La ‘revolución’ de Ciutadans, el más beneficiado del castigo a PSC y PP

Puede doblar sus diputados

Una de las formaciones a las que las encuestas auguran la subida más importante porcentualmente es Ciutadans. La formación que lidera Albert Rivera puede doblar sus actuales tres diputados e incluso alcanzar los siete escaños, según los sondeos más optimistas. En votos, el incremento podría llegar a ser del 70 u 80%, es decir, alcanzar las 180.000 papeletas, una cota impensable hace tan sólo unos meses. Los sondeos le pronostican cinco diputados por la demarcación de Barcelona, que podrían ser seis, y queda en el aire otro en la demarcación de Tarragona.

Aunque su portavoz, Jordi Cañas, advierte que los análisis han de ser postelectorales, nadie duda de que su posicionamiento no nacionalista y antiindependentista ha sido su mejor carta de presentación. “La consolidación de un discurso claro ante la estrategia desarrollada por el separatismo tiene mucho que ver con nuestro ascenso”, reconoce Jordi Cañas a El Confidencial. Pero también subraya que buena parte de este éxito es “el mensaje que transmitimos, que es fresco, coherente, honesto. Desde nuestro inicio, decimos sin complejos lo mismo y eso cristaliza en la gente y nos hace parecer muy coherentes”.

Buena parte de ese éxito también es achacable a un cierto desencanto entre el electorado de PSC y PP, a los que las encuestas les dan un retroceso, muy acusado en el caso de los socialistas y mucho más ligero en el caso de los populares. “Hemos de ser conscientes también de que tanto PP como PSC han perdido la confianza de sus electores porque los han traicionado, anteponiendo sus propios intereses de partido por delante de los intereses de la gente”, subraya el portavoz de Ciutadans.

En el argumentario que utiliza Ciutadans, se exhiben varias ideas que dan una idea de sus prioridades. En primer lugar, “somos catalanes y españoles”; luego, la idea de “rescatar a las personas, no a los bancos”. Y eso, se explica en dicho argumentario, porque “no podemos permitir que mientras se rescatan bancos no se rescaten a las personas que pierden su vivienda o sus ahorros, ni a los pequeños empresarios y autónomos que tienen que cerrar sus negocios. Ciutadans propone la dación en pago, la devolución de las preferentes y ayudas directas a las pymes y autónomos”. La tercera idea subraya que “la salud, la educación y los servicios sociales son un derecho, no un negocio”. La cuarta aboga por “reformas democráticas para recuperar la confianza de los ciudadanos” y la quinta, por “la convivencia y la seguridad como pilares de nuestra sociedad”.

El programa electoral de Ciutadans tiene tres ejes fundamentales. Por un lado, el identitario. En este eje se basa su sencillo lema: Mejor unidos. “Queremos ser el referente de la reforma frente a la ruptura, de la unión frente a la división, de la convivencia frente al enfrentamiento”, dice Cañas. Y añade: “Defendemos con normalidad lo que entendemos que es normal. Sacar un vídeo como nosotros hemos sacado, en unas elecciones catalanas, con la música del himno de España y recitando la letra de ese himno que nos regaló Joaquín Sabina era algo impensable hace tan sólo cinco años. Si entonces lo hubiéramos hecho, nos habrían dicho que estábamos locos. Pero es normal, lo mismo que utilizar las dos banderas de manera positiva”. Por ello, uno de los logotipos que ha popularizado Ciutadans en esta precampaña es un corazón con las banderas de España y Cataluña y cuya parte inferior es la bandera europea.

El principal eje

Ni que decir tiene que el tema del independentismo es el principal eje del discurso. ”Lo marcó la agenda política de CiU con el conflicto territorial. Nosotros no somos inmovilistas ni rupturistas, sino reformistas. Hay que reformar muchas cosas; hay que reformar el conjunto de España, pero debemos empezar por nuestra casa, por Cataluña, donde tenemos seis niveles de administraciones que hay que racionalizar y donde no tenemos ni siquiera una ley electoral. Somos la única comunidad que carece de ella”, arguye Cañas.

El propio programa electoral del partido aboga por la modificación de los artículos 149 y 150 de la Constitución “para establecer una relación estable y clara de las competencias del Estado y de las Comunidades Autónomas, poniendo fin al ‘período constituyente’ en que se encuentra permanentemente la Constitución como consecuencia del redactado actual del artículo 150.2”.

Pero la propuesta más revolucionaria es la que hace referencia a la fiesta nacional de Cataluña. “Sustituiremos el 11 de septiembre (día de exaltación nacionalista) por el 23 de abril (festividad de Sant Jordi y Día del libro y de la rosa) como Diada de Cataluña”, dice el texto.  Además, reclama la reforma del Senado y una reforma de la financiación autonómica “dentro del marco de la LOFCA durante el año 2013”, estableciendo los techos de gasto y de endeudamiento de las comunidades y consolidando una Hacienda compartida ente cada comunidad y el Estado. Además, promete implementar un plan de fusión y supresión de los ayuntamientos catalanes con poblaciones inferiores a los 5.000 habitantes. Asimismo, promete recortar gastos en informes y estudios técnicos y reducir el 50% de cargos de confianza en la Administración.

El eje social

El segundo eje es el social. ”Claro que estamos muy preocupados por los temas sociales. Además, la número nueve de la lista por Barcelona es la persona que destapó la corrupción en el Hospital de Sant Pau. Hemos intentado reunir un compendio de personas que son referentes en diferentes ámbitos, con un discurso integrador y abierto, intelectual, sólido, positivo, alejado de la caspa y moderno”, explica Jordi Cañas.

En el campo social, Ciutadans defiende la sanidad pública. Entre otras propuestas, la formación promete eliminar el polémico euro por receta. ”En Cataluña, se trocea la sanidad y se entrega a determinados grupos empresariales amigos que a saber si luego pagarán favores. En educación, apostamos por el trilingüismo, que copia el mejor modelo de escuela que es Aula. Aunque no lo dicen, la escuela catalana es la segunda de Europa con mayor fracaso escolar y mayor abandono escolar, sólo superada por Malta. Además, los niños castellanohablantes tienen el doble de fracaso escolar que los catalanohablantes”, acusa el portavoz de Ciutadans.

Recuerda también que su partido “ha peleado mucho en el Parlamento por temas sociales. Fuimos nosotros los que llevamos a la Cámara el tema de las preferentes. Y los que introdujimos la dación en pago. Y los que defendimos la comisión de investigación de las cajas de ahorro. Y los que más comparecencias pedimos en la comisión de investigación de la sanidad. De hecho, somos los únicos que hemos sacado de sus casillas a Artur Mas en el Parlamento”.

La formación no nacionalista también reclama especial atención a los servicios sociales. Por ejemplo, propone recortar un 25% las aportaciones públicas (en 2012, 360 millones) que se destinan a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) para destinarlos a servicios sociales. Y propone, asimismo, eliminar los consejos comarcales, que ocupan a casi 800 asesores y en los que se invierten cada año casi 600 millones de euros. Pero también eliminar las Diputaciones, embajadas y destinar esos recursos “a salud, educación y bienestar”, dice el programa. ”Lo que queremos es combatir la crisis blindando el estado del bienestar”,añade Jordi Cañas.

El programa también especifica que Ciutadans destinaría a salud, educación y bienestar las partidas que considera no prioritarias: “todas las partidas presupuestarias destinadas a política lingüística; todas las partidas presupuestarias destinadas a al construcción nacional; el 50% de todas las partidas destinadas a medios de comunicación públicos; todos los gastos destinados a atenciones protocolarias y representativas, publicidad, difusión, exposiciones, certámenes y otras actividades; todas las partidas destinadas a las delegaciones, oficinas y misiones exteriores, así como las destinadas a entidades de política exterior; y todas las partidas de las oficinas de expresidentes y de pensiones de exconsejeros”.

Derogación de las multas lingüísticas

En materia fiscal, C’s quiere reinstaurar el último tramo del Impuesto de Sucesiones y propone un impuesto sobre la energía nuclear, además de suprimir el euro por receta, la tasa de acceso a la justicia y de abogar por la creación de una tasa finalista a las concesionarias de peajes. También quiere derogar el régimen sancionador del Código de Consumo (que multa a los comercios si no rotulan en catalán) o de la Ley del Cine o, entre otras cosas, aumentar la plantilla de los Mossos d’Esquadra hasta los 19.000 efectivos (en la actualidad es de poco más de 16.500) o recuperar “la excepcionalidad en la Ley de Protección de los animales en lo que hace referencia a las corridas de toros”.

El tercer eje relevante es el de las reformas democráticas, donde entrarían la nueva Ley Electoral, una Ley Anticorrupción y diversas reformas. Por ejemplo, promover listas abiertas, establecer la obligatoriedad de primarias en todos los partidos, la limitación de mandatos (sólo se podrá ser presidente o consejero durante dos legislaturas), reducir las subvenciones a los partidos, dar a conocer todas las donaciones realizadas a estos, recortar el salario de altos cargos, suprimir determinadas entidades públicas muy costosas e ”inútiles”, que todas las retransmisiones de TVE o de la CCMA se realicen en dual para que se pueda elegir el idioma en el que se prefiera oír, disminuir el 50% el límite legal de gastos electorales, que todos los votos tengan el mismo valor y que los votos en blanco estén representados por escaños vacíos. En consecuencia, una reforma en profundidad de todo el sistema.

El Confidencial, 07-11-2012

Sé el primero en comentar en «La ‘revolución’ de Ciutadans, el más beneficiado del castigo a PSC y PP»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »