Desde fuera de Cataluña, resulta totalm

Desde fuera de Cataluña, resulta totalmente inexplicable el juego de equívocos (federalismo por la afederalista propuesta de federalismo asimétrico, supuesta compatibilidad entre izquierda y nacionalismo, mayoría silenciosa ¡”inefable”!, etc.), de ambigüedades (estamos pero no estamos, se es y no se es…) y mitos o espejismos que hay en la política y analistas políticos catalanes (la mayor manifestación, bla, bla, bla, cuando la mayor, en proporción al número y movilidad de los ciudadanos¡, fue cuando el entierro de Durruti, hecho significativamente olvidado, silenciado y ninguneado). Eso sí, es inequívoca la externalidad de la España constitucional y la ausencia de denuncia de las prácticas políticas totalitarias (tal cual suena)de los partidos y del régimen de consenso catalanista. Silencio, Ramoneda, silencio: se rueda aquellos golpes de estado internos que se dieron en el PSUC y elPSOE-PSc entre 1979 y 1981 y que pusieron fin a la presencia institucional de los protagonistas de la Transición.

Sé el primero en comentar en «Desde fuera de Cataluña, resulta totalm»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »