Continuismo neoliberal

 
 
El designado monárquicamente ha devaluado al mal llamado Bolívar fuerte en dos oportunidades: el oficial de 4.30-6.30 Bs/$ y más recientemente el correspondiente al desaparecido Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (SITME), de 6,30 a 12-15 Bs/$  a través de la modalidad de la subasta. Estas devaluaciones representan la aplicación de un verdadero paquete de medidas económicas de corte neoliberal, al mejor estilo de las dictadas por el Fondo Monetario Internacional.
 
Estas devaluaciones forman parte de un paquete de medidas orientadas a paliar el déficit fiscal, el cual alcanza 20 puntos del PIB. Déficit que es el producto del fracaso de un modelo económico antinacional que ha destruido el aparato productivo y que ha incentivado las importaciones en forma masiva ($56.000 millones en 2012), la expansión irracional del gasto público con fines electorales, así como una absurda carrera armamentista que consume importantes recursos de nuestro presupuesto nacional.
 

Estas nuevas devaluaciones ocurren durante el ejercicio de un régimen que ha recibido ingresos superiores a los 1.300.00 millones de dólares por concepto de la renta petrolera, que ha aumentado en forma irresponsable sus deudas internas y externas, y que ha prácticamente hipotecado PDVSA* al capital transnacional. Nuestra deuda pública nacional se ha elevado de 34 millardos de dólares (1999) a más de 140 millardos de dólares (2011), ello sin contar los préstamos binacionales que se han pactado con países como Rusia, Brasil y el endeudamiento correspondiente al “misterioso” Fondo Chino, el cual desconocemos. Parte de esa deuda es la correspondiente a los préstamos con la banca comercial nacional e internacional, a los “bonos de la deuda soberana” o de PDVSA, así como al pago de empresas extranjeras que han sido estatizadas recientemente. El pago de los servicios de la misma se elevará de un 18% (2012) a un 22% en el 2013.
 

Es un verdadero paquete neoliberal-hambreador y entreguista que el fachochavismo pretende imponer bajo la falaz etiqueta de ser “medidas socialistas” para proteger los intereses de la nación. Estas perversas devaluaciones ocasionarán un gran impacto inflacionario (20% o más) en sectores prioritarios y de un 80% en el resto de la vida nacional. Las consecuencias serán más empobrecimiento del pueblo, una mayor entrega de la soberanía nacional y una mayor inflación con la correspondiente caída del poder de compra de los ya deprimidos salarios.
 

Vivimos las consecuencias de un capitalismo de Estado dependiente, monoproductor, rentista-importador que se ha consolidado durante los últimos 14 años y que falazmente se ha publicitado como el “socialismo del siglo XXI”. El modelo “neoliberal importador” que impuso el fallecido tte coronel es hoy continuado por el monárquico-usurpador de Maduro y su grupete cívico-militar.
 
* Petróleos de Venezuela S.A.

 
José Rafael López Padrino, Soberanía.org, 31-03-2013

Sé el primero en comentar en «Continuismo neoliberal»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »