6/07/2012 Maruja Torres

Maruja TorresPueden encajar, sin que se les descuelgue un solo músculo facial, los desaires de los funcionarios, el furor de los mineros, la angustia de los pensionistas, de los enfermos, de los desahuciados; el temor de las familias de clase media que empiezan a tener que comer de lo poco ahorrado; el abandono del país por parte de los jóvenes en paro; el vagabundeo callejero de los inmigrantes. Por resumir: se quedan tan anchos ante las reclamaciones de los recortados y de los suprimidos. Sin embargo, se ven reducidos a la nada cuando quienes son dueños de la pasta —los únicos a quienes respetan— se ponen gallitos.

Maruja Torres (1943), escritora y periodista

Sé el primero en comentar en «6/07/2012 Maruja Torres»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »