En todo esto hay algo que a mí me deja

En todo esto hay algo que a mí me deja bastante perplejo. El respaldo de Occidente (o sea USA) a las “primaveras árabes” fue claro y rotundo. Desde el inicio, la posición de la prensa internacional (que nunca es inocente) no dejaba lugar a dudas. Y no se trata de que se hubiera “respetado” la autonomía de esas revueltas y que se dejara a los pueblos árabes dirimir sus conflictos a su manera, que eso me parecería muy bien. Se trata de que hubo intervención en todas las formas posibles: prensa, propaganda, diplomacia, militar encubierta y militar abierta en el caso de Libia. Y yo me pregunto ¿no sabían los servicios secretos occidentales que detrás de las revueltas estaban los islamistas? En el caso de Túnez, la proverbial incompetencia de la CIA podría hacer pensar que no lo vieran, pero en el caso de Egipto y Libia, era evidente incluso para cualquier observador común. Sólo le encuentro una explicación lógica: que exista un acuerdo general de respeto recíproco entre USA y el islam suní, basado en modelos tipo Arabia Saudí, Turquía o (internamente) Argelia: “vosotros nos dejáis gobernar el país con la religión y nosotros no nos metemos en política internacional y respetamos el orden establecido; además somos buenos socios comerciales”. Si no fuera así, todo esto parecería un gran disparate. Y si fuera así, me temo que puede resultar un «pacto con el diablo», algo en lo que la política de los EEUU tiene una larga tradición.

Sé el primero en comentar en «En todo esto hay algo que a mí me deja»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »