El presupuesto de la UE en la encrucijada

Mientras EE.UU mantiene el estímulo económico y aumento de la liquidez hasta un importe de 65.000 millones de euros/mes, en Europa no se toman medidas para crear puestos de trabajo

El presupuesto para la Unión Europea en el período 2014-2020, cuya aprobación está en debate, es claramente insuficiente. Incorpora aún más ajustes y reducciones del gasto, algo que no se entiende cuando en la actual Unión Europea han entrado más países con nuevas y mayores necesidades de las que tenían los que ya formaban parte de ese club. Pero Cameron, cuyo compromiso con la UE es más que discutible, y Merkel intentan tirar de las bridas un poco más.

Se discute una reducción de 80.000 millones de euros en el presupuesto de la Unión. Eso tendría como consecuencia una pérdida para España de 20.000 millones en fondos europeos. A cambio, España recibiría un modesto cheque de 2.750 millones.

La Europa neoliberal de Merkel y compañía ha perdido la memoria y ya nadie se acuerda de aquel famoso plan del presidente francés, Hollande, por el que se iban a invertir en Europa nada más y nada menos que 120.000 millones de euros para crear empleo. Todo ha quedado en bonitas frases sin contenido para meter en los comunicados de prensa del Consejo.

En los dos últimos cónclaves europeos con asistencia de Rajoy no se ha producido ningún avance en lo que se refiere a la política fiscal comunitaria. Han renunciado a realizar políticas de estímulo de la economía real, a fomentar políticas de crecimiento basadas en sectores económicos productivos, han renunciado a impulsar la política y la acción del Banco Europeo de Inversiones.

Mientras países como Estados Unidos mantienen su línea de estímulo económico y aumento de la liquidez hasta un importe, si fuera necesario, de 65.000 millones de euros mensuales, en Europa no se toman medidas para crear puestos de trabajo, al contrario, las decisiones que se adoptan conducen a su destrucción. Incluso visto desde la óptica competitiva neoliberal, las empresas estadounidenses disfrutarán de un interesante plus con esas medidas, algo a lo que también se apunta el nuevo Gobierno japonés.

Supervisión bancaria, ¿para qué?

Uno de los logros que el Presidente del Gobierno ha intentado vender en la última sesión del Congreso de los Diputados es el de la supervisión bancaria de la mayor parte del sistema financiero europeo, lógicamente incluyendo el español, por parte del BCE. No se entiende muy bien qué gana España, a no ser la ilusión de que las deudas del rescate bancario las terminará asumiendo el mecanismo ahora creado (MEDE) en lugar del Estado español. Ilusión vana porque Alemania ha dejado rotundamente clara su oposición.

Esta supervisión bancaria deja fuera a muchas decenas de cajas alemanas, que son precisamente las que mayores problemas tienen. Lo que se ha acordado en Bruselas es que unos señores del Banco Central Europeo vengan a mirarnos con lupa a todos los demás mientras Alemania corre un tupido velo sobre su sistema de cajas, para que nadie sepa cuáles son los verdaderos problemas que tiene la señora Merkel. Muchas Cajas, pequeñas, cierto, pero que en conjunto tienen un agujero preocupante y muy superior al de las Cajas españolas.

Sin embargo, hay que reconocer que los grandes banqueros españoles perderán influencia en este nuevo sistema. No es lo mismo “aconsejar” al Banco de España que disputar la hegemonía en el BCE con los grandes bancos alemanes y franceses. Botín no debe estar muy contento.

Más allá de ello, la supervisión servirá solamente para remachar las duras condiciones impuestas por el rescate bancario. Despidos, cierres de oficinas, recorte de actividad y abandono obligado de determinadas líneas de negocio. Una grave amenaza para la pervivencia de las instituciones ahora nacionalizadas y que deberían ser el fundamento de una nueva política crediticia a favor de las pequeñas empresas y las familias. Se pretende que el campo quede libre para los grandes bancos y la banca extranjera. Política de patriotas.

José Antonio García Rubio es el secretario federal de Economía de IU

José Antonio García Rubio, Mundo Obrero, 08-01-2013

Sé el primero en comentar en «El presupuesto de la UE en la encrucijada»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »