El PSC vota a favor del referendo secesionista de Mas en el Congreso

 
Navarro convierte una crisis del PSC en un cisma del PSOE. Chacón se desmarca del PSC y se opone a las iniciativas de “partidos que han puesto en marcha un proceso de soberanía de Cataluña, de ruptura de Cataluña con [el resto de] España”, porque sus “convicciones” están por el entendimiento. Pero no vota con el PSOE y se queda en su escaño sin votar. Rubalcaba informa de que renegociará el pacto entre los dos partidos. En el PSOE no descartan la ruptura definitiva con el PSC
 
Daniel Tercero / El PSC se ha desmarcado del PSOE en el Congreso y, este martes, los catorce congresistas escogidos en las cuatro circunscripciones de la Comunidad han roto la disciplina de voto apoyando dos propuestas de resolución a favor de celebrar una referendo secesionista en Cataluña, lo que dejaría implícito que la soberanía no recae en el pueblo español, presentadas por la Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA y CHA) y CiU. El PSOE ha votado en contra.

Por primera vez, el PSC ha roto la disciplina de voto en el Congreso -lo que sobre el papel supondría una sanción interna según el reglamento del grupo parlamentario aunque no se ha descartado hacer la vista gorda- y ha puesto de manifiesto que el partido que lidera Alfredo Pérez Rubalcaba controla tan solo 96 escaños en la Cámara Baja. El PP tiene 186. De esta manera, el PSC se ha convertido ya en el principal problema para el PSOE, tanto internamente como de cara a convertirse en alternativa al Gobierno.

Ordenados por Pere Navarro, primer secretario del PSC, trece de los catorce congresistas de esta formación (que en las elecciones generales se presentan bajo la marca PSC-PSOE, nombre real del partido) han votado a favor de dos propuestas, en el marco de las resoluciones finales del Debate sobre el estado de la Nación, que piden al Ejecutivo permitir un referendo secesionista en Cataluña, pese a que esta prerrogativa no es potestad del Gobierno.

Así, el texto de CiU (rechazado con 60 votos a favor y 275 en contra, de 335 congresistas presentes en el momento de la votación) señalaba que el Congreso inste al Gobierno ‘a iniciar un diálogo con el Gobierno de la Generalidad, en aras a posibilitar la celebración de una consulta a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña para decidir su futuro’. Y la propuesta de la Izquierda Plural (rechazada con 59 votos a favor, 272 en contra, dos abstenciones y 333 congresistas presentes) pedía que el Gobierno negociara ‘con las fuerzas parlamentarias de Cataluña la celebración de un referendo que permita conocer la voluntad de la ciudadanía de Cataluña sobre su futuro político, utilizando los mecanismos legales previstos’. Ninguna de las dos propuestas ha sido aprobada.

Chacón, con el PSOE

Por si la indisciplina del PSC no fuera suficiente, Carme Chacón ha decidido desmarcarse de su partido y se ha quedado en su escaño sin votar -en ninguna de las dos propuestas de resolución- al lado del PSOE, ni en contra del PSC. La ex ministra, número uno por Barcelona en las elecciones generales de 2011 y ex candidata a liderar el PSOE ha señalado unas horas antes de la votación que no compartía la decisión de sus compañeros de partido por una cuestión de “convicciones”.

Chacón, en declaraciones a los periodistas, ha explicado que entre el compromiso adquirido en el programa electoral del PSC y sus “convicciones” no tenía ninguna duda. Y menos aún si era para dar apoyo a unas iniciativas de “partidos que han puesto en marcha un proceso de soberanía de Cataluña, de ruptura de Cataluña con [el resto de] España”.

La congresista, finalmente, ha defendido que debe haber “un entendimiento” de “Cataluña con el resto de España”; y ha puesto su escaño en la Cámara Baja a disposición de Navarro. Este, en una entrevista radiofónica, sin ratificar a la congresista ha indicado que no es a él a quien le “toca decidir” sobre el escaño de Chacón: “Es una decisión que tiene que tomar ella”.

En este sentido, las primeras voces a favor de Chacón desde dentro del PSC tampoco se han hecho esperar. Así, en un apunte en su blog, Francesc Xavier Marín Vázquez, director de la Escola Xavier Soto del PSC, ha recordado que en las elecciones generales el partido que lidera Navarro no llevaba en su programa apoyar ningún referendo secesionista y ha defendido la postura ‘coherente’ y honrada de la congresista.

“Deslealtad”

La decisión del PSC se dio a conocer el lunes, tras la reunión de la dirección. La nueva polémica enturbiará un poco más, si cabe, las relaciones entre los dos partidos -y en el seno de ambos, pues cada vez se oyen más voces en contra de las dos direcciones-, que atraviesan el peor momento en los últimos 35 años, tras el pacto que supuso la desaparición de la Federación Catalana del PSOE.

En este sentido, en los últimos meses no hay semana en la que no se pongan de manifiesto públicamente las diferencias entre ambas formaciones. El último ejemplo, el miércoles pasado, poco antes de que Rubalcaba tomara la palabra en el Debate sobre el estado de la Nación, cuando Navarro pidió la abdicación del Rey. Antes de que acabara la conferencia del líder del PSC en Barcelona, el PSOE ya se había desmarcado de él.

Este lunes, en el seno de la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, una vez el PSC había informado de que se posicionarían junto a CiU en lugar de con el PSOE en la votación en el Congreso, se han producido críticas muy duras contra los socialistas de Cataluña por su “deslealtad”. Unas críticas que, incluso, según ha publicado Efe, han sido pronunciadas por el propio Rubalcaba, visiblemente enojado.

Ya por la tarde de este lunes, durante una larga reunión entre Rubalcaba, Navarro, Elena Valenciano (PSOE) y Antoni Balmón (PSC), la crisis abierta por el PSC ha dejado paso a un cisma en el PSOE. No hubo acuerdo, sí muchos reproches y el inicio de una larga serie de desencuentros entre los dos partidos en el Congreso a medida que CiU y ERC -con la colaboración de ICV-EUiA- lleven el tema secesionista a la Cámara Baja.

Algo que no entiende “ni el 90% de los militantes”

Unas horas antes de la votación, este martes, el líder del PSOE, en una conferencia en Madrid, ha informado de que los dos partidos “revisarán” las normas que rigen las relaciones, pero no ha especificado en qué dirección irán estas revisiones: si hacia mayor coordinación o hacia mayor alejamiento.

En este sentido, Rubalcaba ha querido dejar claro que, en su opinión, tanto PSC como PSOE defienden que “Cataluña y España tienen que seguir juntas” y ha asegurado que ninguno de los dos partidos está “a favor de la independencia de Cataluña”. “Que nadie tenga ninguna duda”, ha añadido.

Rubalcaba ha indicado que ha de restablecer “las relaciones” con Navarro “o plantear un escenario nuevo”. Pero siempre bajo unas condiciones, ha añadido, que no permitan poner en duda “aspectos que tienen que ver con la Jefatura del Estado y que en el Congreso de los Diputados se rompa la disciplina de voto, aunque eso esté en los papeles” -en referencia al programa electoral del PSC- porque, a su juicio, es algo que no entiende “ni el 90% de los militantes del partido”.

El dirigente socialista que ha ido más allá ha sido Alfonso Guerra, ex vicepresidente del Gobierno y ex número dos del PSOE. Durante la reunión del grupo parlamentario del PSOE en el Congreso, ha señalado que ha llegado el momento de plantear la posibilidad de romper con el PSC, si los socialistas de Cataluña siguen apoyando posiciones nacionalistas “retando” al PSOE.

En el mismo sentido que Guerra, más o menos duros, se han manifestado José María Benegas, José Blanco, Consuelo Rumí, Pepe Martínez Olmos y, entre otros, Carmela Silva, según han señalado fuentes socialistas a Europa Press.

“Fue bonito mientras duró”

Entre este 90% se encuentran muchos de los líderes autonómicos y locales del PSOE. Los que de momento se han manifestado no cierran la puerta a todo tipo de soluciones, incluida la ruptura definitiva con el PSC, lo que supondría que el PSOE se presentara en las elecciones al Parlamento autonómico de Cataluña y recuperara el estatus de partido político que se presenta en toda España.

En esta dirección se han manifestado públicamente Guillermo Fernández Vara, líder del PSOE de Extremadura. “Si el PSC se puede pronunciar sobre la estructura de Estado sin que lo conozca el PSOE, fue bonito mientras duró”, ha indicado, y ha añadido que “hay que plantear esto con toda claridad”.

Además ha recordado que “el PSOE sin el PSC tiene un problema”, pero “el PSOE sin la E de España tiene un gran problema”. Tomás Gómez, líder del PSOE de la Comunidad de Madrid, por su parte, ha indicado que la actual situación que viven PSOE y PSC es “un fracaso” de los dos partidos. Gómez ha defendido, sin embargo, que se han de mantener las relaciones orgánicas entre los dos.

Las formaciones nacionalistas felicitan al PSC

En clave autonómica, Francesc Homs (CiU), ha señalado en rueda de prensa que esta “decisión” del PSC es “histórica” y ha manifestado que, desde la Generalidad, se ha celebrado. Homs ha indicado que “se planta una semilla” en favor de que se celebre un referendo secesionista en Cataluña.

En la misma línea de Homs se ha manifestado, un par de horas antes de la votación, Artur Mas (CiU), presidente autonómico, que ha felicitado al PSC por estar “en este lado”, junto a los nacionalistas de Cataluña, para “construir mayorías” en la Comunidad en relación al proceso secesionista que ha puesto en marcha CiU.

Joan Coscubiela, portavoz de ICV-EUiA en el Congreso y miembro de la Izquierda Plural, ha señalado que “es una buena noticia” que el PSC se haya sumado “al amplio bloque social y político” en favor de celebrar un referendo secesionista; y Joan Tardà, congresista de ERC, ha celebrado “la unidad en el derecho a decidir” y ha advertido que espera “nuevas sumas y ninguna deserción más”.

“El PSOE pierde su marca original en Cataluña”

Finalmente, el PP catalán y Ciudadanos no han perdido la ocasión para criticar al PSC y poner de manifiesto la imposibilidad de votar socialista en Cataluña sin que se cuele un sesgo nacionalista. Así lo ha manifestado Enric Millo, portavoz del PP en el Parlamento autonómico, que ha señalado que, con la votación en el Congreso, se ha evidenciado que “el PSC se apunta al camino de la ruptura con [el resto de] España”.

Para Millo, “estamos asistiendo a la autodestrucción a la que está sometiendo Pere Navarro a su partido” y ha indicado que, en su opinión, la formación socialista se ha quitado “la careta de la mano de CiU y ERC, y ahora van juntos en la voluntad de separar Cataluña [del resto] de España”. “El PSOE pierde su marca original en Cataluña”, ha añadido el portavoz popular.

Por su parte, Jordi Cañas, portavoz de Ciudadanos en la Cámara autonómica, ha calificado de “lío” entre PSC y PSOE la votación en el Congreso. El diputado autonómico de la formación liberal-progresista ha añadido que, desde su punto de vista, “al PSC y al PSOE solo les une la P de partido, pero como participio del verbo partir”, porque están “rotos”. Para Cañas, si Rubalcaba “no puede mandar ni en su casa es imposible que pueda dirigir el Gobierno de España”.

La Voz de Barcelona, 26-02-2013

Sé el primero en comentar en «El PSC vota a favor del referendo secesionista de Mas en el Congreso»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »