¿Hacia una guerra civil?

Foto del 'Exèrcit Popular de Catalunya'

El día que se presentaban las consultas soberanistas en Barcelona, el 29 de noviembre de 2009, en un acto en el Centre Internacional de Convenciones junto al Fòrum, se me acercó un reciente Premio Nacional, galardón que otorga el Gobierno catalán, y me dijo al oído: “supongo que ves que vamos hacia una guerra civil”.

[Nota de ACP.- Dados los acontecimientos vividos estos últimos días es el momento de recordar lo que algunos periodistas proximos al mundo nacionalista percibían en el 2010, y a lo que algunos prohombres de la estelada estaban dispuestos a llegar…]

Aterrorizado por el comentario, quise aclarar si se refería a una guerra de Cataluña contra España o entre catalanes. La respuesta todavía me dejó más trastornado porque se refería a una guerra entre catalanes, pero que “la independencia bien vale una guerra civil”.

En este agosto preelectoral fue la consellera Geli la primera en advertir sobre una “fractura nacional“. El pasado 24 de agosto, en una entrevista en TV3, afirmó que “estoy profundamente preocupada porque creo que tenemos que hacer prevención de una fractura nacional y social” después de que “el independentismo ha salido del armario”.

Justo unos días después, el 25, el presidente Montilla también se añadía al miedo. “Ahora no hay una fractura nacional, pero el riesgo existe, como el de una fracura nacional” aunque los socialisets cuando hablan de “nacional” no se nunca si se refieren a Cataluña o en España.

Y si es verdad?. En la e-noticia sobre “Cataluña independiente de una puta vez”, una entrada en su blog de Arturo Pérez Reverte, me llamó la atención un comentario del pasado 21 de agosto de ‘Galaicoman, de Barcelona, creo que uno de los comentaristas más asiduos del llamado sector españolista del e-notícies junto con Kropotkin, que tiene el récord de comentarios

“Yo no sé qué harán los tanques -decía-, pero lo que sí está claro es que ESO de que “los charnegos que no saquen, en la frontera o que se jodan … pues no. La independencia sería una guerra civil entre catalanas de pura raíz y los que no lo son. No tragamos, no”

El independentismo ha crecido mucho en los últimos años, pero el sondeo más fiable son siempre las elecciones al Parlamento y los 135 diputados al Parlamento hay más de la mitad que no son independentistas.

Actualmente los 37 del PSC, los 14 del PPC y los 3 de Ciutadans, pero también la mayor parte de ICV-EUiA y una buena parte de CiU, sobre todo de Unió. No veo, por ejemplo, la número dos de CiU, Joana Ortega, votando a favor de la independencia. Ella misma lo ha dicho.

Al fin y al cabo, la insistencia de Reagrupament o Solidaritat Catalana -de hecho es lo único en la que se ponen de acuerdo- a favor de una declaración unilateral de independencia desde el Parlament en vez de un referéndum autodeterminación es porque es más fácil la primera opción que la segunda.

Québec, sin ir más lejos, ha perdido dos: en 1980 y 1995. Como recordó Felip Puig el pasado 18 de agosto en ‘Els matins d’estiu’ de TV3: “lleva 40 años haciendo referñendums y perdiéndolos todos”.

¿Pero aceptarían una independencia unilateral entre tres y cuatro millones de catalanes que están en contra?. Personalmente, soy de los que pienso que la independencia no vale ni un solo tiro. Entre otras razones porque la próxima guerra que perdamos los catalanes -y casi las hemos perdido todas desde Jaume I- será la última.

Xavier Rius

e-notícies (6.10.2010)

Sé el primero en comentar en «¿Hacia una guerra civil?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »