PSOE y PSC rechazan la ruptura pese al choque por el derecho a decidir

Rubalcaba (PSOE) cierra filas con Navarro (PSC)

Rubalcaba intentará rebajar la tensión con Navarro ante el próximo comité federal | El PSOE asegura que no admitirá nunca la autodeterminación; el PSC pide flexibilidad | Chacón «debería tener un papel importante» ante los conflictos que se avecinan

Juan Carlos Merino- Madrid / Iñaki Ellakuría – Barcelona.- «Con el PSC no vamos a romper porque nos unen demasiadas cosas y dos no rompen si no quieren», ha asegurado el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, después de que el primer secretario del PSC, Pere Navarro, provocara un nuevo terremoto interno entre los socialistas españoles con su decisión de «no poner palos en las ruedas» y abstenerse en todas las votaciones que se produzcan en el Parlament para seguir la hoja de ruta soberanista acordada por CiU y ERC. Rubalcaba y Navarro no han vuelto a hablar desde aquella polémica decisión anunciada en el pleno de investidura de Artur Mas, pero la comunicación entre las cúpulas de ambos partidos ha permanecido abierta a través de la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, y el secretario de acción política del PSC, Antonio Balmón.

«No habrá choque de trenes ni ruptura entre el PSOE y el PSC, pese a que pueda haber discrepancias profundas», confirma Valenciano a La Vanguardia. La dirección de los socialistas catalanes, por su parte, dice entender que «el derecho a decidir coloca en una situación complicada» al PSOE, por lo que van a agotar todas las vías de diálogo, pero remarcan que «este debe dar un giro a sus políticas, ser más flexibles sobre la consulta, y apostar por una reforma del actual modelo de Estado».

Lo que sí se encamina hacia el choque, según teme el PSOE, son las relaciones entre Catalunya y España, si no se hace nada para evitarlo. Y, precisamente para evitarlo, Rubalcaba ya ha lanzado su propuesta de abordar una reforma de la Constitución para avanzar en un modelo territorial federalista, que incluye la reconversión del Senado en una verdadera cámara territorial, y la fijación de las competencias administrativas y del sistema de financiación de las mismas.

Esta propuesta de reforma constitucional, que desde el PSC ha sido acogida como una «primera señal» de cambio en el PSOE, pretende ser también el banderín de enganche para acomodar las posturas de las dos formaciones, aunque en el modelo territorial que diseñará el PSOE, y cuyos trabajos liderará José Antonio Griñán, quedarán tajantemente excluidos algunos de los conceptos que defienden los socialistas catalanes, como el derecho a decidir, la soberanía compartida o el referéndum de autodeterminación. «Sobre el derecho a decidir estamos muy distanciados del PSOE», señalan desde el PSC, conscientes de que este será inevitablemente un motivo de conflicto entre los dos partidos.

Pese a su personal sintonía, Rubalcaba y Navarro no han vuelto a hablar. Pero el líder del PSOE tiene intención de hacerlo antes de la próxima gran cita interna que tiene subrayada en su agenda: la reunión del comité federal socialista convocado para el próximo 12 de enero. Tanto en el PSOE como en el PSC hay sectores, aunque muy minoritarios, que abogan por la ruptura de las relaciones y el sálvese quien pueda. Y en esta cita pueden saltar chispas. Algunos dirigentes del PSOE, desde luego, no van a recibir a Navarro con los brazos abiertos. Y Rubalcaba pretende, si no evitar, al menos sí rebajar el nivel de la confrontación y el encontronazo. «Pero seguro que algunos expresarán su rechazo a la posición del PSC», aseguran dirigentes del PSOE.

En Ferraz, no obstante, optan por el discurso integrador: «Es más lo que nos une que lo que nos separa». Así, aseguran que PSOE y PSC comparten, por encima de todo, su rechazo a la independencia de Catalunya y la necesidad de «establecer un marco federal para buscar soluciones». Aunque con algunas líneas rojas infranqueables: «No estamos de acuerdo, ni lo estaremos nunca, con un referéndum de autodeterminación de Catalunya».

Las discrepancias, no obstante, aflorarán en el momento en que lleguen al Congreso las iniciativas que vaya aprobando el Parlament en la ruta soberanista. El nuevo protocolo de relación, que permitiría a los diputados del PSC votar distinto que los del PSOE, sigue hibernando. Un estado de espera que inquieta al PSC: «Nuestro congreso aprobó reforzar nuestra autonomía en el Congreso y la coherencia de acción en Barcelona y Madrid, y eso es mejor que esté en un protocolo».

Mientras, en el PSOE hay quien sostiene que, ante los conflictos que se avecinan, la exministra Carme Chacón -dirigente catalana, pero con aspiraciones más amplias- «debería tener un papel importante» como síntesis de las posiciones de PSC y PSOE. Pero otros ya auguran que optará por una calculada ambigüedad.

La Vanguardia (2.01.2013)

Sé el primero en comentar en «PSOE y PSC rechazan la ruptura pese al choque por el derecho a decidir»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »