Pero entrar en el terreno de juego del n

Pero entrar en el terreno de juego del nacionalismo implica darse cuenta de que el discurso de los sentimientos ha sido cambiado por el económico, y éste sólo puede abordarse desde la razón.

Sé el primero en comentar en «Pero entrar en el terreno de juego del n»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »