Declaración sobre el asalto de la UE a Chipre

Ahora es totalmente evidente que los líderes de la UE están recorriendo un camino que va abiertamente en contra de los pueblos europeos. La estrategia del gobierno alemán, con las bendiciones del capital financiero especulativo en Europa, es una estrategia de colonización de todo el sur de Europa, en especial, de Grecia y Chipre.

Una herramienta clave para la implementación de esta estrategia es la extorsión basada en la deuda, la misma deuda que asola el sur del continente con las políticas neoliberales de austeridad. Incluso si la deuda no existiera, la habrían inventado con el fin de servir a sus objetivos. La decisión del Eurogrupo del pasado Viernes pone en peligro la estabilidad del sistema financiero de toda la zona euro. Se trata de una bomba en las bases de la estabilidad, no sólo del sistema bancario en Chipre, sino en toda Europa. Esta decisión debe ser cancelada antes de que cause pérdidas irreversibles.

Por parte del gobierno griego, en base a declaraciones de portavoces de Stournaras y Samaras, se ha dado apoyo a estas decisiones inaceptables. El gobierno griego no ha dudado en aceptar la propuesta de recorte de los depósitos de los ciudadanos chipriotas, creando así un precedente inaceptable para los países en riesgo en la zona euro. Con esta decisión, el gobierno griego contrae una responsabilidad histórica, sin ni siquiera proporcionar cualquier tipo de información al pueblo y el Parlamento griego. Ayer pedí por carta al presidente del parlamento una sesión urgente en la asamblea nacional para que nos informen de la postura tomada por el gobierno griego el pasado Viernes en la reunión del Eurogrupo. Por desgracia, se ha negado con excusas baratas.

Pero la cuestión permanece. El gobierno griego no tiene derecho a apoyar, sin la aprobación del parlamento, una decisión que disuelve de hecho el sistema financiero chipriota y plantea enormes riesgos en el sistema financiero griego. Hago un llamamiento urgente al primer ministro para que convoque una sesión extraordinaria del parlamento. No sólo tiene el derecho a hacerlo, sino que es también su obligación.

De acuerdo con nuestras estimaciones, el objetivo último de la decisión política del Eurogrupo no es el rescate de la economía chipriota, sino imponer un régimen de dominación económica absoluta en Chipre, que es de hecho una región geopolítica de valor particular. Parece evidente que el objetivo pueda ser asegurar anticipadamente el acceso a los recursos energéticos del país, incluidos los hidrocarburos. Y el gobierno griego tiene una gran responsabilidad en que se aceptara la decisión del Eurogrupo. El primer ministro griego ha atado el país al carro del memorándum de la señora Merkel, arruinando todas las ventajas conseguidas en las negociaciones que siguieron a las elecciones griegas y rompiendo todas las promesas hechas de renegociación, y ahora acepta, o es incluso cómplice, de la nueva colonización de la república chipriota. Una vez más ignora y devalúa la necesaria política exterior multidimensional, y el papel que deben jugar la intervención de las organizaciones populares y la población en la evolución de Grecia y Chipre.

Pero hay límites en la tolerancia y la paciencia de la gente. Instamos al gobierno, aunque sea en retrospectiva, a no validar una decisión que significa la colonización de Chipre y la disolución de su economía. Y a llamar a una cumbre extraordinaria de la UE, para dejar claro que la parte griega no acepta esa opción.

La decisión del parlamento chipriota determina no sólo el futuro de Chipre, sino posiblemente de la Eurozona entera. El NO orgulloso del parlamento chipriota a los planes de disolución del país será, al mismo tiempo, el NO de todos los pueblos europeos a un callejón autodestructivo y sin salida para Europa, al tiempo que demuestra que, incluso en el momento más difícil, hay espacio para la resistencia y la negociación.

Quienes piensan que pueden chantajear constantemente y jugar con fuego, deben ahora consideran sus responsabilidades. Y sobre todo darse cuenta de que, aparte de los gobiernos que controlan como el griego y los gobiernos pro-memorándum, hay gente que no va a rendirse sin luchar. Los pueblos de Europa no han dicho aún su última palabra. El pueblo griego y chipriota deben iniciar un contraataque total de los pueblos de Europa contra los planes destructivos de los líderes de la UE, allanando el camino para la construcción de otra Europa, la Europa de la solidaridad, la democracia y la cohesión social.

Líder de la Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA) y presidente de Synaspismos (SYN)

Alexis Tsipras, Tercera Información, 21-03-2013

Sé el primero en comentar en «Declaración sobre el asalto de la UE a Chipre»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »