De la Generación NI-NI a la Generación “LENIN”

Generación "LENIN"

Decía Bertolt Brecht que las Revoluciones se producen en los callejones sin salida, y la verdad es que si echamos un vistazo a los últimos siglos rara vez no ha sido así.

Pocos serían capaces de negar que el pueblo español está siendo conducido desde hace tiempo y por la fuerza a uno de esos callejones sin que por el momento se haya producido un conato de revuelta lo suficientemente importante como para abandonar la senda que han trazado los enemigos del pueblo, que es el único nombre que merecen recibir los que han dirigido los destinos de este país en las últimas décadas.

A mis 34 años pertenezco a esa generación a la que se le llamó mediáticamente la “Generación X”, Generación JASP, Generación Nocilla o  Generación Afterpop. Una generación que fue considerada la generación más preparada la de la historia de este país pero que tuvo que intentar salir adelante en un entorno sobresaturado de universitarios donde la competitividad y el individualismo era condición “sine qua non” para la supervivencia laboral, lo que la hizo convertirse en una generación sin conciencia de clase. La prueba es el significativamente bajo porcentaje de personas de esa generación con implicación política en las organizaciones obreras (políticas y sindicales).

Fue – y es – una generación víctima de la burbuja inmobiliaria, de hipotecas abusivas y que por primera vez empezó a cobrar menos de lo que cobraba la generación anterior, pero que en general contó con el respaldo de estos en los momentos en los que el paro llamaba a la puerta. Fue la generación que vivió y sufrió el “aznarismo” y la entrada en algo que a la postre resultaría fatal: el euro. Mientras tanto nos decían: “¡España va bien!”, como quien le inyectaba una droga que la llevaba a un estado de euforia y  que pasado el efecto traería el hundimiento.

Y el hundimiento no tardaría en llegar. Los años pasaban, las vacas gordas se empezaron a morir de hambre y los colchones familiares empezaban a no ser suficientes. Además estaban las tragedias que acechaban a cientos de miles de personas sobre las que empezaba a sobrevolar el fantasma del desahucio y a las que la hipoteca o el paro creciente empezaba a conducir hacia ese callejón sin salida.

Y eso trajo lo que llamaron – mediáticamente también –  Generación Ni-Ni, ese sector de población de jóvenes procedentes de familias con bajos ingresos que se terminan viendo obligados a abandonar la escuela a una edad más temprana y que ni estudian, ni trabajan;  jóvenes desocupados que buscan su sitio, que tratan de encontrar un lugar en la sociedad, que luchan para conseguirlo pero no lo logran. Buscan trabajo, universidades, hacen filas, llenan formularios, acuden a entrevistas y exámenes, pero sólo reciben negativas.

Para colmo, estos ya no cuentan con el colchón familiar con el que contaba la generación anterior, y empiezan a sufrir medidas de recorte que les hará mucho más dificil vivir, a ellos y a su familia. La educación será para quien se la pueda pagar, la sanidad también. Trabajarán cuando puedan, por la miseria que el patrón decida y sin ningún derecho.

Esos jóvenes son de la misma generación que otra tan preparada como la anterior, la de millones de jóvenes que aún pueden estudiar pero cuyo futuro es mas negro aún. Ellos no han conocido las vacas gordas, están creciendo sin nada, sin respaldo, también sin esperanza.

Y llegamos al callejón sin salida del que hablaba Bertolt Brecht.

Y en ese callejón, acorralados, los jóvenes empiezan a tener algo que mi generación nunca tuvo: conciencia de clase. La implicación y la formación política de los jóvenes empieza a cobrar una importancia inédita en nuestro país desde hace más de 70 años. Al igual que los revolucionarios rusos del siglo pasado devoraban la prensa obrera, ésta generación devora información fuera de los canales oficiales que la hace poderosa. Empiezan a experimentar  con nuevas formas de organización y comunicación hasta el punto de provocar un estallido social que sorprendió al mundo en 2011, pero que sin embargo no cambió nada excepto algunas conciencias. Era sólo el comienzo.

No están solos, hay otras generaciones que les acompañan: las de quienes crecimos políticamente atravesando el desierto de la desideologización, la de quienes vivieron una transición fallida, la de quienes fueron perseguidos y torturados durante la larga noche del franquismo. Porque si algo hay de positivo en los tiempos que estamos viviendo es que separarán el grano de la paja; lo que vale de lo que no.  Y afectará a todas las generaciones, a todas las organizaciones políticas y sindicales, a todos los movimientos. Afectará al poder, a la forma de entenderlo, a la política, a la sociedad, a la economía. Nada ni nada estará a salvo.

Y en ese entorno, en medio de la tormenta habrá una generación que tendrá que tomar las riendas. Será una generación más formada políticamente que las anteriores, con más conciencia, más reprimida y maltratada por el Estado, pero más audaz que el Estado. Una generación que crece sin nada, también sin miedo. Una generación que deberá organizarse para crear, reforzar o transformar las herramientas que sirvan a su clase y no a otra. Permítanme que a esa generación, que no tardará muchos años en tomar las riendas, y quizá lo haga coincidiendo con el centenario de otro callejón sin salida que estremeció al mundo, la llame “Generación LENIN”.

Javier Parra

La República (23.08.2012)

Sé el primero en comentar en «De la Generación NI-NI a la Generación “LENIN”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »