La crisis está aumentando la desigualdad salarial entre hombres y mujeres

CCOO advierte que la lucha contra la discriminación salarial es la lucha por un empleo de calidad; por la defensa de los servicios públicos y contra los recortes económicos, sociales y de derechos que incrementan las desigualdades y la pobreza

La discriminación salarial de género es una de las principales manifestaciones de la desigualdad laboral entre hombres y mujeres. Según el estudio ”Crisis y discriminación salarial de género”, elaborado por CCOO, entre 2008 y 2010 la brecha salarial entre hombres y mujeres ha aumentado de 5.292 a 5.745 euros y ha subido de 28 a 29,1 puntos porcentuales. Es decir, con la crisis está aumentando la desigualdad salarial media entre ambos sexos. Una elevada y creciente brecha salarial entre mujeres y hombres que, como advierte Carmen Bravo Sueskun, responsable de la Secretaría Confederal de la Mujer de CCOO, “se explica mediante diferentes variables: la jornada laboral, el tipo de contrato, la ocupación laboral, el sector de actividad, los componentes del salario… y por la variación de la discriminación salarial por razón de género”.

La desigualdad retributiva, es decir, la menor retribución que perciben las mujeres en relación a los hombres por un trabajo de igual valor, es uno de los más persistentes y lacerantes indicadores de la desigualdad de género que aún perdura en el empleo. Esto se traduce, tomando como ejemplo los datos de la Encuesta de Estructura Salarial 2010, en que una mujer tiene que trabajar 62 días más que un hombre para lograr la misma retribución salarial anual por un trabajo equiparable.

Situación sociolaboral de las mujeres en la UE

Según el estudio publicado en la Gaceta Sindical de CCOO el efecto de la crisis económica sobre el empleo ha sido desigual en los países de la Unión Europea. Así, mientras que en Alemania el empleo ha registrado un marcado descenso. Una situación que se explica, en parte, por la forma de gestionar la crisis en cada país, ya que en Alemania la opción ha sido reducir el número de horas para continuar trabajando todas y todos; mientras que en España e Italia la opción elegida es el despido.

A pesar de la crisis, las mujeres tienen cada vez mayor presencia en el mercado de trabajo en toda la Unión Europea, con grandes diferencias respecto de los hombres en cuanto a tipo de jornada y tipo de contrato.

Tipo de contrato

En la UE, en 2010, el 14% de la población asalariada tenía un contrato de duración determinada; Alemania, Francia e Italia se han mantenido en torno a este porcentaje en el periodo 2007- 2010. En España, en el periodo 2007- 2010, se produjo un descenso de este tipo de contratos, pasando del 32% al 25%, siendo la caída más marcada en la contratación de las mujeres.

El 32% de las mujeres que trabajan en la UE lo hacen a tiempo parcial, lo que supone un porcentaje cuatro veces superior al de hombres (8%). Analizando los motivos por los cuales se acogen a este tipo de jornada, el 45% de las mujeres con contrato a tiempo parcial en la UE especifica que es debido a que tienen que cuidar a menores o personas enfermas o por otras responsabilidades familiares, y el 24% indica que es debido a no encontrar empleo a tiempo completo. En España esta tendencia se rompe debido a que el 48% de las mujeres que trabajan a tiempo parcial alegan no encontrar empleo a tiempo completo, mientras que el 27% alega las razones de cuidados y responsabilidades familiares.

El empleo a tiempo parcial se configura como una forma de acceso al empleo en el inicio de la vida laboral, tanto para las mujeres como para los hombres, aun siendo la situación más desfavorable para las mujeres. Así, en la Unión Europea, el 22% de los hombres entre 15 y 24 años tiene un contrato a tiempo parcial, en el caso de las mujeres este porcentaje asciende al 37%.

Diferencia salarial

En la Unión Europea la diferencia salario / hora entre sexos es del 16,4 %; sin embargo, se observan disparidades entre los Estados miembros con una diferencia que oscila desde menos del 10% de Italia a más del 20% en Alemania.

La ganancia media anual de las mujeres es menor a la de los hombres en cualquier país de la UE; existen marcadas diferencias que van desde 10.507euros de Alemania hasta los 5.322 euros de Italia.

Expresando la brecha salarial en términos del salario de los hombres respecto del salario de las mujeres, el salario de los hombres equivale al 125% del salario femenino en España; es decir, el salario medio anual de las mujeres debería incrementarse un 25% para equiparase al de los hombres.

La presencia de mujeres en el mercado laboral español no ha dejado de aumentar en los últimos años, incrementándose de forma destacada la tasa de actividad femenina del 48% en 1996 al 67% en 2010.

Brecha o desigualdad salarial

Entre 2008 y 2010 la brecha salarial en España entre sexos ha aumentado de 5.292 a 5.745 euros y ha subido de 28 a 29,1 puntos porcentuales. Es decir, con la crisis está aumentando la desigualdad salarial media entre ambos sexos. Esta elevada y creciente brecha salarial entre mujeres y hombres se puede caracterizar y explicar mediante diferentes variables: la jornada laboral, el tipo de contrato, la ocupación laboral, el sector de actividad, los componentes del salario… y por la variación de la discriminación salarial por razón de género.

Las mujeres suponen el 69,5% de la población asalariada con ingresos inferiores al SMI, pero solo suponen el 26% de la población que gana más de 8 veces el SMI.

La jornada a tiempo completo lleva asociado un salario anual medio superior al de la jornada a tiempo parcial, como es lógico dado el mayor número de horas trabajadas en las jornadas a tiempo completo.

  • Entre las personas asalariadas a tiempo parcial la ganancia de los hombres equivale al 108% de las mujeres: es decir, el salario de las mujeres a tiempo parcial debería aumentar un 8% para equipararse al de los hombres.
  • Entre las personas asalariadas a tiempo completo la ganancia de los hombres equivale al 114% de la ganancia de las mujeres: por tanto, el salario de las mujeres a tiempo completo debería aumentar un 14% para alcanzar al de los hombres.

La brecha salarial entre hombres y mujeres es mucho más acusada en los contratos indefinidos que en los contratos temporales. Esta mayor remuneración de las personas asalariadas indefinidas se produce tanto entre los hombres como entre las mujeres, pero no con la misma intensidad. La ganancia media masculina mejora claramente de un contrato temporal a uno indefinido (+56%), en mayor medida de lo que mejora la ganancia femenina entre un contrato temporal y uno indefinido (+35%). Es decir, los hombres, además de contar con una ganancia media superior a las mujeres en los contratos temporales, también logran aumentar más su ganancia media al contar con un contrato indefinido.

La presencia de mujeres es mayor entre las personas asalariadas con contrato temporal. Esta mayor temporalidad entre las mujeres reduce su ganancia media, dado que el salario medio anual del empleo temporal es inferior al del empleo indefinido.

Tercera Información, 25-02-2013

Sé el primero en comentar en «La crisis está aumentando la desigualdad salarial entre hombres y mujeres»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »