¿Oriol Pujol o Recoder?

Imagen de archivo de Artur Mas con Lluís Recoder

Convergéncia debe comenzar a pensar en la sucesión de Artur Mas

El fracaso electoral de Artur Mas el 25-N no ha puesto sobre la mesa la sucesión del líder de Convergència, aunque, según algunos dirigentes del partido, sí ha planteado la conveniencia de que se inicie el análisis interno sobre la eventualidad de su futura sustitución.

Hasta hace poco, la militancia de CDC pensaba que el nombre de un futuro sustituto de Mas había que buscarlo en el núcleo duro de la dirección del partido, el denominado pinyol. Cuando se hablaba de sucesión, se hablaba de Oriol Pujol, Germà Gordó o David Madí, entre otros, aunque este último optó hace tiempo por el sector privado. El resultado del 25-N ha cambiado las cosas.

El grupo de dirigentes soberanistas más afines a Mas ha quedado tocado con el resultado electoral, y la figura hasta ahora ascendente de Oriol Pujol, además de sufrir este mismo desgaste, tiene pendiente otro problema: el caso de la concesión de las ITV.

Este asunto esta siendo investigado judicialmente, y Oriol Pujol está resultando salpicado. La dirección del partido teme que, en cualquier momento, se puedan producir revelaciones sobre la investigación o resoluciones judiciales que descarten al hijo de Jordi Pujol del proceso sucesorio.

Además, hay que tener en cuenta las amplias reservas existentes en los sectores empresariales catalanes sobre la apuesta soberanista de Mas, unas reservas que se trasladarán lógicamente a cualquier sucesor del actual líder que mantenga estas mismas posiciones.

Otro nombre, el consejero de Interior en funciones, Felip Puig, ha sufrido  un considerable desgaste al frente del Departamento. Puig ha protagonizado actuaciones muy polémicas, que parecen haberle colocado muy lejos de cualquier posibilidad de optar a una eventual sucesión de Artur Mas.

Surge así la figura de Lluís Recoder, ex alcalde de Sant Cugat y consejero en funciones de Territorio y Sostenibilidad, que, a pesar de su cercanía a la dirección de CDC y al propio Mas, siempre ha mantenido un perfil propio, inclinado hacia un moderado soberanismo.

Recoder proviene del roquismo y está bien visto por los círculos empresariales catalanes, que le consideran un político pragmático y realista, poco inclinado a cualquier aventura, y que ha tomado la suficiente distancia respecto al independentismo como para no provocar reticencias en ningún poder fáctico.

En principio, Mas no tenía previsto incluirle en el actual Govern, pero lo hizo después de que el propio Recoder plantease su candidatura. Posteriormente, ha demostrado su autonomía y su capacidad de influencia en algunas cuestiones dentro del Ejecutivo de Mas.

Así ocurrió en el reciente proceso de privatización  de la empresa pública Aguas del Ter-Llobregat, en el cual impuso su criterio. Recoder apostó por una sociedad formada por Acciona y algunos grupos catalanes frente a la candidatura de Agbar, apoyada por el propio Mas.

Por otra parte, los problemas internos de Unió Democràtica, junto a la ausencia de una alternativa a Duran en el liderazgo de la formación, hace inviable por el momento que la sucesión de Artur Mas pueda generarse desde este partido, y la excesiva veteranía de Duran parece un argumento de peso contra su eventual candidatura.

e-notícies (11.12.2012)

Sé el primero en comentar en «¿Oriol Pujol o Recoder?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »