«Si algo distingue la política catalana

«Si algo distingue la política catalana, de unos años a esta parte, es que su clase política no es seria, pero la gente sí. Esa sensación de que no estamos ni con estos ni con aquellos, sencillamente sobrevivimos tratando de imaginar lo que sería este país sin falsas leyendas, sin invenciones históricas, sin que los partidos acabaran siendo sucedáneos del mundo deportivo. Los partidos en Catalunya se refieren al fútbol, no a la política. Esto lo digo yo, no los de Vic, que son personas más ecuánimes y discretas. Cuando todo aquello por lo que has peleado se desmorona, qué te queda. La familia. ¿Y si estás divorciado? Los amigos. ¿Y si se han hecho independentistas hasta los Gómez, los González y los Fernández, y no por ser criollos sino por puro pasar discreto y no tener problemas? ¡Pobres, jamás serán Vila d’Abadal, ni Millet, ni Pujol! Todo lo más algo parecido a nuestro “tío Tom” autóctono, José Montilla, haciendo esfuerzos por comportarse como ellos y recibir una palmetada de agradecimiento». Mucha verdad.

Sé el primero en comentar en ««Si algo distingue la política catalana»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »