CiU quiere tumbar ahora la ley que regula el rescate porque resta soberanía

El portavoz del gobierno de la Generalitat, Homs

Homs exige que el fondo esté operativo en septiembre

Marcos Lamelas – Barcelona.- El Grupo Parlamentario Catalán de CiU ha presentado en el Congreso una enmienda de devolución al Gobierno del proyecto de ley que modifica la Ley de Estabilidad Presupuestaria para regular el acceso al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), al considerar que las medidas en él incluidas recortan autonomía, son «desproporcionadas» y obligan a las comunidades a firmar un «cheque en blanco» para acceder a dicha financiación.

Según la enmienda de totalidad de los nacionalistas catalanes, a la que ha tenido acceso Europa Press, el cambio en la Ley de Estabilidad Presupuestaria que pretenden aprobar los ‘populares’ persigue únicamente «dar un paso más en el proceso de recentralización del Estado» para «facilitar» que el Gobierno central pueda «intervenir» las comunidades.

Y es que, según el proyecto de modificación, el acceso a cualquier mecanismo de financiación que articule el Ejecutivo central «vendrá precedido de la aceptación de condiciones particulares en materia de seguimiento y remisión de información, y de aquellas otras condiciones que se determinen en las disposiciones o acuerdos que dispongan la puesta en marcha de los mecanismos, así como de la adopción de medidas de ajuste extraordinarias, en su caso, para alcanzar los objetivos de estabilidad presupuestaria, límites de deuda pública y obligaciones de pago a proveedores».

Además, también se obligará a comunidades y ayuntamientos en esta situación que acuerden con Hacienda un plan de ajuste y un calendario de aplicación, cuyo cumplimiento condicionará el desembolso por tramos de la ayuda financiera establecida. Estos plazos podrán ser prorrogados «de forma extraordinaria» por decisión de la Comisión Delegada del Gobierno de Asuntos Económicos «atendiendo a las dificultades de acceso a los mercados financieros u otras circunstancias socioeconómicas».

Homs pide que el fondo esté listo en septiembre

El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, exigió ayer al Ministro de Economía, Cristóbal Montoro, que el fondo de rescate autonómico, denominado Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), esté operativo en septiembre. Esta exigencia se produce justo el día después de que la administración catalana haya solicitado oficialmente su rescate, cifrado en 5.023 millones de euros.

“Esperamos que este fondo de liquidez que se anunció hace ya tiempo esté listo en unos días. De hecho esperamos que esté operativo este mes de septiembre, porque si no las cosas se complicarán”, advirtió Homs en declaraciones a TV3 y TVE.

Sin los 5.023 millones que la Generalitat ha pedido al Gobierno, en septiembre Cataluña tendría «un problema mayúsculo», según Homs. Básicamente porque en octubre y noviembre el calendario de vencimientos de deuda se vuelve muy exigente. Hasta el 31 de diciembre los vencimientos previstos para la Generalitat suman 5.755 millones.

Estas declaraciones reflejan la inquietud de la Generalitat ante el retraso que arrastra la puesta en marcha del FLA. Fuentes cercanas a Hacienda calculan que el fondo estará operativo a mediados o incluso finales de octubre, demasiado tarde para una Generalitat agobiada por una deuda que supera los 42.000 millones. Además, en noviembre vencen 2.639 millones de euros que emitió el gobierno de Mas el año pasado en bonos patrióticos.

Homs ha pintado un panorama muy negativo y ha advertido a los catalanes que el rescate no va a significar ni que deje de haber tensiones de caja ni que se pague puntualmente a proveedores y entidades concertadas con la Generalitat, ya que el dinero solicitado es “estrictamente para pagar deudas”.

La cuesta de otoño

El otoño será especialmente cruel para la Generalitat porque a finales de septiembre vence un crédito sindicado de 800 millones liderado por La Caixa que el conseller de Economía Andreu Mas-Colell obtuvo en julio justo para poder pasar el verano. Este préstamo ya sirvió para refinanciar otro anterior de 500 millones. Y no está previsto que se renueve.

De hecho, el problema de la Generalitat es que no reduce su deuda. El propio rescate solicitado sólo servirá para refinanciar préstamos existentes. Cuando se otorguen los 5.023 millones se deberá esta ayuda al FLA, pero se tratará de nuevos préstamos por lo que el fondo será el nuevo acreedor de la administración catalana Y, mientras, los recortes de la Generalitat -la administración que más ajustes ha llevado a cabo- sólo sirven para pagar el incremento de intereses fruto de las propias refinanciaciones.

Culpas al tripartito

Homs culpó ayer al tripartito que precedió a CiU en el gobierno de la Generalitat y les ha responsabilizado de que ahora tenga que pedir un rescate. A su juicio, el FLA servirá para pagar deudas generadas por otros gobiernos. Y ha culpado al tripartito que lideró el PSC de que ahora Cataluña pierda soberanía.

«Haber gastado mucho más de la cuenta es lo que hace perder autogobierno», ha asegurado el portavoz de la Generalitat, miembro del denominado pinyol -círculo estrecho de colaboradores de Artur Mas- y uno de los miembros del ejecutivo más cerca de las posturas soberanistas.

El Confidencial (30.08.2012)

Sé el primero en comentar en «CiU quiere tumbar ahora la ley que regula el rescate porque resta soberanía»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »