La impostura ideológica del siglo XXI

Este populismo facha del siglo XXI incorpora a su discurso demagógico una retórica anticapitalista y antiimperialista, identificada históricamente con los partidos y movimientos de la izquierda

Ninguna de las necesidades dignas de estar en una agenda revolucionaria contemporánea se encuentran en el ideario del bastardo socialismo del siglo XXI

Cuando Marx y Engels tuvieron la genial idea de escribir El Manifiesto Comunista, lo hicieron producto de la consolidación del capitalismo como sistema económico, de la lucha de clases que había surgido entre una pujante burguesía y un proletariado desasistido políticamente, así como por la explotación salvaje a que estaban sometidos los trabajadores, bajo el yugo de los capitalistas.

Contrariamente el mal llamado “socialismo del siglo XXI” (entiéndase socialfascismo) surge de la necesidad del gorilato de Miraflores de tener una etiqueta política con la cual debutar en el terrero ideológico. Nace como expresión distante de la realidad política de nuestro país, de las necesidades existenciales concretas de los venezolanos (vivienda, salud, educación, trabajos dignos, seguridad social y personal, etc.).

Ninguna de estas necesidades dignas de estar en una agenda revolucionaria contemporánea se encuentran en el ideario del bastardo socialismo del siglo XXI. Este perverso proyecto se nutre del nazi-fascismo del siglo pasado, así como de las experiencias aberrantes fachas de nuestro continente como la de Getulio Vargas (Brasil), Juan Domingo Perón & Evita Duarte (Argentina). Proyectos históricos, que sin excepción, fracasaron, dejando como legado miseria, hambre, desolación y muerte.

Este populismo facha del siglo XXI reproduce unas cuantas características del tradicional populismo latinoamericano, particularmente en lo que se refiere al voluntarismo del líder carismático (culto a la personalidad), a la manipulación afectiva de los más desposeídos, y al desarrollo de programas sociales efectistas. Pero por otra parte, incorpora a su discurso demagógico una retórica anticapitalista y antiimperialista, identificada históricamente con los partidos y movimientos de la izquierda.

Sin embargo, el proyecto del vocinglero de Miraflores está condenado al fracaso por su artificialidad ideológica, por sus prácticas de una militancia forzosa, por el verticalismo cupular del PSUV, por sus abusos confiscatorios en contra de la clase obrera, por sus prácticas fascistas en contra de la disidencia política, por sus afanes guerreristas, por su alianzas estratégicas con regímenes reaccionarios y retardatarios.

El tte. coronel y su populismo reaccionario del siglo XXI hacen agua. Los fracasos de su gestión de gobierno son evidentes: una sistemática pérdida de puestos de trabajo, la inseguridad personal, la falta de viviendas, el colapso del sistema vial, el deterioro del sistema de salud pública, la crisis eléctrica, el descalabro alarmante de la educación, la ciencia y la cultura, la militarización del país, etc.

Los desesperados intentos del tte. coronel y su grupete por identificar el despreciable socialismo del siglo XXI con una versión renovada del proyecto originario de Marx y Engels han fracasado al igual que su gobierno precario. El fraude ideológico del socialismo del siglo XXI y de su líder de barro tocan su fin.

José Rafael López Padrino es un intelectual marxista y disidente venezolano exiliado

José Rafael López Padrino, Soberanía, 11-10-2012

Sé el primero en comentar en «La impostura ideológica del siglo XXI»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »