Los catalanes estamos habituados a ver c

Los catalanes estamos habituados a ver cómo se utilizan impúdicamente los sentimientos -sean buenos o malos- para hacer política. Parece ser que las empresas a las que la vida y el futuro de sus trabajadores les importa una m… se dedican a hacer lo mismo. En este caso concreto, Campofrío se ha valido de un personaje entrañable de la época en la que los que ahora trabajamos éramos niños para hacernos soltar la lagrimita y que veamos con simpatía lo que no es sino puro mercantilismo. Pero no es el momento de llorar, sino de estallar de odio y rabia mirando hacia la dirección en la que se encuentran los culpables del desastre que estamos sufriendo. Y los explotadores y oportunistas sin escrúpulos son los primeros que vamos a encontrar en esa dirección.

Sé el primero en comentar en «Los catalanes estamos habituados a ver c»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »