Me parece bien que la CUP obligue a la i

Me parece bien que la CUP obligue a la izquierda institucionalizada a posicionarse de una forma mucho más comprometida y a radicalizar posturas. Si os fijáis, es el mismo discurso que hacía C´s sobre el nacionalismo: intentar llevar a su terreno a los partidos que caían en posiciones nacionalistas sin procalmarse como tales. No obstante, detrás de la CUP se encuentra un argumento falaz que descompone sus objetivos, dado que Cataluña no es ninguna nación, y la soberanía de la que hablan le corresponde a la nación en su conjunto, España, y no a algunas partes de ésta. Darle un carácter nacional a Cataluña por su lengua y por otras características metidas con calzador significa fundamentarse en ese discurso etnicista del que dicen renegar. Cataluña no es más nación de lo que pueda serlo Barcelona; es decir: no lo es en absoluto. Por otro lado, la provincia y la capital de Barcelona, poseen más rasgos comunes con Madrid o París, por su carácter económico y social, que con otras zonas de Cataluña, mucho más rurales y alejadas del ambiente metropolitano. A la par que la historia de Cataluña es indisociable de la historia de España, como su demografía. Si fueran verdaderos marxistas, los representantes de la CUP deberían de reconocer que Marx, Engels y Lenin negaban el derecho de autodeterminación en las regiones y nacionalidades históricas de la Europa occidental, pero prefieren redundar en el -interesado- error de interpretación que cometieron los primeros partidos marxistas catalanes como el PSUC. Y, por último, ¿qué sería de una Cataluña separada de España? ¿A qué podrían aspirar ellos que no fuera una consejería o un ministerio? ¿Qué significaría un país de estas características en el contexto internacional y en una Europa tiranizada por una Alemania especialmente interesada en debilitar al resto de Estados nacionales? ¿Cuál es su modelo político-económico? ¿Vietnam? ¿Camboya? ¿La Albania de Enver Hodja? ¿En qué plataforma política continental se sustendría? ¿En una URSS que ya no existe? ¿O tal vez acabarían asumiendo el proyecto de CiU, el de convertir Cataluña en el Mónaco del sur? Si quisieran participar como miembros del ALBA de Chávez, les daría mucho más juego hacer piña con las izquierdas españolas por un proyecto antiehegemonista y panhispanista. En fin, muchas dudas alberga esta CUP. Hay intereses ocultos detrás de este partido que conviene destapar. Lo que es cierto, sin embargo, es que su proyecto político ya es un éxito y que todo apunta a la formación de una Bildu catalana.

Sé el primero en comentar en «Me parece bien que la CUP obligue a la i»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »