El problema vuelve a ser que no existen

El problema vuelve a ser que no existen opciones electorales convincentes que se opongan al chavismo. El colapso de las democracias liberales son la vía perfecta para la introducción de experimentos populistas colindantes con el fascismo, y ése es el caldo de cultivo de personajes como Hugo Chávez.

Sé el primero en comentar en «El problema vuelve a ser que no existen»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »