‘Sindicalisme de nació’

Manifestación de UGT y CCOO en Barcelona

Sinceramente, si viera en Madrid a CCOO o UGT llevando sus siglas en una bandera española pensaría que ha vuelto el sindicato vertical, pero ¿cómo podría osar alguien pensar eso en nuestra querida Cataluña? ¿Complicidad con el Gobierno autonómico? ¿Complicidad con CiU?

Hace unos días vivimos en media Europa una jornada de manifestaciones, y en el sur además de huelgas generales, contra las políticas de acrecentamiento de las desigualdades con las que nos auguran salir de la crisis y nos garantizan salir del escaso Estado de bienestar del que gozábamos.

Es cada vez más claro que estamos ante lo que Antonio Baños llama “revolución de los ricos” y “progresiva feudalización de la sociedad”, que se está produciendo en distintas partes del mundo pero avanza más rápidamente allí donde se ha implantado con fuerza algún mensaje de estilo religioso que, como decía Marx, sea el opio del pueblo.

Y en esas está nuestra querida Cataluña, con su fet diferencial también en el sindicalismo. Si repasamos las imágenes de las manifestaciones en Europa vemos banderas con los emblemas de los distintos sindicatos, banderas generalmente rojas. Aquí, no. Aquí se rodea a los líderes sindicales de senyeres, de tal guisa que parecen mítings de CiU de antes del 11S.

Sinceramente, si viera en Madrid a CCOO o UGT llevando sus siglas en una bandera española pensaría que ha vuelto el sindicato vertical, pero ¿cómo podría osar alguien pensar eso en nuestra querida Cataluña? ¿Complicidad con el Gobierno autonómico? ¿Complicidad con CiU? Per Déu, com es poden dir aquestes bestieses. Es cierto que cuando estos sindicatos sacan sus banderas en los polígonos del Vallés son de fondo rojo o blanco, mucho más propias del sindicalismo de clase, el único sindicalismo que debería existir.

De lo que no hay duda es que las cúpulas sindicales catalanas, con su sindicalisme de nació, han contribuido notablemente a que todos veamos el camino por el que se fortalecerá el Estado del bienestar y mejorará la renta de todos en nuestra querida Cataluña: el dret a decidir.

Como suelo ser positivo por naturaleza veo con optimismo las opciones y realidades que nos puede aportar el dret a decidir. Nos dice Artur Mas que entre Cataluña y España percibe diferencias y hartazgo. Yo percibo lo mismo dentro de Cataluña, percibo dos bloques de difícil encaje. Por un lado, los que entienden que ha llegado el momento de liberarse del yugo español y, por otro, los que ven que el catalanismo sólo cuenta con ellos para ponerles el yugo y que realicen bien su sempiterno (y nunca admitido) papel de burros de carga.

Afortunadamente, igual que España puede ser dividida, Cataluña también. Arranca el momento en el que los segundos marquen su territorio y en él establezcan las normas que nos lleven a una perceptible y progresiva reducción de la desigualdad.

Pedro Fernández Herrero es economista y miembro de la junta directiva de Alternativa Ciudadana Progresista

La voz de Barcelona (29.11.2012)

Sé el primero en comentar en «‘Sindicalisme de nació’»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »