El caso de la movilización por el asesi

El caso de la movilización por el asesinato de Miguel Ángel Blanco fue, efectivamente, una marea humana que desbordó a las organizaciones políticas, sociales y sindicales. También ocurrió algo parecido con la irrupción del 15-M, aunque contando con la ayuda masiva de internet en esta ocasión. Por el contrario, esta convocatoria se asemeja más a una reivindicación política de corte españolista como la del 11-S era catalanista. La “Diada” fue aprovechada por CiU, principalmente, y por otros partidos nacionalistas catalanes, para hacer su precampaña a las elecciones autonómicas, y también como cortina de humo ante la calamitosa gestión llevada a cabo por CiU durante esta legislatura. Por su parte, creemos que la manifestación del 12-O, totalmente precaria de medios, servirá como precampaña del PP y de C´s, y significará igualmente una penosa exhibición de aguiluchos y cabezas rapadas. Servirá, en definitiva, para que los catalanistas puedan ver refrendadas sus tesis, en las que la vinculación de la defensa de la unidad de España con el fascismo cobra una dimensión esencial. Asistir a este acto y darle soporte implicaría, a nuestro juicio, caer en una encerrona. Por encima de eventos estereotipados, pensamos que el enfrentamiento contra el nacionalismo secesionista tiene que pasar, prioritariamente, por un partido de izquierdas, un partido de masas alejado de posiciones españolistas que sea capaz de ofrecer una alternativa política creíble y consecuente.

Sé el primero en comentar en «El caso de la movilización por el asesi»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »