El cese de Oriol Pujol y el ocaso de Mas

Recoder y Mas

Recoder visto como la única alternativa a una CDC inexistente como partido

Alfons Quintà.- “Hoy CDC no existe como partido”, me dice un dirigente del partido de Mas. La fuente forma parte de la media docena larga de cuadros y dirigentes de CDC con los cuales he estado hablando en los últimos días.

“Por suerte – me dice uno de ellos – todos los partidos están fatal, pero nosotros tenemos el drama añadido de que tendríamos que gobernar y de haber puesto al país en el callejón sin salida del independentismo”. Lo que me manifiesta esta fuente liga con una divertida afirmación de un suyo compañero: “Estamos en un momento en que ya no sabemos si somos de los nuestros”.

Me describen un partido sin dirección, dividido en clanes y a la espera de lo que sea, en especial de ver si la imputación de Oriol Pujol lleva a designar a Lluís Recoder como presidente del grupo parlamentario de CiU. “El próximo día D y hora H será la probable dimisión de Oriol Pujol. Entonces veremos si Mas puede efectuar una maniobra de control o bien todo se le empieza a escapar de las manos”, me dice un informante de CDC, como todos.

Mayoría de parlamentarios por Recoder
Una fuente me dice “Todas las espadas están alzadas. Mas quiere evitar la designación de Recoder porque mostraría que dentro de CDC hay una alternativa, que entonces acontecería visible. Según un sondeo que hemos efectuado, de los 50 diputados de CiU al Parlamento, unos 40 votarían a favor de tener Recoder como presidente de grupo, si no hubieran fuertes presiones. Después de la última reunión de la dirección de la federación de CiU no hay ninguna duda de que Jordi Pujol, Felip Puig y Duran Lleida (y por lo tanto los diputados de UDC) apoyan a Recorder, porque quieren una rebaja inmediata de las tensiones con el Estado”.

Mas puede intentar proponer a otro candidato, o promocionar al ahora insignificante portavoz, el “talibán” Jordi Turull, pero esto mostraría el miedo que Mas tiene de Recoder. En cuanto a credenciales personales nadie tiene de comparables a las de Recoder. Este es el único diputado que ha sido conseller de la Generalitat, después de que Josep Lluís Cleries pasara a ser senador. Hay que recordar que los debates capitales los concluye el presidente del grupo. Si lo fuera Recoder tendría un tono y un contenido diferente del de Mas, que hoy parece el principal promotor del voto de ERC”.

Recoder mejor valorado que Mas
Todas las fuentes coinciden al destacar la fuerza de Recorder, como alternativa a Mas. Una de ellas, que muestra tener buenos conocimientos de política internacional, me dice: “Para hacer caer a Margaret Thatcher, en el 1990, hubo bastante con una votación interna de los diputados conservadores”.

También justo es decir que si ahora todos los militantes de CDC efectuaran una votación interna y secreta respecto a si prefieren Mas o Recoder, seguro que ganaría Recoder. Pero el nombre de este hoy es un tabú. Hace poco, un grupito de diputados estaba hablando informalmente:”Cuando uno de ellos citó, banalmente, a Recoder. Todo el mundo calló y el grupo se disolvió en menos de un minuto”.

Fin de la dirección: desaparecidos los “Argumentario!”
Un dato espectacular consiste en que desde las elecciones del 25-N los dirigentes y militantes no han recibido ningún “Argumentario!“, un documento de varías páginas con el cual la dirección exponía la línea del partido y explicaba las políticas a defender en debates públicos. Era sólo de distribución interna. Pero este diario reprodujo algunos, en particular lo planteaba la manifestación del 11-s de manera muy diferente a lo que después Artur Mas asumió.

Rull exponiendo el tema de la ruptura con UDC

Unos empiezan su relato explicando la reunión del ejecutivo de CDC del pasado lunes. Josep Rull, secretario de organización, “talibán” puro y virtual líder del partido, al estar “tocado” Oriol Pujol, dijo que había recibido muchas cartas de militantes pidiendo que CDC rompiera con UDC.

Este método insistente en usar cartas imprecisas es usado a veces, cuando se quiere decir algo que se piensa pero haciendo ver que viene de otro. Rull acababa de tener una polémica pública con Duran. Este se había referido, también eufemísticamente, a una posible pérdida de centralidad por parte de CiU. Traduciéndolo a la realidad, Duran quería decir que ERC se está quedando el voto de CiU, cosa evidente. Volviéndolo a traducir a la realidad más casera, Duran quería decir que muchos políticos de CiU perderán el cargo político – un trabajo que pueden aspirar a hacer ver que saben hacer – y muchas mujeres, cuñados o cuñadas, hermanos o hermanas, primos o primas dejarán de tener un trabajo o, mejor dicho, un sueldo a un consejo comarcal o algún organismo politiquero.

Xavier Trias, y otros, viendo a venir el fin de Mas
El alcalde Xavier Trias acaba de llegar a un importante acuerdo sobre inversiones municipales con el PP, evitando así una moción de confianza y encarando el tema presupuestario. En Reus continúa el acuerdo entre CiU y PP. En la Diputación de Tarragona y en dos consejos comarcales tarraconenses pasa lo mismo. Los alcaldes del PP de Badalona y de Castelldefels no parece que estén temblando por poder perder su poltrona, a pesar de que CiU acordó echar de los ayuntamientos al PP.

Cómo me dice una alta fuente, “Dentro de CDC se viene a decir que si Mas quiere ser una especie de Moisés, pero que se quiere inmolar, se le viene a contestar, con hechos, que pase delante, que otros (cómo Trias) ya buscarán como sobrevivir en su parcela de poder”.

CDC naufragando y ERC aprovechándose

Por lo tanto, queda claro que CDC, como organización unida está naufragando, mientras que ERC se aprovecha. Además, ERC tiene una gran ventaja. Como el movimiento de Grillo en Italia, ERC dice que quiere ganar pero no mandar. De hecho no podría, dado que la capacidad de los cuadros de ERC es espeleológica, como ya se demostró con el Tripartito. Para descarriar crías y cortar el máximo el bacalao (es decir cargos) ERC es insuperable. Pero resolver nada de concreto nunca ha estado en su horizonte.

En cambio Mas, ya está en el poder y es visto como la reedición de los 23 años de poder total de Pujol. Él no puede jugar a aquella demagogia, si bien lo hace y en la práctica no manda porque no sabe qué quiere ni como incidir hoy mismo en nuestros graves problemas. Resulta increíble que Catalunya no tenga ni un borrador de presupuesto, mientras que todas las otras Comunidades Autónomas ya han elaborado el suyo. La culpa, afirma Mas que es de “Madrit”. Ay caramba, quién lo diría. ¿En esto también?

Clanes y corrupción
En no existir una dirección, hay clanes, que es la forma más antigua, es decir más primaria, de organización social, la de la prehistoria. La corrupción y los escándalos lo han reforzado: todos los clanes consideran los temas que pueden afectar al propio clan como condenables, mientras que los que pueden afectar a otros clanes ya no lo son.

Así, Felip Puig quiere (justamente) el cese de Xavier Martorell, de quien la lista de noticias que no lo dejan bien (que diría mi abuela) se va alargando. Que CDC diga que por razones de agotamiento Martorell tenga que dejar el cargo de líder de CDC en Sant Cugat pero no la Dirección general de Prisiones pasa a formar parte del adagio “cuando no sepas qué decir, haz alguna cosa muy gorda”. Mi abuela también diría que no tienen educación ni vergüenza.

Presuntas corrupciones y escándalos
Pero, ay las, respecto a Martorell, su líder de clan (muy pequeño: son ellos dos), Germà Gordó, el defensa. ¿Volvemos a la prehistoria? ¿No habíamos quedado que CDC era un partido moderno y (ha, ha, ha) unido por un gran discurso, envidiado en Europa y en el mundo mundial?

Respecto al también inefable Xavier Crespo, los papeles se cambian. Al diputado de CDC y exalcalde de Lloret, de pésimas amistades rusas, Felip Puig lo defiende y, por lo tanto, Gordó lo acusa, si bien con la boca muy pequeña, por supuesto. Aquí y ahora, no veo que ser conseller de Justicia constituya ninguna garantía.

Crespo podía haber mandado a los Mossos

Una fuente de CDC me recuerda que “Cuando fue designado conseller de Interior, Felip Puig pretendió que Crespo fuera su principal colaborador, como jefe policial supremo. Pero Mas se opuso. No puedo demostrar que Mas tuviera conocimiento de razones que ahora podemos sospechar para oponerse. Pero creo que pueden haber interrogantes”.

En todos los casos de corrupción hay que distinguir entre aquellos que, por las presuntas cantidades que se podrían mover, pudieran corresponder a digamos aprovechamientos personales locales y aquellos, más jugosos, que podrían llevar a considerar financiaciones políticas, más amplias, de organizaciones políticas. Es todo un tema: ¿donde iba a parar el presunto dinero?

Los frentes de CDC son múltiples, el desprestigio de Mas creciente, la carencia de liderazgo monumental y todo ello esperpéntico. “De hecho, nadie se cree nada que pueda llegar de la dirección de CDC. No se puede tomar seriamente. Pero Mas continúa impasible, haciendo ver que se cree lo que dice. Esto seria muy grave.

Oponerse abiertamente a Mas buscando un “plan B”
Mas y Homs viven en un mundo que no es el mundo de CDC, mientras que Jordi Pujol, viejo especialista en intentar pescar en aguas movidas, no dice nada. Esto no significa que él, junto con Felip Puig y Duran Lleida no hagan nada. Más bien permite intuir lo contrario.

Ahora mismo, la piedra de toque es la muy probable dimisión de los cargos (no del escaño, que implica aforo) de Oriol Pujol. Si Mas quiere a Catalunya más que su poltrona, fomentaría o no impediría un “plan B” para CDC. De momento, no hay ni indicios. Mis informantes, repito que todos con carné de CDC en el bolsillo, creen que la recuperación de una cierta normalidad y una cierta serenidad “pasa por ir, ahora, totalmente y pronto abiertamente, en contra de Mas”. Hay tema y habrá más.

eldebat.cat (5.03.2013)

Sé el primero en comentar en «El cese de Oriol Pujol y el ocaso de Mas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »