Sigo advirtiendo el mal uso habitual del

Sigo advirtiendo el mal uso habitual del término “independentismo”, cuando en realidad se trata de «secesionismo» o «separatismo». No es un asunto trivial. Aceptando el término «independentismo» se hace el juego a los secesionistas ya que el “derecho a la independencia” es algo que suena bien y que así, a bote pronto y en términos vagos, se acepta en general; pero otra cosa sería el “derecho a la secesión”. Sospecho, incluso, que tal vez parte del desconcierto de la izquierda tenga su origen en esa confusión de términos (y de conceptos). Para la izquierda, el “derecho a la autodeterminación” y a la “independencia” parecen incontestables. Es consustancial con la izquierda el apoyo a los movimientos de liberación de las situaciones coloniales y de los pueblos oprimidos. Quizá habría que empezar por no confundir los términos y a distinguir claramente el “derecho a la independencia”, que hace referencia a situaciones de dominio colonial donde el dominador niega o limita los derechos ciudadanos a los colonizados, de un supuesto “derecho a la secesión” (que, evidentemente, cuidan mucho de no llamar así y de ocultar con otros términos) de una parte de un Estado plenamente integrante del mismo, donde cada uno de los ciudadanos de esa zona o región tienen los mismos derechos políticos y sociales que los ciudadanos de cualquier otra zona.

Sé el primero en comentar en «Sigo advirtiendo el mal uso habitual del»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »