Por primera vez un partido admite la condena por corrupción

Encausado caso Pallerols (UDC)
Stop corrupciónRosa Brescó.- El ‘Caso Pallerols’, sin duda incrementará la desconfianza de la opinión pública respecto la lucha contra la corrupción política, dado que los hechos, según muestra la instrucción parecían graves y muy probados. Es obvio, que una gran parte de la opinión consideró las penas excesivamente leves.

Esto, no obstante, por primera vez en la historia un partido político admitió públicamente su implicación en un caso de corrupción, cosa que es un adelanto. En el imaginario público hay un convencimiento real sobre el hecho que Unió Democràtica puede haber conseguido por razones políticas un trato de favor. A pesar de todo, fuentes de la magistratura, de tendencia progresista y muy contraria a la corrupción, manifestaron a este diario digital que pueda haber habido a algún nivel presión política. El gran problema que hay detrás el Caso Pallerols es la carencia de adaptación de la Ley del Procedimiento. (Ley de Enjuiciamiento Criminal). Las fuentes afirman que se han aumentado mucho las garantías procesales pero en cambio no se han agilizado los procedimientos ni tampoco se han dado nuevas herramientas para que la acción del fiscal y del juez instructor esté más adaptada a la complejidad de la corrupción en los tiempos actuales.

La solución, según las mismas fuentes no pasa tanto por endurecer las penas sino facilitar los procedimientos y los instrumentos procesales para que sean más rápidos (cómo pasa en los Estados Unidos) y los fiscales y jueces instructores tengan más medios, más elementos y más instrumentos modernos para poder investigarlo. En definitiva, los mecanismos procesales tendrían que permitir ir más deprisa y ser más eficaces desde el punto de vista de la defensa social, puesto que, en cuanto a las garantías procesales estas ya son muy amplías. De hecho en la práctica se puede dar un desequilibrio que perjudica la acción eficaz del Ministerio Público.

El ‘Caso Pallerols’ se cerró finalmente ayer, cuando la fiscalía y la defensa de los seis acusados llegaron a un acuerdo que implicaba reducir las condenas y también las indemnizaciones. El juicio llegó 18 años después de que se produjeran los hechos, y 16 después de que se hicieran públicos. UDC reconoció su culpabilidad y aceptó pagar una indemnización como responsables civiles. Así, las condenas son muy inferiores a las que en un principio se pedía (el fiscal pedía hasta 11 años de prisión) y finalmente los acusados no tendrán que ir a prisión. Además, también se reduce la indemnización que tiene que pagar Unió, que será de 380.000 en lugar de los 800.000 que se reclamaban al principio.

Para reducir las penas, el fiscal ha aplicado dos circunstancias atenuantes: la reparación del daño y la dilación indebidas, puesto que han pasado 16 años desde que empezaron las investigaciones.


Un fraude de 600.000 euros

Los hechos admitidos por los condenados se produjeron entre 1994 y 1999, cuando, según la fiscalía, Fidel Pallerols recibió, para cursos de formación impartidos a tres empresas suyas, cerca de 8,5 millones de euros de la conselleria de Trabajo –que dirigía el democratacristià Ignasi Farreres, absuelto el 2009– provenientes de fondos europeos. De este importe, y por el procedimiento de hinchar el número de alumnos reales de los cursos, o incluso no impartirlos, se defraudaron unos 600.000 euros. Una tercera parte de este dinero defraudado, unos 200.000 euros, sirvió para financiar ilegalmente Unión.

Las subvenciones recibidas desde la Generalitat –que incluían Fondos Sociales Europeos– «no sólo estaban muy por encima del coste real de los cursos», sino que en algunas ocasiones ni se impartían por no haber suficientes alumnos, explica el fiscal Fernando Rodríguez Rey en su escrito de acusación y según recoge Europa Press.

Según la Fiscalía, Pallerols contactó con la exsecretaria de organización de UDC Gavaldà, con quien presuntamente acordó entregar al partido hasta el 10% de las subvenciones recibidas, para comprar mobiliario y material informático y para pagar nóminas de trabajadores que «prestaban sus servicios laborales no para las empresas sino para el propio partido».

Duran Lleida, el 2010: «Si condenan a alguien en este caso no creeré en la justicia»
Ahora hace menos de dos años, coincidiendo con otro de los episodios de la larga vida de este caso, el máximo dirigente de Unión ahora y en el momento de los hechos, Josep Antoni Duran Lleida, declaró: «Si realmente condenan a una persona en este caso no creeré en la justicia porque conozco bien el tema y sé que Unión no ha recibido ningún céntimo de Pallerols». A pesar de esta manifestación de Duran Lleida, el sumario contiene numerosas pruebas respecto a que, cómo han reconocido los imputados y de hecho ahora admite UDC, no se trata en absoluto de ningún montaje judicial sino de importantes violaciones de la ley.

Además, Duran aseguró en noviembre del año 2000 en una entrevista en la Cadena SER, tal y cómo informa El País, que estaba dispuesto a dimitir de su cargo si al final se demostraba que su partido se financiaba de forma irregular de los fondos de formación ocupacional. También advirtió que el ‘Caso Pallerols’ era una campaña política para desacreditarlo.

eldebat.cat (9.01.2013)

Sé el primero en comentar en «Por primera vez un partido admite la condena por corrupción»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »