión afecta a los escolares que forman parte de la misma clase que el hijo de la parte actora y cuyos padres pueden querer y desear que el modelo lingüísico escolar no se modifique’.

Por último, el TSJC reconoce que la ‘enseñanza conjunta en ambas lenguas al hijo en edad escolar de la parte actora [los padres recurrientes] juntamente con sus compañeros del aula’ debe hacerse ‘en la forma y proporción que determine la Administración [autonómica] a la vista de determinadas pautas’, pero siempre que no se excluya el castellano:

‘Es cierto que el modelo de conjunción lingüístico o bilingüismo integral es conforme con el bloque de la constitucionalidad y que, asimismo, es constitucionalmente legítimo que el catalán, en atención al objetivo de normalización lingüística en Cataluña, sea el centro de gravedad de este modelo de bilingüismo. Así se desprende de la doctrina del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, y así lo ha recogido esta Sala expresamente en las sentencias del 29 de mayo de 2012, pero una cosa es que el catalán sea el centro de gravedad y otra que ocupe todo el espacio, hasta el punto de que en los casos examinados por esta Sala tan solo se empleaba el castellano durante tres horas semanales, dedicadas al aprendizaje de este idioma, como también se recogía en esas sentencias.

Y, como segunda precisión, que no deja de ser paradójico que se aventure un fracaso en el aprendizaje de ambas lenguas oficiales si se altera el actual sistema lingüístico (en la práctica, monolingüe), cuando tan solo se trata de un mayor empleo del castellano en la proporción que se estime razonable’.

La Generalidad anuncia que no cumplirá las sentencias

La respuesta de la consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau (CiU), no se ha hecho esperar y, como era previsible aunque no por ello menos inaudito, ha anunciado que no piensan cumplir las sentencias del TSJC.

“No contemplamos la posibilidad de ejecutar esta resolución en sus propios términos porque confiamos que la resolución al recurso que hemos presentado nos será favorable”, ha señalado en una comparecencia de urgencia ante los medios de comunicación.

Para justificar su desacato a lo ordenado por los tribunales, la dirigente nacionalista ha apelado a que se trata de una sentencia cautelar -lo que, en realidad, haría más inaplazable su cumplimiento-, y ha indicado que esperarán a que se resuelva el recurso de casación presentado por la Generalidad ante el Tribunal Supremo.

Rigau ha insistido en que se limitarán a seguir ofreciendo atención individualizada en castellano a los alumnos -aunque únicamente de infantil y primeros cursos de primaria- cuyos padres así lo solicite, pese a que ha sido expresamente prohibido por el Tribunal Supremo. “Continuaremos trabajando como hemos hecho hasta ahora”, ha concluido.

La voz de Barcelona (10.04.2013)

Sé el primero en comentar en «El TSJC reitera que el bilingüismo escolar ha de adaptarse a toda la clase»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »