UNa cosa es que sea impagable y otra que

UNa cosa es que sea impagable y otra que no se pueda detenr su crecimiento. Hasta 2007 los presupuestos se cerraron con superavit a pesar de que el egoismo de la banca no era menor que ahora. A partir de 2007 se iniciaron los presupuestos deficitarios con lo cual se demostró que una organización del estado en forma autonomica sólo era sostenible en periodos de bonanza. Si a esta organización disfuncional se le añade el temor de lesionar determinados intereses el caos esta servido. Cuando los ingresos del estado representen el 45% del PIB (como la media de la UE) y no el 35% (incluso con un PIB en descenso) y se racionalice el gasto podrá empezarse a reducir la deuda por muy egoistas que sean los bancos. No me vale una explicación de los problemas en terminos morales pues la inmoralidad de determinadas entidades era conocida de antemano y asumida desde siempre.

Sé el primero en comentar en «UNa cosa es que sea impagable y otra que»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »